Un día en la vida de un vigía forestal (una de Time Lapses)

A Day in the Life of a Fire Lookout. from Gary Yost on Vimeo.

Creo muy seriamente que no me importaría nada trabajar una temporada de esto…

 

De regalo, unos cuantos más:

Silent Storms from Ole C. Salomonsen on Vimeo.

The Mountain from TSO Photography on Vimeo.

TIMELAPSE SHOWFEST MADRID from Prosopopeya Producciones on Vimeo.

Uno mío

Atardecer desde Canena – 9 de Marzo de 2013 from Rufo HG on Vimeo.

Y uno de mis preferidos de todos los tiempos ever de jamás and always

View from the ISS at Night from Knate Myers on Vimeo.

Todo esto lo digo justo cuando, lamentablemente, uno de mis discos duros ha fallado y he perdido todos los timelapse por procesar que venía capturando desde hace unos dos años (unos 50 GB de fotos en formato RAW). Estoy haciendo lo posible por recuperarlos (ahora mismo el disco está en el frederico), pero la cosa pinta mu mal…

 

¡ACTUALIZACIÓN!

disco-duro-en-hielo

Este es el percal que tengo montado. Las bolsas son para impedir la condensación en la electrónica interna, los cubitos, para frenar dentro de mis posibilidades la subida de temperatura.

Increible pero cierto, el mito del disco duro en el congelador no tiene nada de mito, ¡está funcionando! Eso sí, solo consigo traspasar unos 2 GB de datos por ronda antes de que se vuelva a su temperatura normal y deje de funcionar, y entonces, otras dos horas de congelador. Y quiero traspasar unos 150 GB de datos, echad cuentas…

Outcast, ahora en Kickstarter

Me quiero hoy detener para hablar de un videojuego para PC de 1999: Outcast

outcast 15 años más tarde, hemos visto lo mismo ya bastantes veces; aunque en esta ocasión hablamos de un verdadero precursor en innumerables aspectos técnicos, artísticos y de mecánicas de juego que luego han tenido mucho éxito en conocidas sagas posteriores. Encarnamos a Cutter Slade, un marine enviado a través de una puerta dimensional (¿¡!?) a un mundo abierto místico y misterioso y habitado por extraños seres, mientras nos enfrentamos a la tiranía y desentramamos que causas nos han traído a este lugar, en un mundo abierto y en estilo no lineal. Hasta ahí bien, son los ingredientes básicos de los cuales bien nos sale castaña, bien nos sale juegazo, que es el caso.

outcast1 Empiezo hablando de los gráficos, que ya sabéis que es lo mio: aquel juego era absolutamente distinto a todo; y es en gran parte debido que creaba el mundo con voxels en vez de polígonos. Esto permitía al motor de render hacer verdaderas virguerías que no se empezaron a ver hasta 6 o 7 años más tarde ya con la llegada de la PS3 y X360: texturas detalladas de relieve, sombras suaves, reflejos y ondas en el agua, profundidad de campo, destellos de lente, filtro antialiasing… Para colmo, el motor hacía todo esto tirando de CPU e ignorando nuestras tarjetas gráficas (aquellas Riva TNT y Vodoo…), con lo que las consecuencias ya las imaginais: hacía falta una verdadera bestia parda para rular aquello aún a una resolución de vergüenza. Mi novísimo Pentium III adquirido unos meses antes apenas tiraba de él a una lastimosos 320×240, y tanto es así, que no le volví a dar una oportunidad al juego hasta 2009, diez años más tarde.

Outcast-Screen-4 Entonces corroboré lo que sospechaba en la demo que había jugado diez años antes: no solo los preciosos, extensos y exuberantes mundos eran de lo más atractivo, la IA era brutalmente avanzada, la música era magnífica, y la equilibrada combinación entre acción en 3ª persona y RPG era exquisita (pudiendo interactuar con absolutamente TODOS los personajes no jugables de aquel universo), sino que encerraba una historia redonda, épica, y digna de haber sido continuada, pudiendo haber dado lugar a una incipiente saga (incluso recuerdo haber oído hablar en su día de una posible adaptación cinematográfica) que lamentablemente nunca vio la luz.

.

Dicho esto, no nos extraña que este juego se haya convertido en uno de culto para aquellos pocos que lo conocemos y lo hemos jugado. Como ya podreis imaginar, aún contando con el respaldo de la crítica, fue un fracaso en ventas, en gran parte por unos requisitos de hardware excesivamente adelantados a su época, como tantas otras características del juego. La segunda parte nunca vio la luz, y durante estos años, diversos intentos surgidos de grupos de fans han intentado resucitar el juego usando el motor del Crysis, por ejemplo.

