Rufo Kimble

No me preguntéis por qué, estoy buscado por la justicia, soy un fugitivo. No me preguntéis por qué, no soy culpable, y ni siquiera sé de que me acusan. No me preguntéis por qué, he de demostrar mi inocencia a toda costa y el tiempo corre en mi contra. Pero sobre todo, no me preguntéis por qué, en vez de tener el físico de Harrison Ford, tengo el físico y la cara del malo, Carlos Cano, digo, Andreas Katsulas.

Y ahí estoy, atrapado en un atasco, en medio de la autopista, y un agente me ha visto y ha dado el aviso por radio. Solo me queda salir corriendo, ir hacia un hospital donde tal vez tenga mas oportunidades de despistar a la policía. Dejo atrás mi coche mientras veo como me van rodeando, agentes federales, guardias nacionales, policía local, de trafico, SWAT, los esquivo a todos como un experto jugador de rugby, parece que estoy untado en aceite porque no me coge ni uno: o soy terriblemente rápido o ellos patéticamente lentos. Tan rápido soy, que ni la cámara que está grabándolo todo puede seguirme mientras subo cuesta arriba huyendo de ellos (Es curioso, pero el realizador conecta directamente con la cámara del hospital para seguir mi pericia: el sabe donde voy pero las fuerzas del orden no). Y allí me planto, en verdad vuelve a haber seguratas en la entrada y me tengo que escaquear de ellos: sé que dentro me será más facil esconderme con tanta gente, tanto caos, tantas habitaciones. En una de ellas veo a un profesor mio de la universidad vomitando litros de pasta de dientes verde-colgate sobre su cepillo, para reciclarla. En algún otro momento, otro profesor pone crucigramas, que en vez de ser rellenados con palabras, han de ser rellenados con formulas. Mientras, sé que por fuera acordonarán el hospital, pero volveré a desaparecer sin dejar rastro ni sospecha.

Es un hospital lúgubre, decrepito aunque lleno de gente, sin ventanas, de azulejos verde oscuro y corroídos por la humedad y el deplorable mantenimiento. Y allí solo hay un policía, pero es El Policía, solo me tengo que ocultar de él, pero me ve, él lo ve todo. Solo me queda correr de nuevo, como un condenado, pero él si es rápido, y subo y bajo escaleras, escaleras de estación de metro, escaleras estrechas, escaleras anchas llenas de gente, de madera, de mármol escurridizo, oscuras, angustiosas, escaleras externas de incendios, de suelo metálico de rejilla, escaleras, escaleras, escaleras. Al final le he despistado, estoy tan alto en el hospital que ya no es un hospital, es un edificio feo en el que solo hay pobreza, yonkis y prostitutas, con telarañas, heces de rata, jeringuillas en el suelo, tres dedos de roña, empapelados roídos y tejados feos. Sigo subiendo y aunque está algo mas limpio, ya no hay nadie, estoy solo en el edificio, tan solo y tan en silencio que asusta. Empiezo a abrir puertas para ver donde me puedo esconder y solo encuentro pisos inhabitables, por todos ellos parece haber pasado un huracán, con muebles tirados por el suelo y colchones roídos, parece zona de guerra, balazos en las paredes, me da cosa estar allí, pero no me queda otra. Sigue leyendo

Fotos en sueños

Me pasa algunas veces cuando estoy soñando y me pasan cosas curiosas: desde tan espectaculares ver una montaña flotante que se sostiene por la presión del chorro de agua de una pequeña fuente que hay en su base, hasta tan aparentemente aburridas como comer espaguetis en mi cuarto, junto a John Locke y Hurley de Perdidos, viendo con ellos su propia serie, en mi ordenador… y me pasa que a menudo pienso, dentro del sueño, ‘voy a echarle una foto a esto’.
Pero pienso echar la foto, no solo porque lo que quiera que sea eso, sea impresionante y un momento digno de recordar -que también-, sino porque en una voltereta extraña a medio camino entre el sueño lucido y la estupidez absoluta, pienso ‘Echo las fotos con la cámara digital y luego, cuando me despierte, las vuelco al ordenador’.

