Fin de semana Star Wars completo

Aunque no lo más importante, empiezo por el final: ayer fui al cine a ver Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma en 3D. Y bien, ¿qué decir?

Sobre el 3D, es la primera película ‘hinchada’ (no grabada originalmente en 3d) que veo, y claro, le voy buscando fallitos. Porque conozco, o me puedo imaginar, el proceso que siguen para esta conversión, y no os podríais creer hasta que punto es complicado, y por supuesto, caro. Pero en fin, no me voy a poner técnico, solo decir que el proceso, teniendo en cuenta sus limitaciones, no me ha decepcionado, aunque tampoco es para tirar cohetes.

Y hablando ya de la película, hacía tiempo que no me sentaba a verla entera, y claro, se resiente. Sigue siendo, con diferencia, la que más cariño le tengo de la nueva saga, por aquello de verla más de niño y tras una larga espera, pero te das cuenta con nueva perspectiva hasta que punto se hacen pesados los largos diálogos, y por supuesto, lo insoportable que es Jar Jar. Aunque también hay escenas, como en la que Anakin se despide de su madre, que me conmueven de una forma inédita. Con todo, los platos fuertes, que es lo que te realmente esperas, no decepcionan para nada, ni en 3D ni en 2D: la carrera de vainas y la lucha final de espadas de luz (que creo que estaremos de acuerdo, es la mejor lucha de toda la saga, ¡Darth Maul era la caña!). Siguen siendo totalmente espectaculares, si es que no más gracias al 3D, e independientemente de ello sigo sosteniendo que esas escenas valen por si solas el precio de la entrada. Hasta me hubiera gustado ver la película solo en 2D, por el puro placer de revivirla en una sala de cine. Y aunque ya es cosa de los cines Yelmo Vialia Málaga, he echado de menos más potencia en el sonido, pues aun sonando más que bien, a veces le ha faltado es punto extra de empuje en ciertos momentos clave, como en la esperada carrera de vainas.

Un espectáculo que he disfrutado mucho, más por el hecho de disfrutarla en el cine y por los recuerdos que me trae, que por el 3D, y el punto agridulce de corroborar con el paso del tiempo, lo ciertamente pesada, por momentos, que puede llegar a hacerse (dado que además, hablamos de la versión extendida, que añade unos cuantos minutos).

(…)

Pero no ha sido este el verdadero evento ‘Star Wars’ del fin de semana. El verdadero pepino ha sido el concierto dedicado a John Williams realizado este sábado por la Orquesta Filarmónica de Málaga, junto al Coro Ópera de Málaga -en el Teatro Cervantes, y dirigidos respectivamente por Arturo Díez Boscovich y Francisco Heredia-. Recordemos que Williams es, entre otras, autor de las bandas sonoras de Tiburón, Indiana Jones, Superman, E.T., Parque Jurásico, La Lista de Schindler, y por supuesto, Star Wars. Y es totalmente cierto, cuando digo que no tengo palabras para describir lo apoteósico y soberbio que ha sido este concierto (y eso que me gusta escribir ;P).

Concierto Star Wars Málaga

Viene al caso recordar que ya estuve en Madrid hace casi dos años, tachando en aquella ocasión una cosa, de las más fáciles, de la lista de cosas que quiero hacer en mi vida. Se trataba de ver un concierto de Star Wars en directo. Bien, como decía, Sigue leyendo

Mis películas de los 90 y fin (parte 4 de 4, 1998-99)

Va, la última parte de esta serie de entradas. Ya hasta le tengo miedo si alguna vez me pongo a hacer la de los 80…

 

El Gran Lebowski

-“Me ha dicho que escoja la alfombra que quiera”

Los Coen… ay, los Coen. Tienen ese nosequé que qué se yo, que cada vez que ves una película suya no sabes si es una genialidad o una patata (que es lo que por ejemplo me pareció Quemar después de leer). Desde luego su humor es inconfundible, y el talento que tienen para arañar la cochambre de la sociedad, recreando personajes tan estrafalarios como pintorescos al tiempo que creíbles, es único. Pero ¿por qué precisamente el personaje de Jeff Bridges (y John Goodman,, y Buscemi, y Turturro), y no otros, son los que se ha convertido en unos de culto?