OutcastRebootHDProto_02 (1)

He aquí el remake en HD (aun en alpha) del juego

 

Ahora, y siguiendo la estela de Carmageddon (¡qué ganas de que salga ya!) los creadores del juego original han readquirido los derechos de la franquicia y pretenden reeditar el juego actualizado a gráficos modernos, y para ello han lanzado una campaña de Kickstarter. Personalmente, opino que ojala se hubieran lanzado directamente a lanzar la segunda parte, pero me parece una buena idea apoyarles en esta aventura, a quienes espero y deseo todo el éxito del mundo.

Formación para la información

Aunque no soy yo quién para dar mucho ejemplo (he tardado diez años en finiquitar mi carrera), aun tengo amigos que no la han acabado, y lo que les queda. Uno de ellos, aunque es treméndamente inteligente y capaz, supongo que sencillamente no le da la gana. Y le hemos tirado de las orejas, pero no hay  manera. El caso es que durante años estuvo apuntado a una academia. Igualmente supongo que lo hacía como un mecanismo psicológico para autoconvencerse de la necesidad de estudiar y asistir a clase; pues de algún modo, mientras no asistir a las clases en la universidad le salía ‘gratis’, no pasaba igual con una academia: era su modo de obligarse a ir. El hecho de que, además, tampoco fuera a la academia solo añade puntos a lo rocambolesco de la historia, pero solo viene a demostrar un punto: si no pones de tu parte, no hay mucho que hacer. Sigue leyendo

¡Que mi padre se quiere comprar un eReader!

Épico. Inédito. Mi padre, asceta, espartano, de vida campesina y negado para la tecnología, ¡me ha pedido consejo para comprarle un libro electrónico ‘de esos’!*

*(el ‘de esos’ es importante añadirlo al final de la frase, y de cualquier otra cosa con la que te sientes incómodo mencionar, no sea que alguien piense que realmente entiendes del tema)

El caso es que mi padre siempre ha sido un gran lector. A mi no se me ha pegado la costumbre (no sé si el tópico de ‘él es de letras y yo de ciencias’ tendrá algo que ver), o al menos no se me ha pegado en el sentido tradicional de la palabra, de libro-de-novela-narrativa: yo siempre fui más de periódicos, artículos y revistas; y de perderme hojeando la enciclopedia (esto último antes de Internet y volverme wikiholico)... En cualquier caso nuestra casa está repleta de libros, y sé de buena fe que mi padre se los ha leído todos. El caso es que ante la incipiente y ya muy real falta de espacio, ha sucumbido a una realidad: un libro electrónico permite tener quintales de papel metidos en un chip de memoria no mayor que la uña del dedo meñique.

Y es así de sencillo. Es curioso que durante años pensé que los libros electrónicos no cuajarían nunca, que quedarían reducidos a un nicho de tecnoadictos, y que los ‘auténticos’ amantes de la lectura nunca sucumbirían ante la frialdad de un trasto a pilas frente a la calidez, sencillez, aura y sobre todo, infalibilidad del ‘verdadero’ libro. ¿La realidad? Que los eReaders finalmente eclosionaron, tuvieron ya unas Navidades para ellos solicos, y se ha demostrado que a quién le gusta la lectura de verdad, le gusta donde sea y como sea. Y si es con la ventaja de que a un viaje te puedes llevar quince, o cincuenta, o quinientos libros en el mismo cacharro, pues mejor. Sus usuarios son gente que no necesita vacilar, no necesita enseñar una portada sobre lo que está leyendo, que para ellos leer no es una ‘pose’: realmente no solo leen, devoran libros.

