Lost, The End. Grande. Y Gracias.

Bueno, aquí va el post que le debo a la serie, la que más y mejores momentos me ha hecho pasar con mucha diferencia. Empezando por que si alguien sigue quejandose de que ‘las grandes preguntas no se han respondido’, puede empezar por los ya famosos post de Pjorge y de Vigalondo, entre tantos muchos otros que he sido incapaz de leerme (¡tengo como una fila de pestañas en el Firefox acumuladas desde hace una semana de artículos con interpretaciones del final, todavía por leer!). No voy a decir nada nuevo ni voy a hacer un mega-analisis chachi piruli, solo voy a volcar mi opinión como suelo hacer, aviso. Adelante pues. Spoiler Alert: magma volcánico, creo que es obvio ;)

(…)

350px-Lost-season1Venía en el post anterior hablando de fe: reconozco que en la quinta temporada de Lost se me hizo bastante difícil de mantenerla. Era lo único que me mantenía ahí, porque lo que es gustarme, la quinta no me gustó mucho. No solo el rollo de los viajes en el tiempo era difícil de seguir, sino que lo más grave, daba la verdadera sensación de que no iban a ninguna parte. Para mi estuvo cerca de saltar el tiburón. Pero al mismo tiempo, y paradójicamente, me decía a mi mismo que todo era la ‘prisa’ de los guionistas por atar cabos y disponer adecuadamente las piezas de cara a una grandiosa y final sexta temporada. Como que no les había dado tiempo a hacerlo antes (con lo lenta que se hizo la segunda temporada…). Yo tenía fe en que todo el cacao que estaban liando debía de tener una verdadera razón, que por algo estaban sacrificando los ritmos, el desarrollo de personajes, el tempo adecuado para resolver grandes misterios y tramas, que se despachaban como quien tira una cascara de naranja (bueno, todos recordamos la burda resolución de uno de los más famosos y primeros misterios de la isla: el oso polar resultó que se había escapado de una jaula de la iniciativa Dharma, y de ello nos enteramos por una conversación en walkie talkie en segundo plano). Pero el tema está ahí: las grandes claves más que menos se han respondido casi todas. Que nadie diga que no, que precisamente desde la misma quinta temporada lo que ha habido ha sido sobredosis de información. Bien que sin grandes fuegos de artificio, pero un paseo por wikilost puede resolver la inmensa mayoría de nuestras dudas, o sencillamente una revisita a toda la serie, que muchos con sumo placer sin duda haremos.

465px-Season2Poster2Y esa es la cuestión de la fe, para mi todo el paseo por la serie ha sido no solo de cariño hacia esta sino de fe, una fe que como ya digo, he de reconocer que se ha visto puesta a prueba. Haciendo un repaso de la serie entera, es muy fácil decir que la primera temporada es la mejor, pero claro, es la de temporada de las ilusiones, de las promesas y sorpresas y la del descubrimiento: era solo el principio, y ya sabemos lo bonitas que son las cosas al principio. Podía ser cualquier cosa. Ahora me parece tan buena como el resto, y lo digo en plan positivo. En la segunda temporada nos empezamos a dar cuenta que la serie se resentía de no tener clara una linea de meta, al menos temporal, y sufrimos el estupor de tener episodios de relleno. La tercera, una vez esclarecida la meta de 2010, volvió a aproximarse al nivel de la primera (al menos así lo pienso). Pero con la cuarta vino el cambio de tercio. A Copépodo por ejemplo no le gustó aquello, y lo comprendo. Aunque se nos regalaron algunos episodios antológicos (‘The Constant’), había menos interés ya en el desarrollo de los personajes, se abandonaron los ‘flashbacks’ que fueron una de las claves de la serie y con ellos un ingrediente elemental y que a muchos nos había enamorado, y se pasaron a los anodinos ‘flashforward’. Para colmo, en la isla se empezaba a montar un cacao… La quinta, como ya decía, me resulto atropellada, carente de ritmo, de suspense, de ‘momentos’, aunque la densidad de información y de cuestiones más o menos resultas por episodio debería de habernos dejado satisfechos, personalmente me daba la sensación de que, irónicamente, se habían quedado sin tiempo ni episodios para resolver todos los hilos que querían resolver. Ya digo que los viajes en el tiempo me parecen desastrosos, y aportaban a mi entender bastante poco. Y es cuando me toca reconocer que en la quinta estuve a punto de tirar la toalla, de declarar y autoconvencerme que a los guionistas se les había ido la pinza del todo. Solo me quedaba la fe. La fe en que realmente seguían sabiendo lo que querían hasta el final, y efectivamente la mantuve. Para mi la sexta temporada ha recuperado lo que importaba. Si, yo era de personajes. Pero ¿y los misterios?