Es decir, una parte de mi llega a darse cuenta que estoy en un sueño, y de que lo que hay enfrente mia es como mínimo digno de ser recordado, pero al mismo tiempo, ni llego a caer en la lucidez de ser plenamente consciente de estar en un sueño (y poder controlarlo, que solo lo he podido hacer un par de veces), ni en la logica obviedad de que cualquier foto que eche en el sueño va a ser en vano: que yo sepa no tengo ningun puerto USB saliendo de mi cerebro…

Y todo esto, es todavía solo hablando de las veces que consigo echar las fotos dentro del sueño. En esas ocasiones, al despertarme, me jode darme cuenta de que esas fotos no sirven para nada.

Pero la mayoría de las veces ni siquiera las echo, solo lo pienso. ‘Debería echar la foto, debería echar la foto’, me repito dentro del sueño, y por unas cosas y por otras, por despistado, procrastinador, perro, dejado, vago y remolón, al final el sueño se acaba, me despierto y al final no he echado la puta foto. Lo peor, es que estando ya despierto, consciente, con los ojos abiertos, sabiendo que estoy en mi cama, en mi cuarto, aún sigo pensando: «Joder, que tonto no haber echado fotos, ya no las puedo pasar al ordenador»…

Casualidades y paranormalidades de la mano de Morfeo

«Las casualidades solo significan lo que nosotros queramos que signifiquen» es como empieza este excelente articulo de Magonia, donde como es habitual (y fácil) ridiculiza merecidamente a un Iker Jimenez cada día más crecido. Inevitablemente me acuerdo de este otro ácido texto que revela, sin genero de duda y para nuestro asombro, que hasta los objetos más cotidianos pueden esconder los secretos del universo. Y si nos ponemos, podemos argumentar que el número π esconde todos los secretos del universo, pues en sus infinitas cifras tarde o temprano nos encontramos la clavo del Todo (como por ejemplo nuestra propia vida codificada en números)

en busca de título¿A que viene todo esto? Hoy me ha pasado una cosa de este estilo.
Voy a empezar desde el principio (porque me gusta contarlo). Hoy he dejado la persiana de mi cuarto subida —al contrario que suelo hacer—, y me ha estado entrando luz toda la mañana, lo que me ha regalado una maravillosa e ingente cantidad de sueños que se guardaban en memoria cada vez que el sol me desvelaba ligeramente, en vez de perderse en el olvido del sueño continuo. He soñado que era una mosca, que me cruzaba con Magic Johnson, que me perdía en el metro de Madrid, que tenía que hacer la cola del paro, que montaba un Ford GT40, que subía en bicicleta una cuesta pedaleando con los brazos, que soltaba bombas en los Alpes para liberar aludes desde un globo… Me gustan días como este en que sueño tanto (aunque vaya cogido de la mano de dormir muchas horas y no demasiado bien). De entre las cosas sueltas que recuerdo, aparece un tipo al que apenas conozco en la vida real más que de vista. Sencillamente andaba por allí, en el sueño, entre tantas otras personas. Es un chaval que estudia la misma carrera que yo, desde hace tanto tiempo como yo (y este es el sexto año), y al que jamás le había dirigido la palabra.
Pues bien, se ha dado la casualidad de que me lo he encontrado en el supermercado, se me ha quedado mirando y al acercarse ha empezado a preguntarme ¿Oye, eres el compañero de Jose?¿Tenéis aún el cuarto libre? y hemos hablado unos segundos mientras pasábamos por caja, y yo mientras pensando ¿Te he visto antes?¿Ha sido hace poco?¿Yo no he hablado contigo nunca?¿Es esto real?…
Es una casualidad, que aunque no extraordinariamente rara, en ese momento me sorprendió mucho (lo suficiente para pensar en la rayada que ahora leéis). ¿Es raro que pasen estas cosas, el mismo día que sueño con un tipo que casi no conozco de nada me lo cruce y le dirija la palabra por primera vez en seis años? Sé que no tenía ninguna explicación, ningun sentido, -ni falta hacen- que aunque fuese una casualidad absolutamente pura no tendría valor más allá que el de curiosidad, lo cual a pesar de todo no impide que tenga una página propia en la categoría de curiosidades, (que no en la de ‘enigmas sin resolver’)

Más adelante, pensando, probablemente tiene su explicación, con lo que pierde la categoría de casualidad curiosa. Si el chaval conoce a mi compañero de piso, probablemente me conoce a mi, aunque solo sea de vista, aparte de verme en clase de vez en cuando. Probablemente nos hemos cruzado hace poco, probablemente nos hemos reconocido y ‘saludado’ (llamando saludar a ‘gesto con la cabeza desde la otra acera’) y ni tan siquiera lo recuerdo: pero si lo hace mi traicionero subconsciente, ese que coge los recortes del día, los agita y te regala una paranoia por toda la puta cara en forma de sueño mientras ni te enteras de nada.
Además, a consecuencia del sueño, tal vez me he quedado mirándole unas décimas de segundo más de lo que es normal, lo suficiente para accionar el interruptor y de forma no verbal invitarle a saludarme e iniciar una conversación intrascendente. Tal vez sin el sueño no me hubiera hablado. Todo tiene su explicación.