Quizás por que con su actitud, Lebowski nos da una lección a todos, nos escupe a la cara una pregunta muy sencilla: ¿De qué pollas vais? Un apostol de la tranquilidad que con facilidad ha ganado adeptos. Creo que es del tipo de películas que hay que ver para tener una perspectiva más amplia, para entender un poco mejor (con humor) cómo funciona el mundo.

 

SALVAR AL SOLDADO RYAN

-“Solo sé que cada vez que mato me siento mas lejos de casa”

Moralista, sensiblona, y con la estampa de ‘americanada’ que se hace insoportable para algunos. Hasta me ha costado encontrar una buena frase para introducirla. Es cierto, los americanos a lo suyo, tergiversando la historia, presentandose como salvadores del mundo (incluso a nosotros, los españoles, nos gusta mucho hablar del frente occidental, mientras que donde estuvieron las hostias fue en Rusia), contando una historia que aunque pudo haber sucedido, ronda la inverosimilitud, y si se tratase de hablar en esta película de algún valor histórico didáctico, este quedaría por lo tanto anulado. ¿Salvan entonces los famosos primeros veinte minutos la película entera? Sigue leyendo

The Old Republic

(Aquí va post fácil en mitad de exámenes, lo reconozco)

Ha sido por ahora la E3, la feria más importante de la industria de los videojuegos, y como cada año, Sony, Microsoft, Nintendo y las distribuidoras y desarrolladoras más peteras guardan sus tracas más animales para esta ocasión (esperaba más sobre Crysis 2 y su revolucionarérrimo motor gráfico, el primero en usar una aproximación a la iluminación global en tiempo real). El caso es que al igual que el año pasado, Lucasarts ha revelado dos trailers de sendos videojuegos, ambos por supuesto basados en el universo Star Wars.

En el primer caso hablamos de la continuación de The Force Unleashed, cuya primera parte ha sido el mayor éxito en ventas de un videojuego de la franquicia Star Wars, que aunque ambiciosa y con unos cuantos aspectos técnicos llamados a ser revolucionarios (DMMEuphoria), quedó un tanto a medio camino de todo. Entre otras cosas (dicen, ya echaré unas partidas este verano) por una mecánica de juego deficiente y frustrante. Esta segunda parte viene a partir la pana, a llevar un paso más allá las tecnologías de las que hacía uso la primera  y pulir y arreglar las deficiencias de aquella. El caso, es que al igual que el año pasado otros tantos, el trailer me ha dejado estupefaciente.

Pero si parecía que lo habíamos visto todo, la verdadera traca ha llegado con este otro: un nuevo trailer de The Old Republic, un nuevo MMORPG que Bioware estan desarrollando para LucasArts, con el proposito de convertirse en el juego definitivo sobre Star Wars, tras el tibio recibimiento del Star Wars Galaxies hace ya unos cuantos años. Ya el año pasado enseñaron otro trailer (por ahí abajo lo pego), y este nuevo, decir que como poco está a la altura del anterior, es decir muchísimo… (vedlo en HD, por favor)

Sobran comentarios, solo existe una pregunta, la pregunta: ¿PARA CUANDO UNA PELÍCULA ASÍ?

Y con ‘así’, como me decía eulez por el twitter, no me refiero al rollo cámara-lenta-tipo-matrix y contaminar la saga de cosas que le son excesivamente ajenas (creo que en el trailer tambien se pasan un poco con lo de revelar poderes que nunca habíamos visto en un Jedi, parece más Bola de Dragón que otra cosa xD). Reconozco además que hacer un trailer así debe ser “facil”: la verdad es que Hollywood en lo que se ha hecho experta es en hacer trailers cojonudos de truños de películas. Pero eso no evita que uno desate la imaginación. Vuelvo a decir exactamente lo mismo que dije el año pasado (empiezo a chochear: tenía pensado decir exactamente las mismas palabras antes de revisarlo xDD).

