¡Que mi padre se quiere comprar un eReader!

Épico. Inédito. Mi padre, asceta, espartano, de vida campesina y negado para la tecnología, ¡me ha pedido consejo para comprarle un libro electrónico ‘de esos’!*

*(el ‘de esos’ es importante añadirlo al final de la frase, y de cualquier otra cosa con la que te sientes incómodo mencionar, no sea que alguien piense que realmente entiendes del tema)

El caso es que mi padre siempre ha sido un gran lector. A mi no se me ha pegado la costumbre (no sé si el tópico de ‘él es de letras y yo de ciencias’ tendrá algo que ver), o al menos no se me ha pegado en el sentido tradicional de la palabra, de libro-de-novela-narrativa: yo siempre fui más de periódicos, artículos y revistas; y de perderme hojeando la enciclopedia (esto último antes de Internet y volverme wikiholico)... En cualquier caso nuestra casa está repleta de libros, y sé de buena fe que mi padre se los ha leído todos. El caso es que ante la incipiente y ya muy real falta de espacio, ha sucumbido a una realidad: un libro electrónico permite tener quintales de papel metidos en un chip de memoria no mayor que la uña del dedo meñique.

Y es así de sencillo. Es curioso que durante años pensé que los libros electrónicos no cuajarían nunca, que quedarían reducidos a un nicho de tecnoadictos, y que los ‘auténticos’ amantes de la lectura nunca sucumbirían ante la frialdad de un trasto a pilas frente a la calidez, sencillez, aura y sobre todo, infalibilidad del ‘verdadero’ libro. ¿La realidad? Que los eReaders finalmente eclosionaron, tuvieron ya unas Navidades para ellos solicos, y se ha demostrado que a quién le gusta la lectura de verdad, le gusta donde sea y como sea. Y si es con la ventaja de que a un viaje te puedes llevar quince, o cincuenta, o quinientos libros en el mismo cacharro, pues mejor. Sus usuarios son gente que no necesita vacilar, no necesita enseñar una portada sobre lo que está leyendo, que para ellos leer no es una ‘pose’: realmente no solo leen, devoran libros.

¿Cosas que me también me han sorprendido en conversaciones recientes? Pues por lo que veo, los usuarios de eReader no vacilan nada en piratear. Llamadme iluso, pero dado que suelen ser gente mayor que yo (y con más dinero que yo), tal vez esperaba de ellos mayores reparos morales ante algo que, con la ley en la mano, es delito. Ello frente a la facilidad con la que jóvenes, y no tan jóvenes como yo, descargamos videojuegos o películas. ¿Realidad de la que todo cristo se da cuenta? Que es ridículamente absurdo que una copia digital de un libro cueste lo mismo que la de papel. Y con DRM, por dios. Y todo eso, si acaso existe la posibilidad de comprarlo legalmente. Vamos, la misma historia de siempre. Que razón tenía el bueno de Alex de la Iglesia cuando dijo aquello de «Internet no es el futuro, Internet es el presente». Y los cuatro viejales de siempre que son los que controlan todo esto, siguen sin querer enterarse. En fin…

A lo que voy: a mi padre le estaba pensando en comprar un Kindle paperwhite, veo que incluye iluminación propia, tiene pinta de ser sencillito de usar, y lo mismo alguno ya habéis experimentado otros eReader de amazon, así que si me podéis dar algún consejillo, lo agradecería :)

Emitiendo desde UK
Simcity

2 comentarios en “¡Que mi padre se quiere comprar un eReader!

  1. Los libros electrónicos son un gran invento. Sobre todo porque aquí en España los libros en papel son ridículamente caros si los comparamos con otros países por culpa de los impuestos. Comprar libros es casi un lujo y si estás pelao de dinero pero te puedes agenciar un libro electrónico, internet te permitirá encontrar millones de lecturas de forma gratuita.

    Yo creo que el tema de la iluminación propia no es buen asunto, porque cansa la vista antes que una pantalla de tinta electrónica normal. Particularmente prefiero los botones a lo táctil porque se guarrea menos el ebook y creo que la pantalla es menos delicada.

    Por desgracia no tengo libro electrónico (aún) pero en cuanto pueda me agencio uno simple y eficaz. A mi madre le regalé el más barato de kindle hace unos meses por su cumpleaños y está superfeliz. Eso sí, no dejamos de comprar libros en papel siempre que se puede pero como bien dices, los buenos lectores leen donde sea y como sea.

    Ah, lo de ser de ciencias no tiene nada que ver. ;)

    • Bueno, con respecto a lo de la luz, ahí está, si quieres la apagas (si no estuviera no podrías encenderla si quisieras :p) El caso es que es verdad que la luz blanca pura de un ordenador (me imagino igual q la del kindle) no es lo mejor para pillar el sueño. En fin, pues eso, que lo mismo cae una ;)

Responder a Rufo Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.