¿Cosas que me también me han sorprendido en conversaciones recientes? Pues por lo que veo, los usuarios de eReader no vacilan nada en piratear. Llamadme iluso, pero dado que suelen ser gente mayor que yo (y con más dinero que yo), tal vez esperaba de ellos mayores reparos morales ante algo que, con la ley en la mano, es delito. Ello frente a la facilidad con la que jóvenes, y no tan jóvenes como yo, descargamos videojuegos o películas. ¿Realidad de la que todo cristo se da cuenta? Que es ridículamente absurdo que una copia digital de un libro cueste lo mismo que la de papel. Y con DRM, por dios. Y todo eso, si acaso existe la posibilidad de comprarlo legalmente. Vamos, la misma historia de siempre. Que razón tenía el bueno de Alex de la Iglesia cuando dijo aquello de “Internet no es el futuro, Internet es el presente”. Y los cuatro viejales de siempre que son los que controlan todo esto, siguen sin querer enterarse. En fin…

A lo que voy: a mi padre le estaba pensando en comprar un Kindle paperwhite, veo que incluye iluminación propia, tiene pinta de ser sencillito de usar, y lo mismo alguno ya habéis experimentado otros eReader de amazon, así que si me podéis dar algún consejillo, lo agradecería :)

Simcity

Pues si, me he comprado el Simcity 2013. El sistema antipirateo ha funcionado muy bien en el sentido que querían: no me ha quedado otro remedio que comprarlo, pues el juego obliga a estar permanentemente online (eso es en principio impirateble), y la ansia y expectación de estos seis últimos meses ha tenido su resultado. El caso es que una vez que he tenido ocasión de probarlo (creo que la primera vez que me gasto más de 10€ en un videojuego en 14 años), creo que ya me he aburrido de él.

¿Tan malo es?

Lo que prometían las primeras capturas del juego...

Lo que prometían las primeras capturas del juego…

... y lo que realmente es

… y lo que realmente es

Que va. Si en muchas cosas está de puta madre. Está muy afinado en lo que han querido afinarlo (la interfaz es de referencia en lo que se refiere a claridad y manejo intuitivo) se nota la maestría y la experiencia en muchas cosas. El problema no es ese, el problema está en las decisiones deliberadas que han tomado.

Podría enumerar unas cuantas, como son la imposibilidad de editar ni minimamente el terreno, o de trazar puentes, túneles o pasos elevados. Tampoco hay metro. Pero sin lugar a dudas, el principal lastre del juego es la denominada ‘especialización’ de las ciudades. Esto es que una ciudad, o la haces universitaria, o minera, o la llenas de casinos. No las tres al mismo tiempo, porque sencillamente no hay espacio. Dicen que es para que ordenadores más modestos puedan ejecutar el juego ¡Que se jodan! ¡quien quiera jugarlo que baje las opciones gráficas, copón! Porque el juego va suave, y mi ordenador después de casi tres años ya no es ningún pepino. Una decepción, una verdadera decepción, la ‘especialización’ es una mala excusa para intentar desviar el hecho de que las ciudades son pequeñas. Un cuadrado de 2×2 kilómetros, que para un pueblo está bien, pero no para una gran ciudad o capital llena de rascacielos, que acaba rellenando todo el cuadrado. Visualmente rompe la ilusión y el encanto, pues los densos edificios con los que inevitablemente acabas ocupando todo el terreno acaban abruptamente para dar paso a un terreno baldío.

SimCity_2013-03-05_15-51-21-61

Ejemplo típico de ciudad *cuadrada* del Simcity: sol bajo, colores apagados, atmósfera sucia, texturas del terreno antinaturales…

Sigue leyendo

Google quiere cerrar Reader: ¿Es que estamos gilipollas, o qué?

No os mentiré: a diario solo leo cuatro, tal vez cinco blogs. Los cuatro o cinco que de los que me gustan que publican con regularidad diaria. Que cada vez, por cierto, son menos. Y aparte, sigo otros tantos que publican tal vez una vez a la semana. O al mes. O… que ya ni publican.

El caso es que, y tiene una nota triste el mismo hecho de que tenga que explicar esto, no los visito uno por uno: estoy agregado a sus canales RSS, y los leo todos en un único lugar. Ordenado, compacto, potente. Me permite leer mucho.  Llevar la cuenta de que he leído y qué no, saber si alguien ha publicado algo nuevo al instante, seguir cada sitio nuevo que me gusta para no perderlo; marcar los post individuales como favoritos, o como no leídos; compartirlos por twitter, por Facebook, por correo…

Todo eso, y más, es lo que hace un agregador, mediante el uso del canal RSS que tiene cualquier blog. Un lugar donde separar fácilmente la paja del grano, la señal del ruido. Y es triste que tenga que explicarlo, porque casi nadie lo usa. Y no es porque sea una tecnología nueva: es tan antigua (ya) como la web 2.0, la de los blogs, la de Youtube, la de Flickr, la de las redes sociales. Toda aquella nube de cosas que aparecieron hacia 2004, y que… ¿luego qué?

logo_google_reader

Ese sitio se llama Google Reader, y ahora resulta que Google, la gran G, quiere cerrarlo. ¿Qué significa para mi esto? Pues si, ademas de ser una putada notablemente molesta, es la demostración definitiva de algo que llevo mascando en silencio desde hace tiempo: que INTERNET ESTÁ EN RETROCESO.