250px-Lost-season3Veréis, ese paseo exhaustivo por wikilost del que hablaba antes solo me lo he dado ahora, en esta última semana. Las cosas claras: soy de ese tipo al que no le gusta pensar mientras estoy frente a la pantalla (aunque a veces sea inevitable), soy de los que piensan que el cine (y claro, la televisión) es de sensaciones y emociones, y uno al ponerse frente a la pantalla, dentro de ese contrato virtual de suspensión de incredulidad que estamos dispuestos a firmar con el guionista/actor/director/productor, está precisamente la voluntad de dejarse llevar, por supuesto sin hacer preguntas. Nunca me ha gustado Aprendí hace mucho tiempo que una película o una serie la disfruto más dejándome tan solo que me sorprenda. ¿Pensar para qué? ¿Para adelantarte al guionista? ¿Es que si adivinas ganas? ¿Si te revientas tú solo el final, ganas qué? ¿¿Una bolsa de chuches??

Cuidado, que no digo no hacer preguntas nunca (empezando por que a veces son ellos quienes rompen el contrato, pero también allá tú con la altura de tu listón): cuando acaba el espectáculo me hincho de hablar, y si ha sido un truño lo que me han vendido, me parto el culo de risa como el que más, y mejor aún con cervezas de por medio, pero en el durante, ya sabéis, me gusta el silencio, tanto externo como interno.

La Isla, tal vez sea fácil y cómodo reconocerlo a toro pasado, pero me la sudaba un poco. Y no significa que no me intrigaran las cosas que tenía La Isla, las propiedades curativas, la naturaleza de su campo magnético, las Dharmas los Hansos y los Otros, el puto oso polar… es solo que no le encuentro placer a elucubrar y descubrir finalmente si mi teoría era cierta, aunque puedo entender que pueda tenerlo. Claro, las intrigas son las que han hecho, entre otras cosas, que esta serie no sea otra Anatomía de Grey…
Y también, mira, me diréis, ‘hombre, con una película solo tienes que esperar dos horas a poder hablar de ella con los colegas, pero esperar seis años a poder comentar Lost’… joer, no es eso, yo comento los episodios ya vistos: insisto que lo que siempre he evitado es elucubrar lo que queda por pasar. Respeto a los que si lo hacen (lo hacéis), como dice Hitler (xD), a los que vivieron la Lost Experience, y en ese sentido, entiendo que el final les haya sentido como una patada en los huevos. Yo hablo por mi, pero, digo yo y lo dejo ahí, ¿hubiera tenido gracia si lo hubieran resuelto todo? Luego sigo por esa rama.

Buenísimo. El mejor de todas las versiones que he visto sobre esta escena de El Hundimiento