¿Os imaginais Star Wars sin las infantilidades? ¿Sin las ñoñerías, sin la mercadotécnica? ¿Algo enfocado a un publico algo más adulto? (a mi, a los veinte/treintaañeros, a los que hemos crecido con las originales). Es inevitable decirlo, pero pienso en The Dark Knight, en Galactica, en Firefly, y más ampliamente en Casino Royale, si me apuras en Star Trek XI, sagas que han resucitado con nuevas energías. Me sobraría el 3d* —de gafitas—, pero no me importa que fuese completamente 3d* —generada por ordenador—. Pero que fuese con personajes bien escritos, con buenos actores y buena dirección de actores (que del cartonianismo de Lucas se cansa el más pintado), que volviésemos a los buenos tiempos de El Imperio Contraataca…

*Señores, tenemos que llegar YA a un acuerdo para distinguir los 3d xDD*

En fin, volviendo al trailer, no es tanto por las flipadas cinemáticas (insisto, estoy de acuerdo que el rollo-matrix sobra, y lo dice un fan nº1 de Matrix), pero el rollo realismo-documental (esa cámara en mano, ese ‘estar ahí’), y sobre todo el protagonista, su voz, la frase final, y sobre todo los tremendos cojones que le echa de enfrentarse a pelo, a puñetazo limpio a un Sith… los pelos de punta, vieo

‘A single spark of courage can ignite the fires of hope’


En fin, ahí va también el trailer del año pasado, que no es ninguna tontería.

Star Wars In Concert. Creo que corresponde usar estas dos palabras: Im Presionante

Este fin de semana he subido a Madrid para un evento realmente único. No es que sea yo muy de conciertos (solo he ido a tres en mi vida, dos de ellos invitado, ¡y en ambos casos de la misma gira!), pero esto es un tema absolutamente distinto. No es solo el rollo de ‘una cita ineludible, conducido por la mismísima Royal Philarmonic Orchestra de Londres y presentado por Anthony DanielsEsta es sencillamente una cosa que puedo ya tachar de mi lista de cosas que quiero hacer en la vida – lista que contiene cosas curiosas y mencionables como: ver despegar un cohete en Cabo Cañaveral, un eclipse total de Sol, las auroras boreales, volar en globo/parapente/ultraligero, saltar en paracaidas (1)…
Llevo años imaginando como podría ser escuchar una orquesta real recreando los temas principales de la saga (no olvidéis que hay más de 10 horas de música), y de repente en diciembre pasado se presentaba la ocasión. Además David también iba, con lo que el momento era perfecto, compartiendo la experiencia con un gran amigo que también comparte pasión por Star Wars.

(1) Lo digo en serio. Tonto que fui que pude hacerlo hace unos años y no me eché pa’lante…

Star Wars in Concert

Ha sido una experiencia que repetiría infinitas veces. Pero, hey, ¿le buscamos las pegas? No tanto como pegas, pero si comentarios, y alguna sombra. Sigue leyendo

Mis (¿diez?) películas de la década

Como dije no hace ni unos dias, dudaba sobre si 2010 debería de pertenecer a esta década (pues de forma muy convenientemente relacionada con este post, la excelente colección que la editorial Taschen dedica a las películas de cada década, empiezan por 19X1 y acaban en 19Y0). Pero qué cojones, en BlogdeCine cada bloguero ha hecho su lista de películas y me parece una excusa tan buena como cualquier otra para hacer la mía propia, y de paso, darles un pequeño repaso a cada una.

Si, no va a haber sorpresas puesto que lo que se pudo haber dicho sobre el ranking en si ya lo dije en aquel meme que con gran gusto rellené, “Un año, una peli”, se harán evidentes mis lagunas, aunque reconozco que soy un flipado del gran cine de espectaculocon todas las letras (y también un romántico, jejej), películas que soy capaz de ver 30 veces seguidas sin cansarme. Me ha salido además una lista muy pasional y poco razonada, y tal vez algunas os choquen, pero creo que he explicado o enlazado suficientemente qué es lo que (me) pasa con cada una de ellas. Como decía, sirva esto para hacer un pequeño comentario de cada película, cosa que hasta el momento, por razones que no soy capaz de aclarar, no había hecho con la mayoría de las películas de esta lista… Bueno, que ahí va, sin orden particular.