(…)

No se si habéis pensado en los torrents, emules, y reliquias anteriores como WinMX, AudioGalaxy o NapsterLos P2P. Nacidos para evadir uno de los grandes impedimentos para compartir archivos: que no se encontrasen localizados en un solo servidor, sino repartidos, en nuestros ordenadores personales, en cientos de ellos, en un lugar que no podía ser desenchufado por una orden judicial o por no pagar la luz. ¿Y que hicimos? Pues volver a las descargas directas desde servidores como gilipollas. Porque por lo visto era más rápido y más inmediato. Que bien iba seriesyonkis mientras duró, ¿eh? Filefactory, Rapidshare, Turbobit, Depositfiles… y, oh si, por supuesto MegaUpload. ¿Y qué pasó entonces? Pues que efectivamente, esos servicios chapan. Los archivos caducan, solo tienen un cupo de descargas, o sencillamente se borran en cuanto hay una denuncia, cosa que funciona de maravilla. No vanaglorio la piratería en si, pero si el acceso universal y aún en demasiadas ocasiones único a cultura, ante la falta oficial de oferta. Y sin embargo dejamos de lado el P2P por que no iba tan rápido, y ahora esas redes están desiertas para lo que a mi me interesa (que no es solo el episodio que emitieron anoche de la serie de turno, que eso si que va genial), pues donde antes era fácil encontrar algún archivo, disco o abandonware un poco rebuscado, se ha convertido ahora en una verdadera tarea de arqueología que incluso a interneteros bregados como yo nos cuesta un buen rato encontrar, si es que lo conseguimos. El P2P fue una conquista… y la dejamos escapar. Aquel día RETROCEDIMOS.

Y bueno, no me hableis de Twitter, Tumblr, Instagram y sucedaneos, porque ese usar y tirar extremo, esa instantaneidad que nos lleva a la lectura en diagonal y a no profundizar, ese no citar fuentes, ni poder trackear el origen de algo… es algo con lo que no me siento nada cómodo. Madre mía, ¿dónde quedaron ciertos valores de la netiqueta?

(…)

Pero bueno, hablemos de Internet en general. La gran democratización de la información. La siguiente gran revolución de la cultura, a la altura de la imprenta de Gutemberg. Cuidado, que eso lo sigo creyendo, pero cuando nos bajamos a hablar de la ‘gran generación de nativos digitales’ resulta que apenas salen de Tuenti y del Marca. Y no los metáis a configurar mucho más que el fondo de escritorio (de Windows, por supuesto) porque se quedan como un conejo cuando le das las largas.

No, no estamos aprendiendo a usar Internet. No le estamos sacando todo su provecho. Es que la mayoría de internautas ni saben medio buscar en Google. Internet ha alcanzado una madurez, y aunque ha crecido en extensión (si, sin duda la de los smartphones es otro tipo de revolución, otro tipo), no ha crecido en profundidad. Y mientras, va pasando, lenta aunque inexorablemente, que gobiernos, corporaciones y lobbies van consiguiendo lo que nos parecía imposible, ‘poner puertas al campo’: domar Internet.

(…)

En fin, después de todo este momento de pánico, volvamos al RSS. La cosa es esta: el cierre de Google Reader supone la muerte del RSS, su fracaso definitivo. Una de las herramientas más maravillosas que ha dado internet, dicen. Igual que los blogs, que solo son ya una sombra de lo que fueron. ¿Donde estais, todos aquellos que escribiais en 2005?. Fue en 2009 la muerte de Bloglines (su rescate sirvió solo para convertirlo en un putiferio), y entonces me vine a Google Reader, perdiendo muchas cosas en el camino. Aquello ya fue una buena jodienda. Es sencillo: ¿os imaginais si cierran Gmail? Si, podríais exportar vuestros correos a vuestro disco duro, pero ¿y todo lo demás? ¿vuestros contactos? ¿vuestro acceso desde cualquier ordenador a esos correos? ¿vuestras ‘estrellas’?… pfff la lista es interminable. Bueno, lo mismo para vosotros es un consuelo pensar que se trata de Google, la gran G. Ellos, tan dados a experimentos, jamás cerrarían un servicio tan estable, reputado y usado como Gmail… o como el Reader. Vamos, es que flipo con que sean capaces de correr los servidores de Google Maps gratuitamente (eso si que consume ancho de banda y espacio), pero no un sencillo lector de RSS. El problema es que el RSS no ha sido sustituido por un sistema nuevo, más avanzado o más eficiente. Sencillamente, nunca cuajó.