250px-Lost-season4Que no me guste elucubrar para mi ha tenido varias consecuencias: la primera, que el final me ha parecido precioso, sin entrar todavía a un mayor análisis. Ya os dije que bien que lloré en las escenas de reencuentro. Que solo por haber conseguido eso, ya tienen, no solo mi aprobado, sino mi bendición y agradecimiento. Pero la segunda consecuencia, y tal vez más importante: no me he montado ninguna película en la cabeza. Con todos los respetos, me quedo perplejo cuando muchas veces escucho eso de que ‘los guionistas nos han traicionado’. Hombre, a ver cuanto de eso te lo han prometido ellos y cuanto te lo has montado tú solo en tu cabeza. Solo lo pregunto, eh. Esto es como las películas de terror: lo mejor es siempre no mostrar, dejar en el aire, porque sea lo que sea lo que se invente el cineasta, el monstruo difícilmente va a encajar con justo-eso-que-es-lo-que-a-ti-más-te-aterroriza-de-la-vida (con la honrosa excepción del Alien, ofcors). Desde este argumento coincidiréis conmigo en que, en ese sentido, es un acierto lo que han hecho los guionistas al dejar tantos otros misterios en el aire, al dejárnoslos en herencia (a Hugo, que ya sabéis que él es nosotros). Porque ahora os toca reconocer a los que The End os ha decepcionado en ese sentido: ¿de verdad os hubiera gustado que se ataran todos los cabos? ¿os dais cuenta de las tristes consecuencias que ello hubiera tenido?

En fin, claro que a una parte de todos nosotros nos hubiera gustado, a botepronto, que lo que Christian Shepard le hubiera dicho a su kiddo hubiera sido una charla en plan pregunta-respuesta-pregunta-respuesta donde se explican todos los misterios ya mencionados, …¡y La Isla en verdad es…! ¿Qué calibre de calzador hubiera hecho falta para meter esa escena en el episodio?. Permitidme decirlo (que si, que a toro pasado es muy fácil, lo sé), pero estaba «claaaaro» que esa escena no iba a existir. Es que «eeeeese» final sencillamente no existe, no es posible su existencia. No solo por razones objetivas, porque había un crescendo y una sobredosis de información y resoluciones en falso imposibles de cerrar adecuadamente; es que además es imposible que nos gustase a todos y a la primera (porque conforme lo entendemos, cada vez nos gusta más). Ese final platónico nunca ha existido ni existirá, igual que no existe en otras series que por razones obvias no voy a mencionar. En el mejor de los cosas todo lo que podíamos esperar es un 42. 250px-S5PosterJode que Jacob y Samuel (sip, por lo visto el Man in Black se llamaba Samuel) no sean pa tanto, que Alpert no haya tenido una resolución más satisfactoria (llegué a creer que cuando el monstruo le hace el placaje en uno de los últimos episodios, ahí nos despedíamos de él), que Lapidus no haya tenido más desarrollo, que Ilana muriera de esa manera (esa tía estaba y está tremenda), en fin, puedo estar así siglos, solo por mencionar cosillas de la última temporada, pero es que esas cosas ni tienen ni estaba pensado que tuvieran respuesta.

Pero ya está, ha sido un final ‘emotivo y de personajes, y eso a mucha gente parece que le ha tocado los huevos. Lo entiendo, si (por las razones ya expuestas) y no. Y no lo entiendo por lo siguiente: ¿no fue eso lo que nos enamoró de la serie?. Ya sabéis, justo el desarrollo de los personajes. Los famosos flashbacks, que fueron una de la seña de identidad de la serie. El mimo puesto en esas tramas. Todo lo que desapareció definitivamente en la tercera temporada y nunca volvió, solo en episodios puntuales. Donde mucha gente dejó de seguirla (aunque el goteo de apóstatas tengo la impresión de que fue más bien gradual y constante a lo largo de todas las temporadas). Coño, es que hemos tenido un pedazo de episodio final, ha sido un verdadero regalo, nos ha tocado la fibra a todos y no ha sido de una forma barata, fácil, ni rastrera. Además, chapeau por todos y cada uno de los actores, aprovecho ahora para decirlo. Creo que lo consigue ese episodio no es fácil y tiene mucho mérito y mucho de preparar el terreno y saber contar una historia, porque solo significa lo que significa después de seis años (¡¡¡SEIS AÑOS!!!) en vilo. Aunque parcialmente si, no ha sido un Resinazo en toda regla, como algunos hubieran deseado (y a esos algunos es a quienes les dedico el post anterior)

(…)