La Noche del CazadorEsto ya me ha recordado movidas algo más gordas. Por ejemplo, cuando uno dice que ‘alguien se le ha aparecido en sueños’: siendo ese alguien un ser querido, un conocido que ya no está. Me lo han contado alguna vez, buscandole una explicación no racional, y no hace falta ir muy lejos pues a mi mismo me ha pasado.
Un compañero al que conocía desde pequeño, de mi quinta en mi pueblo, que fuimos juntos al colegio, se suicidó hace casi tres años. Hacia entonces ya tiempo que no le veía, y ni tan siquiera en nuestro momento fuimos nunca del mismo grupete. Independientemente de las circunstancias, era el primero de mi quinta que se despedía. Ni tan siquiera me resultaba especialmente cercano. Pero eso no quita que un par de veces se me haya aparecido en sueños encontrándome con él con el mismo cariño que el que uno siente hacia un gran amigo. Una vez soñé tomándome unas cervezas con él y dos compañeros, preguntándole los tres, ‘joer tio, ¿porque lo has hecho?’, como quien se toma la última copa con un amigo que se va a vivir a otra ciudad; la otra ocasión sencillamente aparecía y le daba un abrazo como quien se encuentra con un viejo y querido amigo al que hace tiempo que no ve. Si esto es así con él, no quiero imaginar lo que puede ser soñar con tus padres, tus hermanos, tu pareja, tus hijos, si se han ido antes que tú. O lo que puede emocionalmente suponer para un ciego soñar que recupera la visión (si es que no era congénita, claro) o un parapléjico soñar que anda.
Y despertarse y encontrarse con una magnífica bofetada de realidad.

Hay quien a estas cosas le busca un sentido paranormal: piensan que realmente esas personas les han hablado desde el más allá, yo sencillamente (y quien me conoce sabe que pienso así) que no hace falta irse tan lejos, es otra jugada de nuestro cerebro, nuestro subconsciente: sencillamente echamos de menos eso que hemos perdido, es inevitable que aparezca en sueños algo tan recurrente y que significa tanto para nosotros. Lo cual, cuidado, no lo quita ningún valor: que nadie diga ‘que decepción, creía que de verdad me hablaban ellos, que chasco si es solo cosa mía’, cuando en realidad creo que es algo muy hermoso y noble.

Desde mi punto de vista, no hace falta adornar la realidad y llenarla de misticismos, milagros y ‘paranormalidades’ para asombrarse y maravillarse por su propia (nuestra propia) existencia.

Sueño con rabia

Nota: para cualquiera que llegue aquí por azar y no me conozca, deseo que no me malinterprete en este sueño. Soy una persona absolutamente normal, y aunque mentiría si dijese que jamas en mi vida he tenido ganas de romper algo por un cabreo, soy una persona tranquila y pacífica. Esto es solo un sueño y de hecho la experiencia que viví en ese sueño fue nueva en ese momento para mi. Y de esa novedad es de lo que me apetece especialmente hablar. Por otra parte, habla de una situación aunque absurda, incómoda, y que a mi mismo me pone un poco el cuerpo malo cada vez que releo esto. Avisados estais por tanto.

.

Hace unas cuantas semanas tuve un sueño muy particular. El sueño era en algo como un bar de camping/balneario al aire libre, no tenía mucho de sueño ni de surrealista. El caso es que estoy sentado en una mesa, con mi madre, con un amigo de mi pueblo al que no veo hace años, una tita mía, y una cuarta persona borrosa e indeterminada (tal vez el marido de mi tía, tal vez mi propia hermana, tal vez los dos), igual que eran ellos podrían haber sido otros, no me parece relevante para el sueño.