Repito, si ha caido Google Reader, el servicio estable del gigante por excelencia, la muerte del RSS es prácticamente definitiva.

(…)

Recordad esto, porque es sinceramente como lo veo: algún día, cuando nuestros hijos nos pregunten ‘cómo era Internet’, sonaremos un poco a como nuestros padres nos recuerdan La Movida o como en el mundo recuerdan los 60 y los 70: unos años ‘locos’, de creatividad, de renovación y sobre todo de libertad. Una época en la que creímos que el cambio era posible. Y luego…

¿Luego qué cojones ha pasado?

En fin, podéis poner aquí vuestra firma, lo mismo hasta sirve de algo, pero si Google dice de cerrar el Reader, es solo un síntoma, no la verdadera enfermedad en si. La desaparición de Google Reader y del RSS no es solo un error de Google: es un fracaso nuestro, por no haberlo sabido aprovechar. 

(…)

PD.: Hitler, como es usual, tiene una opinión al respecto. Y aunque suena fatal decirlo, no muy distinta a la mía…

.

Video recopilatorio: Efectos visuales – 2002/2005

Hola, que tal, hamijos. Ya sé que os tengo un tanto abandonados (en breve habrá razones para que esto cambie, pero ya contaré todo a su tiempo).

Algunos ya sabéis que entre mis aficiones se hallan el dibujo y la fotografía, como convenientemente recuerdo por aquí de tanto en cuando. El caso es que también me ha gustado desde siempre la edición de vídeo y los efectos especiales, solo que nunca me he dignado en mostrar algo que lo demuestre (aunque esto tiene mucho que ver). Durante años he anunciado inaugurar esa tercera sección sin que nunca cuajase la promesa.

Bien, pues siete años más tarde, al fin me he dignado en recopilar este vídeo, muy modesto comparado con lo que hoy podría hacer en 3D, pero muy resultón en su entonces, que vino a coincidir con cierta moda en la que bastantes chavales de mi edad nos pusimos a tontear con aquello de los efectos en 2D, y luego si había suerte lo echaban por la tele-tele. Ah, que tiempos de la web 1.0 pre-youtube

Sin más dilación, os dejo con el vídeo, y ya comento luego más cosas. Pantalla completa, please.

:: After Effects Demo Reel, 2002/2005 ::

La mayoría de cosas que veis aquí son simples tests, otros tantos son planos acabados, y alguno consiguió acabar realmente formando parte de un cortometraje. En cualquier caso, todo lo hice por la pura diversión y las ganas de aprender.

Y entonces pasaron dos cosas. Una, el hecho de que me borrasen la cuenta de Youtube hizo que por un tiempo se me quitaran bastante las ganas de continuar con esta afición. El otro punto, es que los diógenes digitales, como yo, vivimos en constante pánico ante la muy real posibilidad de perder los datos, cosa que efectivamente me pasó. Moraleja, niños: no dejéis JAMÁS vuestros discos duros externos con los cables tirantes y al borde de una mesa. Lo que aquí veis ha salido de una copia de seguridad en DVD por largo tiempo escondida, mientras que  la mayoría de archivos originales de los pequeños recortes que conforman este vídeo están perdidos para siempre. Kaput, nein, zero, niente. Algo que me amarga atrozmente. Nah, en verdad no tanto. Pero hubiera estado bien poder re-renderizar alguno de estos archivos (especialmente los de 3D) para aprovechar la renovada potencia de, por lo pronto, mi ordenador, y ponerlos al día en super HD de la muerte. O no tan super: con 720p vais que os matais.

Bueno, chistes aparte, valga este vídeo como inauguración de la sección idem. Las consideraciones técnicas si queréis las discutimos en comentarios. Proximamente enlazaré unos cuantos trabajos más, y espero poder añadir más en el futuro.
Por lo demás, y por muy Ingeniero Técnico licenciado que sea, muestro aquí mi disposición si alguno desea contar con mis servicios para cualquier cosa relacionada con esto. La demo con mis habilidades actuales/actualizadas, que las hay, tendrá que esperar; mientras, podéis curiosear aquí. ¡Saludos!