Empezando a viajar

Perdonad que no escriba (es decir: que escriba todavía menos de lo normal), pero estoy un poco en una nube. Si, claro, es por lo de Erasmus. El caso es que hace como dos semanas que me dijeron que me voy y hasta ahora no había empezado a mirar de verdad cosas sobre Horsens (no es a Aarhus a donde voy, sino a una Horsens, una ciudad a 30 min en tren de aquella) y la universidad a la que me voy, VIA University College. Y es esa parte del viaje la que empieza ahora. Escribes «Horsens Universidad» en google y a la primera de cambio ya te salen tres blogs de gente que ha echado ya allí su buen año Erasmus y a los que por supuesto he escrito para pedirles consejillo [(1), (2), (3)].
Lo que ya me lleva a una primera pregunta: ¿cuantos correos recibirán ellos de gente como yo? Es que veréis: yo todavía no me he ido ¡y ya he recibido correos de desconocidos preguntandome por Dinamarca! xD

Oye, que me voy a Dinamarca

Pero bueno, el caso es que veo sus fotos, leo sus historias, y es una capa de realidad más que se añadiendo, empapando lentamente mi cerebro. No es ya esa cosa abstracta que existe cuando tiras de google earth y ves los edificios en 3d, o ves las fotos oficiales que el ayuntamiento o la universidad cuelgan en sus webs, hechas por un fotógrafo profesional. Son fotos que estos chavales han hecho, fotos que haríamos cualquiera de nosotros, fotos que cuentan historias, viajes con los colegas, risas, es la siguiente fase de inmersión. Horsens dejó hace muy poco de ser un nombre desconocido para mi, un punto en el mapa de Europa. Y todo sea dicho, hasta que no me he puesto a mirar más, para mi seguía siendo un lugar más, un sitio que, pues vale, está ahí. Como si fuera un colega el que se va, no yo, uno mira un poco por curiosidad los datos, habitantes, poco más. No, no es otro el que se va, soy yo el que se va, voy a vivir todo un año allí, y previsible y deseablemente un año importante para mi.

Claro, diciendo esto, quien no me conozca puede parecer ‘ay hijo, que no tienes sangre en las venas!’ xD
Si, es curioso, me sorprendo a mi mismo. Cualquier otro supongo que se hubiera puesto a mirar cosas desde el primerísimo día, se hubiera flipado; y yo hubiera apostado, antes de todo esto, a que también hubiera reaccionado así.

Pero no, me he quedado flotando, cayendo lentamente como una pluma, solo ahora me empiezo a hacer de verdad a la idea. A ver, que la verdad es que todavía me quedan papeleos, por ejemplo, ni tengo la lista de asignaturas convalidables pues todavía espero que el coordinador me la pase para entregar lo que falta. Y yo, que soy muy ‘de esa manera’, muy prudente. Era un poco lo que dejé a medias en el post anterior, que soy muy de hacerme a la idea de que ‘no’, ‘bajad el tono, no nos precipitemos’. Lo que yo llamo ser un pesimista para ser un optimista: hacerse a la idea de lo peor para disfrutar de lo bueno que venga; pero bueno, prometo extenderme sobre este punto en otra ocasión.
Sigo por donde iba, mi actual compañero de piso y uno de mis mejores amigos ya me dijo en su momento, hacia junio de 2006, antes de echar su año en Italia, que ‘ahora que sé que me voy, es cuando lo estoy disfrutando y paladeando’. Pero vaya, es que lo mio… yo que sé!, vendrá de familia o algo, porque mi hermana, medio de coña medio en serio, decía que no solo no respiró cuando supo que de verdad se iba, ¡sino que no respiró hasta que vio que finalmente las asignaturas aprobadas en Alemania le eran reconocidas por la Universidad de aquí! xD
Que yo lo entiendo, pero espero no llegar a ese extremo, espero empezar a disfrutar desde ya mismo. Tal vez porque veo que este año ya casi nos lo hemos zampado (ni me quiero imaginar lo rápido que puede desaparecer el que viene) y inexorablemente esos eventos se acercan.