Sigue leyendo

Vaya tela con el E3

No es que sea yo muy videojuegoso (o más bien, no me puedo permitir una nVidia nueva de 400€ cada año, que si por mi fuera lo haría), pero suelo estar al día de las novedades, y lo del E3 de este año ha sido un bombazo detrás de otro.

Juegos de los que hace que no se sabía (Alan Wake -despierta-, Mafia II, Final Fantasy XIII y XIV, Gran Turismo PSP),  juegos de los que siempre se quiere saber más (Gran Turismo 5, Heavy Rain, Crysis 2, The Last Guardian), juegos que están a punto de salir (Uncharted 2, Bioshock 2, Assassin’s Creed 2, DiRT 2, y luego dicen que en Hollywood hacen demasiadas segundas partes xD),  juegos de los que sorprenden -para bien- (Splinter Cell, Monkey Island, Beatles Rock Band), y los que son bombazos directa y llanamente (PSP Go -que no me ha convencido-, Metal Gear Solid para 360).

El principal bombazo mediático, y con razón, ha sido el del llamado ‘Project Natal’ de Microsoft para su Xbox 360: un sistema de detección de movimiento de cuerpo completo y sin mando que promete darle veinte patadas al wiimando de los cojones (que queréis que os diga, tengo alma de hardcore gamer y la Wii no es que sea santo de mi devoción). De todas formas cada vez que anuncian algo de detección de movimiento me echo la mano a los bolsillos por si me quieren quitar la cartera, pero tengo que reconocer que esta vez pinta bien, y la razón es la tecnología que usa su dispositivo; una especie de cámara de vídeo que no es solo eso. Y es que espero no equivocarme mucho, pero por lo que he leído su mecanismo es esencialmente el de un radar, con una tecnología específica relativamente nueva (irradia destellos de luz de picosegundos de duración y detecta cuanto tiempo tardan en volver: lo dicho, un radar) que detecta del tirón y hasta 100 veces por segundo toda la escena en 3d del bueno y del barato, que nada tiene que ver con los clásicos sistemas de reconocimiento visual/estereoscópico, que además de poco fiables solían consumir mucho procesador. No solo el sistema es mucho más fiable (que no perfecto), sino que además el mismo aparato se encarga de entregar los datos ya procesados a la consola, con lo que esta seguirá entregada a la IA, física y gráficos, moviendo sus juegos tan suaves como siempre. Si esto funciona de verdad, y creo que será así, puede perfectamente tumbar a la Wii y a su legión de casuals, que bien sabéis son los que han hecho que a lo tonto haya vendido más que la PS3 y la 360 juntas… Ay, Sony, como no espabile

Pero como dice Rebr0 (que con la tonteria casi le estoy copiando el post ;p ), uno de los trailers más sorprendentes ha sido el del nuevo MMORPG de Star Wars: OLD REPUBLIC, que nos coloca en el centro de la verdadera guerra entre Sith y Jedi 3000 años antes de lo contado en las películas (lo de Vader y familia son mariconadas al lado de esto xD). En serio, tampoco he sido nunca seguidor de los universos expandidos (no he visto ni un episodio de Clone Wars, por poner un ejemplo), pero ¿os imaginais algún dia una película bien hecha sobre esto? Y con bien hecha me refiero a no JarJar, no pequeño Anakin, no C3PO, no infantilidades, no personajes ni dialogos de cartón piedra. Un Star Wars con el tono de The Dark Knight o Battlestar Galactica, que recupere lo mejor de El Imperio, una película oscura de verdad y madura, algo que de verdad crezca a la par que nosotros en vez de seguir perpetuamente siendo un producto para niños y de hacer dinero… ¿os lo imaginais? Si además se actualiza con esos planos y montaje, artes marciales, cámara en mano y demás cosas a de las que Lucas no es nada amigo, probablemente se agradecería (aunque sin abusar, eh, que Star Wars tambien es lo que es por algo). Con este trailer no cuesta trabajo imaginarlo.
(Aquí en HD -muy recomendado-)

Por otra parte, aunque no tiene directamente que ver con esto, me apetece reseñar un juego (no se ha dicho nada nuevo relevante sobre el en el E3 sencillamente porque esta semana sale a la venta): Fuel, un juego de carreras off-road abierto y de entorno postapocaliptico (al estilo de Motor Storm) con una deliciosa virtud añadida: permite correr libremente por un terreno del tamaño de la provincia de Jaén, 14.000 kilometros cuadrados de carreteras, caminos y barro para perderse y tirar palante sin necesidad de objetivos claros y sin miedo a encontrarse pronto con la necesidad de darse media vuelta ante una misteriosa pared invisible: algo que llevo deseando desde que conozco el concepto de ‘carrera abierta’, desde los tiempos del Carmaggedon. Si es tan bueno como pinta, probablemente se convierta en mi nuevo juego favorito.