El caso es que mi madre pide una lata de Aquarius, se lo traen, y mágicamente, cosa de los sueños, en la mesa ya hay un vaso lleno cuando se lo traen, de un refresco similar pero que no es cosa de mezclar. No sabemos de quien era ni que hace allí el vaso pero no me importa (no nos importa) bebérnoslo. El caso es que le digo a mi madre que no lo vaya a mezclar, que me eche a mi la lata, que me la eche a mi, que me la eche a mi, que me la eche a mi…

Tapas en buena compañíaY vaya que si me la echa, me la echa encima de la comida, el caso es que lo empapa todo y lo deja incomible, y a mi con cara de gilipollas. Ni tan siquiera me salpica a mi, no estoy molesto por eso, pero no entiendo el gesto ni como ha podido entenderlo así. Y tan tranquila, y yo pregunto ¿¿que haces??, a lo que ella responde ‘ay hijo, yo que sé, me has dicho que te lo eche, no te pongas asi’, y yo ‘pero vamos a ver, que lo eches al vaso, no que me lo eches a mi, a quien se le ocurre!’

Entonces empieza la paranoia. Porque salta mi amigo y le da la razón a mi madre, dice –bueno tío, le has dicho que te lo eche, no sé por qué te pones así‘, y mi tita lo mismo, y la cuarta persona o quien fuera, se ponen todos contra mi, pues según todos ‘¿Quién iba a saber nada, sobre si quería yo echar el líquido en el vaso o encima mía?’

Ahí me empiezo a echar las manos a la cabeza, estoy flipando, ¿A quien cojones se le ocurre? ¿Quién puede pensar así? ¿No es OBVIO que quería beberme la lata, no ducharme con ella? Nadie reconoce que posiblemente estaban en un error: es más, ni siquiera nadie hace un atisbo de disculparse. Se les había ido a todos la olla, la cosa va hacia más, ya no me importaba tener todo mojado, sencillamente no entendía porque se había llegado a esta situación en la que todos se habían alineado instantáneamente en contra mía, sin razón ni provocación previa, y eran incapaces de ver algo que creo que es obvio. ¿Las reglas, el mundo ha cambiado delante mía y no me he dado cuenta? Es cuando me empezó a embargar una sensación de frustración, impotencia, y sobre todo, sobre todo, rabia, RABIA, de saber que yo llevo la razón y todos se ponían en contra mía, ser el único que sostiene mi postura y nadie intenta entenderme, mientras que yo soy incapaz de entenderlos a ellos. A todos se les ha ido la perola: el loco no soy yo: mi maldición es que en verdad soy el único que queda cuerdo.

Y mientras monto un espectáculo a voces empiezan a decirme Muy bien, Rufo, muy bien, sigue así, tú sigue con esa mala ostia que ya veras donde vas a llegar en la vida’, que a mi ya me entraban ganas de darle una patada a la mesa y mandarlos todos a tomar por culo, me parecía increíble como todos se habían puesto en contra mía, y sobre todo, saber que estaban equivocados, saber que yo era quien tenía la razón y no poder hacer nada por cambiarlo.

En fin, el caso es que cuando me desperté me dije, ‘Bennnndito sea, ‘ndito sea: gracias que solo era un sueño’. Es curioso ese alivio, con mayusculas que tiene uno después de ciertos sueños en los que uno puede hacer cosas comprometidas, al comprobar que nada es real, que no hay consecuencias.

No le busquéis ningún significado sobre si tengo alguna frustración o algún otro trasfondo en plan psicoanalítico, aparte de que no creo en esas cosas, me sorprendió verme en esa situación y tener esa reacción; al tiempo que me resultaba absolutamente creíble, convincente y creo que le podría pasar a cualquier persona.

Técnicamente se puede argumentar que en el sueño, ambas partes teníamos razón, y ambas partes teníamos nula intención de entender al otro, lo que nos separaba, polarizaba, radicalizaba y finalmente enfurecía, con el agravamiento de que una parte se veía acorralada, en este caso la mía. Me parece un ejemplo muy ilustrativo de como funcionan ciertas cosas en la sociedad, y por supuesto me hizo pensar. Una vez más, refuerza la teoría que alguna vez he comentado aquí, que los sueños son un campo de entrenamiento para enfrentarnos a emociones desconocidas: yo nunca había experimentado una rabia similar, nunca me había sentido acorralado de ese modo, solo, y en una postura aparentemente radical, aparentemente irreconciliable. Ahora conozco la sensación, y sé que es real, y no me cogerá por sorpresa la próxima vez que me enfrente a ella en el mundo real.

