Lavado de cara

…que le iba haciendo falta al blog

Bueno, si entráis desde el feed, ya estareis viendo que le he pegado un refriego a esto. Porque hace ya tres años que me mudé a esta dirección, y desde entonces conservo la misma piel, que, para que voy a engañaros, me encantaba, aunque entiendo que según gustos podía parecer un poco sobrecargada.

Ya me avisaron de que la cabecera, a más de 1080, se le iba la pinza... tardé dos años en parchearlo desde que Daguswan me avisó. Una semana ha durado ese arreglo: con la nueva piel no hacen falta cabeceras anchísimas.
Daguswan ya me avisó de que a la cabecera a más de 1080 se le iba la pinza… tardé dos años en parchearlo. Una semana ha durado ese arreglo: con la nueva piel no hacen falta cabeceras anchísimas.

Por ello, y por otras razones, me he decidido a hacer cambios. La primera y principal razón, actualizar la versión de WordPress, pues me quedé hace tiempo en la versión 2.7 (y dejé de actualizar precisamente porque cada vez que lo hacía me jodía el diseño). Ahora, con la 3.2, directamente he usado la piel que viene por defecto (Twenty Eleven), algo más limpia (aunque no se si podría llegar a llamarse minimalista), y que con un mínimo tuneo (me da una pereza horrible pelearme con el CSS), la he dejado esencialmente como quería, aunque aun tendré que pulirla. Eso si, me he negado a renunciar a las cabeceras rotatorias ¡no las suelto ni de coña!

La segunda razón, ofrecer una (mínima) integración con redes sociales, así como un sistema de puntuación, tanto en los posts como en los comentarios.
En su momento eso de los botoncitos me parecía un poco una chorrada (pensaba que sencillamente quien quisiera compartir enlaces, lo haría ‘artesanalmente’), pero una vez que me he hecho usuario habitual de faribok y twiidha (admitimos variaciones de sus nombres aun más chorras), me he dado cuenta lo cómodos que son esos botones. Sobre el sistema de puntuación, son ‘estadísticas’ que me interesa saber, sin más; creo además que no requiere explicación el funcionamiento del sistema de estrellas (de uno a cinco, solo tenéis que pinchar lo que creáis que merezca), así como el de ‘pulgares’ en los comentarios. ¡Votad y valorad pues, malditos!

Y la tercera, y vuelvo al principio, por el puro hecho de cambiar. Ya dije que la piel antigua me encantaba, pero un cambio de decoración de vez en cuando, el puro lavado de cara, (aunque muuuy de cuando en cuando), no viene nada mal. Porque el blog cambia, los temas de los que quiero hablar cambian, yo mismo voy cambiando. Creciendo, que cojones. Ya sabeis que vengo de un año movidito en Dinamarca, y lo que probablemente me venga en adelante va a serlo más, y si no reciclo ahora el blog, probablemente no lo haga nunca, en un momento que lo veo especialmente (casi siempre lo ha estado) de capa caida. Sirva pues este lavado de cara del blog también como una expresión más amplia, por qué no, del momento que estoy viviendo.

Lo dicho: como siempre, sed bienvenidos :)

Hoy hace un año
30 años de lanzadera espacial: y fin

5 comentarios en “Lavado de cara

  1. Pingback: De vuelta (eso parece) | Ración Individual de Personalidad

Responder a DraXus Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.