250px-LostSeason6OfficialPosterAhora, el sentido crítico. No, yo no lo apago ¡o al menos no perpetuamente! Yo se reconocer las cosas, tarde a veces, igual que acabé reconociendo que Indy IV es una patata en muchos sentidos (no en los que se la suele criticar) o que Star Trek XI no era tan mala. Reconozco, una semana más tarde, después de todos estos días tristón y tocadete, que el final medio Resines huele un poco a que no han sabido salir del paso de otra manera, que no había forma de verlo venir, que todo el rollo de la ‘realidad’ paralela se lo han sacado de la manga en la última temporada (aunque bueno, ahí tenemos ‘The Constant’), y que toda la bola de nieve se les ha ido un poco de las manos y no han sabido resolver del todo bien la papeleta. Ojo, que no lo desapruebo. Reconozco su no redondez, de la misma forma que me niego a conceder que haya sido una mierda. A mi me ha dejado satisfecho, que creo que es el baremo adecuado. Emocionalmente, muy satisfecho. ¿Racionalmente? pues oiga, tendrá sus defectos, pero creo que arriba ya he dejado claro lo que pienso, asi que así bien se queda. Yo a esta serie le tengo amor, así que aunque no ignoro sus defectos -que tampoco me parecen gravísimos y tocapelotas, como si los hay en Battlestar Galactica, otra de mis series preferidas-, se los perdono encantado.

Pero es que todavía queda la última: es que tampoco soy de finales. También soy más de camino recorrido, oiga. Y no quiero decirlo sonando a ‘quien no se consuela es porque no quiere’. Es que aunque ese final hubiera sido la peste —que no es ni mucho menos lo que pienso—, que me quiten lo bailao. Estos seis, SEIS AÑAZOS (sigh!) han sido un regalo. Desde aquí y desde el corazón, gracias a todos los que habéis participado en la serie por lo que nos habéis regalado, por los momentos que nos habéis hecho pasar y disfrutar, por las consecuencias que puede haber tenido en nuestras vidas, por las conversaciones que hemos luego tenido entre amigos, por un producto ahora acabado que podemos volver a visitar cuando queramos, y por algo que definitivamente nos quedamos y guardamos muy profundo dentro de nosotros. No voy a decir algo tan gordo como ‘ha cambiado mi vida’, pero por ahí andan los tiros, no es algo pequeño y menor dentro de ella, me he llevado mucho. Gracias, de verdad. Han sido seis años maravillosos :)

Ahora que lo pienso, a nivel personal también están siendo para mi ahora el final de muchas cosas. It’s time to move on.

:)

Y ahora ¿qué?
Me toca los cojones que digas que *** es una mierda

6 comentarios en “Lost, The End. Grande. Y Gracias.

  1. Bueno, ya habrás leído lo que yo tenía que decir al respecto, no voy a insistir. Soy un poco más crítico que tú, pero coincido en que el final, dada la circunstancia, es muy digno.

    Aprovecho para darte el «pésame», Rufo. Yo no quiero empezar a ver ninguna serie en una temporada. Me he acordado de cuando empezamos a verla a raíz de leerlo en tu blog. A nosotros nos quedan las horas gloriosas que hemos pasado delante del televisor, posiblemente de las mejores de mi vida catódica: El Piloto, Walkabout, Hombre de ciencia-hombre de fe, Salmo 23, ¡¡¡VIVIR JUNTOS, MORIR SOLOS!!!, ¡¡¡HISTORIA DE DOS CIUDADES!!!, El hombre de Talahasse, A través del espejo… eso no nos lo quita nadie, y posiblemente tengas razón en que ningún final hubiese estado a la altura de las expectativas.

  2. Pingback: Battlestar Galactica | Ración Individual de Personalidad

  3. Pingback: Me toca los cojones que digas que *** es una mierda | Ración Individual de Personalidad

  4. Pingback: Star Wars VII: ¿Y la música, qué? | RIdP

  5. Pingback: Fandosidades, simbologías, y otras migueiladas: Nolan, Kubrick y Scott (1 de 2) | RIdP

  6. Pingback: La puñetera moda de los spoilers | RIdP

Responder a Copépodo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.