Ojo que casi todos estos trailers se pueden y conviene verlos en HD. Que con la cosa de que muchos videojuegos hacen ya las cinemáticas con el propio motor nos estamos olvidando de como andan las cosas con los videos prerrenderizados, y esto tambien han seguido un camino acojonante (no solo la de Old Republic, con el video de Splinter Cell: Conviction también lo he flipado -este, por cierto, doblado por Michael Ironside, un mítico-)

Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma (1999)

swpost13Tercer y último ‘décimo aniversario’ cinematográfico en pocos meses (y os salváis de que no quiera celebrar El Club de la Lucha, puesto que realmente no la descubrí hasta pasados un par de años).

Señoras y señores, hoy 19 de mayo se cumplen 10 años del estreno de la llamada película más esperada de la historia; 16 años de pausa para reenlazar la saga más exitosa y popular de la historia del cine, la llegada del nuevo mesías, el advenimiento del apocalipsis y alguna cosa más que se dijo. ¿Pero que pasó realmente? Por la parte de Tito Lucas, exactamente lo que quería y esperaba: forrarse, bañarse de nuevo en dollars, recaudar 900 y pico millones convirtiéndose en ese momento en la segunda película más taquillera de la historia, con permiso de Titanic (la Star Wars original consiguió 700 millones ¡de 1977!), sin sumar merchandising y toda la pesca. Pero por parte de crítica y aficionados, la cosa no estaba tan clara. Los que acudían sin engaño y nunca fueron ‘fanses’ sabían que iban a ver un mero producto de entretenimiento, con mucho bombo y sin muchas segundas lecturas, y lo disfrutaron como tal. La crítica dijo poco más o menos lo mismo, criticando (con razón) los diálogos y actuaciones de cartón, aunque, como los primeros, elogiando las escenas de acción, el montaje, y como no podía ser menos, los efectos especiales. ¿Y los Waries de toda la vida?

episode1_024

Pues lo que había era gente de taytantos que esperaba la misma magia, encanto y fascinación que les dejaron las originales, que les dejaron, cuando las descubrieron siendo chavales. Decepción fue lo que encontraron, como era de esperar, visto a toro pasado.

A ver, no voy a cometer la desfachatez de decir que Star Wars son solo películas para niños porque sencillamente estaría mintiendo (ademas de traicionandome a mi mismo): siempre pertenecerán a esa élite de películas que supera, con sumo placer, muchos revisionados siendo adultos. Ni tendré el valor de decir que las nuevas están a la altura de las originales: por diálogos, desarrollo de los personajes y actuación, están a un nivel netamente inferior a la trilogía clásica.

Pero lo que echa a muchos para atrás, como suele pasar, es el infantilismo: Jar Jar Binks y el pequeño Anakin y sus chascarrillos son funestos. Con todo, a mi entender no son peores que otras cosas de la trilogía original. Todos recordamos que los Ewoks son deplorables (con lo que hubiera molado que fueran wookies, ¡Dios!), ¿pero alguien recuerda lo insoportable que se puede hacer C3PO en El Imperio? ¿O alguien sabe que el propio título, ‘El Imperio Contraataca’, fue defenestrado y ridiculizado en su momento, al igual que ‘El Ataque de los Clones’?