Hay una película que me encanta y que tal vez más de uno conozca, y de la que con seguridad volveré a hablar en este blog. Me refiero a ‘L’Aubergue Espagnole’. Bueno, va de un chaval que echa su año Erasmus en España, y justo al principio hay una escena, cuando carga con todo su equipaje por las calles de Barcelona buscando el piso que le ha buscado su madre, en la que habla imaginariamente a su yo del futuro, y le pide que recuerde esos instantes en los que se ve abrumado por el nombre de tantas calles, pues aunque pueda parecerle increíble en ese momento, sabe que alguna vez las conocerá como la palma de su mano. El caso es que me encanta ese momento ‘me hablo a mi mismo a través del tiempo’, pues -espero no ser el único- yo a veces también lo hago, escribiéndome por ejemplo polladas en el margen de los apuntes, sabiendo que se me van a olvidar que las escribí y que cuando vuelva a leerlas me reiré/descojonaré de mi mismo y conmigo mismo, cosa que efectivamente pasa. Me encanta esa sensación de saber donde y como estaré exactamente dentro de unos meses, y sobre todo como -creo que- reaccionaré, aunque sin saber donde estaré más adelante. Es así como veo ahora esas fotos de Horsens, empiezan a dejar de ser algo abstracto dentro de la propia abstracción de mi mente, empiezo a decirme ‘eh, yo andaré por esas calles, y no estaré andando solo por unos días, sino que las recorreré durante todo un año’. Es empezar a hacerme a la idea de que es algo a lo que irremediablemente le tomaré cariño -u odiaré, pero no me será indiferente-…
Y bueno, si ahora todos estuvierais al día con Lost, soltaría tranquilamente un buen spoiler, pues se me ocurren ciertos paralelismos con lo que pasa ahora en la serie, pero vamos a dejarlo estar :D

El caso es que solo ahora me empiezo a decir de verdad: ¡Copón, que me voy! :D

Oye, que me voy a Dinamarca

Oye, que me voy a Dinamarca

Qué pena que talento creativo y capacidad técnica no se den la mano más a menudo... (4 de 4): ¿Y yo, que espero?
Me voy a Dinamarca, cuchi su colega

8 comentarios en “Empezando a viajar

  1. tìo, eulez tiene razòn, deja de ‘hacerte a la idea’, a las mil y una ideas q van a cruzar tu mente a partir de ahora, y simplemente vìvelo. No tienes q ser permanentemente consciente de lo q estàs viviendo.. simplemente vìvelo. Ya haràs el resumen cuando vuelvas, y valoraràs qè momentos han sido los mejores y cuàles los peores… pero no tienes por qè ir anticipàndote. Cada cosa en su momento, y ara mismo, lo q te toca es pillarte las asignaturas xD.

    Por cierto, yo le digo lo mismo de siempre a todos: no necesitas consejillos -aparte del tema del alojamiento y tal-. Cada uno vive este tipo de experiencias a su modo, y pq uno la haya vivido al suyo no tiene porqè ser el mismo q el tuyo. Ve dìa a dìa y punto

  2. agu2v, vaya, no va a ser cosa solo de uno :D (eulez, considera esto también una respuesta a tu comentario ;))
    La verdad es que me sorprende que me digais esto, pero no significa que no os tenga en cuenta. El caso es que yo tengo la percepcion contraria, entre la gente que me rodea la sensación tira más del lado opuesto, me suelen preguntar ‘¿y estás ya mirando cosas?’, y cuando respondo que todavía no, que no tengo la cabeza en eso, me dicen que se sorprenden, que ellos ya hubieran estado mirandolo todo… En fin.
    A ver, no me flipo, y tampoco pongo mis expectativas por las nubes, como es obvio nunca he ido de Erasmus pero si he vivido dos años en una residencia universitaria, y salvando las distancias, creo que son dos experiencias muy similares (vaya, es que me lo han dicho los que ya se han ido), en lo que respecta a convivencia y a los amigos que se hacen, por lo que lo de erasmus no me va a venir de nuevas del todo. Pero por eso, porque fueron dos de los mejores años de mi vida, pensar que puedo volver a vivir algo remotamente parecido creo que es natural que me emocione. Reconozco que deliberadamente me tengo que contener (tampoco es que me cueste mucho trabajo), pero coincido con vosotros en que mentalmente probablemente sea lo más sano, y que sencillamente lo debería dejarlo estar; que como tu dices, agu2v, lo viva en el día a día y lo paladee tranquilamente. Pero, eso si, entiendo que en este momento ya hay cosas que ir saboreando: lo que no vais a conseguir es libraros de que siga escribiendo antes siquiera de tomar el avión de ida ;)

    eulez, agu2v, Saludos y gracias sinceras por vuestros comentarios :)

  3. Hola Rufo,

    Me he sentido identificado contigo por muchas cosas que dices. También he visto «L’ aubérge spagnole» y me encantó y espero que me pase todo lo que le pasa al protagonista de esa película. Tengo ganas de vivir en primera persona todo eso, de «saborear» esos momentos.
    También estaré en Horsens el próximo curso, en la VIA UC y es precisamente ahora, casi 3 meses después de conocer mi destino, cuando empiezo a impacientarme, a investigar sobre el lugar, la gente y el cómo, a matarme la cabeza con las asignaturas a elegir y a tener contacto con esa realidad que dentro de 2 años recordaré.

    Un saludo y ánimo.

  4. Pingback: Hoy hace un año | Ración Individual de Personalidad

Responder a Yagoloro Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.