Como punto curioso, cómico y distendido -quiero intentar compensaros después de la ración de bilis-, antes, en el sueño, Pierce Brosnan (¿¿??) había venido a coquetear con Muriel con la ceja levantada y el rollo ese jamesbondiano que se trae siempre. El caso, es que con el cabreo, todos los de la mesa me dicen ‘pues con tu mala ostia te vas a dormir esta noche a otro sitio’, y yo pensando, ‘claro, y encima dejar vía libre al Brosnan y no poder estar vigilante’… Y no es que desconfíe de Muriel, pero el Brosnan es el Brosnan. Luego le conté el sueño a Muriel y me dijo ‘Bah, el Brosnan no es mi tipo… ‘, pero solo para añadir segundos más tarde ‘…aunque ahora que lo dices…’

xD

Menos tonterias y mira el eclipse, que la Luna está preciosa.

(nota: obviamente este post tendría que haberlo puesto antes del eclipse, no ahora. Lo siento, ni siquera yo me acordaba y si no me avisan no lo veo ni siquiera… )

¿Dedicasteis un mísero minuto a salir a la calle, o asomaros a la ventana a mirarla? ¿os acordasteis? ¿teniais alguien cerca para recordaroslo? Tranquilos, un eclipse de luna, por fortuna, no es tan raro como uno de Sol. No pasa cada mil años como seguro que ha dicho algun periodista patán, de hecho es normal que haya dos eclipses lunares al año (y puede haber más), y normalmente van asociados en el mismo ciclo a algun tipo de eclipse solar (Es más común un eclipse lunar por la sencilla razón de que la Tierra es mas grande que la Luna, y es más facil que la segunda caiga sobre la sombra de la primera y no al reves).
Pero ahí lo tuvimos, lo compartimos, lo apreciamos y nos sirve. A unos, para reflexionar lo pequeños que somos en el universo. A otros, para apreciar y disfrutar sencillamente de algo bello y que no se observa tan a menudo. O para llamar a alguien que está lejos y compartirlo mientras sabeis que los dos mirais al mismo sitio. O para despejar un poco la mente y tomar el aire fresco. O cualquier otra cosa. O todas ellas.

(O ninguna, porque eres de esos que miran dos segundos cuando te lo comentan y dices uysiquebonito para hacer el paripé, pero en fin, tú te lo pierdes)

567275.jpg

Os habreis dado cuenta (los que habeis mirado) que la Luna se veia roja, tirando a rojiza…. ¿Por qué?

Desde la Luna, la Tierra tapa por completo al Sol. Al contrario que en los eclipses solares, donde la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, por una magnífica y afortunadísima casualidad cosmica para nosotros, ambos cuerpos tienen el mismo tamaño aparente (pues la Luna es obviamente mucho más pequeña que el Sol, aunque también está mucho más cerca de nosotros que este… ¿de veras hace falta explicar estas cosas?)
La Tierra es unas cuatro veces mas grande que la Luna (en diámetro) y como consecuencia, desde la Luna, la Tierra se ve cuatro veces más grande que el Sol, haciendo obviamente que este quede completamente cubierto y de sobra.
¿Como es entonces, que si la Luna entra de lleno en la sombra… esta sigue iluminada?

Desde aqui, en la Tierra, los eclipses son absolutamente espectaculares (aun no he visto ninguno y es sin duda una de esas cosas que TENGO que hacer), pero no podeis ni imaginar lo que debe de ser ver un eclipse de sol…. desde la Luna. Justo lo que allí sucedió anoche.
La atmosfera de la Tierra, ese elemento mágico del que dispone nuestro planeta (y no la Luna), dispersa la luz del Sol. Del mismo modo que aun tras haberse puesto el Sol (o antes de salir este), vemos el resplandor durante un buen rato -lo que conocemos por atardecer o amanecer-, esa misma luz que es dispersada por la atmosfera llega hasta la Luna, desde donde se ven, al mismo tiempo, todos los amaneceres y atardeceres de la Tierra, lo que debe de ser un bellísimo anillo de fuego que baña a la Luna de este color. Tal y como la vemos.

567276.jpg

Pues eso. Menos tonterias y mirad arriba. Aunque sea de vez en cuando.