(…)

episode1_014

¿Y por mi parte, que puedo decir? Pues que igual que Matrix fué mi primer paso para entrar en la siguiente movida etapa de la adolescencia, el Episodio I fue la traca final con la que abandonaba una época, tal vez la de la pura niñez. La disfruté literalmente como un chiquillo. Es cierto, ya tenía 15 años y edad de hacerme tantas pajas como el que más, pero yo, que no era nada ligón, ni me gustaba el fúrgol, ni estar en la calle, ni salir los sábados fuera, (todo un bicho raro), a esa edad era todavía un chiquillo. 4º de ESO fue un año anodino, del que no guardo recuerdos malos ni buenos en clase. Andaba metido en mi pequeño club de fans, recibiendo mis fanzines del Dark Side, recogiendo toda la información posible (recortes de revistas de todo lo que pillase, que por supuesto conservo) en la paleolítica era pre-internet.

La aparición del primer trailer fué un  e-v-e-n-t-o , con aquello de enterarse que la gente compraba la entrada de Conoces a Joe Black solo por ver el trailer y luego se salía al empezar de verdad la peli, y todavía se me ponen los pelos de punta al volver a verlo con su música y sus dialogos. Faltaba llegar el poster, el segundo trailer y finalmente el estreno en EEUU, que fue apoteósico, con la avalancha correspondiente de noticias (y lo recuerdo especialmente por motivos ajenos, pues estuve en la cama con un trancazo de los que pillo cada diez años; ya me toca otro), y la espera hasta el 20 de agosto (estreno en España) hubiera sido eterna, de no ser por la información reservada que todavía se iba dosificando, así como mi PC recién estrenado, aquel flamante Pentium III con el que estrene los dos videojuegos, el basado directamente en la película y el de las carreras de vainas. episode1_009Conservo cintas de vídeo llenas (que algún día tendré que digitalizar) con cada noticia que aparecía en TV. Pillé el libro del como se hizo, la novelización, la enciclopedia, alguna guía visual, etc. Vaya, era todo un flipado oficial, durante aquel verano era todo mi puto mundo. La vi hasta cuatro veces en el cine, y cuando llegó el la película a VHS ni entiendo como no crují el aparato. El DVD ya fue un mundo aparte, el de revisar cada escena casi fotograma a fotograma, principalmente la carrera de vainas y las luchas de espadas. ¿Enfermizo? Lo cierto es que nunca me ha vuelto a pasar (y creo que con una vez ya está bien…).

El Episodio I además iniciaba dos grandes épocas, la primera, unos cuantos años (todavía con una Internet 1.0) en los que venían por completarse esta y otras dos grandes trilogías: El Señor de los Anillos y Matrix. Por otro, y este me interesa a mi, iniciaba esa época en la que ya las películas se hacían literalmente plagadas de efectos especiales, pasando de los veintipico planos en Terminator 2 o los setenta en Parque Jurásico a más de dos mil en este Episodio I: en verdad eran pocos los planos que quedaban sin pasar por la mano de los artistas digitales, y algunas escenas estaban creadas integramente por ordenador. Eso me encanta, ya lo sabéis, la existencia de esas herramientas digitales que dan libertad total al artista ¡si las carreras reales de F1 fuesen la mitad de épicas que la de vainas!. De hecho, independientemente del resto de la película, la carrera de vainas y la lucha final para mi tienen valor por si mismas, son maravillas que venero tanto a nivel técnico como visual (¡y sonoro!).

episode1_044

Sus planetas, edificios, naves, sonidos, vehículos, aparatos, personajes, tecnología, lugares, su música, toda la nueva parte del universo que desvela… me encanta el Episodio I, me pilló lo suficientemente joven para disfrutarla tanto como las originales, y para mi, conserva tanta magia y fascinación como ellas. (Todo lo que no me pasó con el Episodio II, que me autoreventé a base de buscar información en el recién descubierto Internec a 56 kbps… :S ).

¡Y Darth Maul molaba un huevo!

(…)

Objetivamente no puedo defender el Episodio I. Sé que tiene muchos defectos, muy parecidos a los que tiene La Calavera de Cristal o la nueva de Star Trek. Comerciales, acartonados, infantiles. Sin embargo muchos de nosotros (es en el último caso en el que me incluyo) tendríamos que preguntarnos cuantos de esos defectos (no van a ser todos) están en nuestros propios ojos, los ojos del que mira.

En este mismo blog

::30 años de Star Wars::
::Demostrando el amor a la saga::
::Diez años frikeando::