La diferencia entre la teoria y el hecho

Pongamos que existen una serie de hechos. Partimos de ese punto: están ahí, y en un principio, no se sabe por qué están ahí. Un cadáver, una manzana que cae, un fósil… Queremos intentar explicar esos hechos, y para ello se elaboran hipótesis: Fulanito fue quien lo asesinó; la tierra atrae a la manzana; ese fósil lleva ahí X millones de años sepultado por siglos de nuevos sedimentos, etc. Son solo suposiciones, un punto de partida desde el cual empezar a investigar.

Esas hipótesis, deben de contrastarse a continuación: se tiene que comprobar si fulanito estaba allí tal día, si la tierra atrae otros objetos… etc, etc, etc. Si no se pueden sostener (fulano estaba lejos y no pudo cometer el asesinato), sencillamente se desechan y se toma otra senda. Pero si finalmente, se considera que las hipótesis llegan a buen puerto, se convierten en teorías; modelos que son capaces de explicar satisfactoriamente esos hechos (y además, predecir hechos aún por descubrir) de una forma razonablemente fiable.

A esto, que he explicado de forma muy simplificada, lo llamamos método científico.

*Hemos de entender que en este contexto, el del conocimiento y estudio científico, la palabra teoría tiene una acepción distinta a la que tiene coloquialmente. Así, una teoría no es una especulación ajena de la práctica, sino una colección de leyes que relaccionan el campo de conocimiento a estudiar de la forma más precisa que es posible, y básicamente, la herramienta más poderosa y sólida de la que disponemos.

En cualquiera de los casos, las teorías a menudo no son verdades absolutas. Aunque insisto, son lo mejor que tenemos para modelar, estudiar y comprender el Universo, aún cuando puede haber miles de pruebas (hechos, evidencias) que corroboren constantemente que tal teoría es cierta, basta solo una que diga lo contrario para que esa teoría se venga abajo, y haga falta una nuevo modelo, una nueva teoría. Las teorías se ciñen a los hechos; y si una teoría no es capaz de explicar los hechos de forma satisfactoria, ha de ser replanteada.

*Con todo, no es facil ‘derribar’ una teoria, sino que esos experimentos han de ser medibles, reproducibles y contrastables (de nuevo nos hayamos ante el método científico). Es necesario poder reproducir ese fenómeno bajo condiciones conocidas y controladas para poder estudiarlo, y además, poder hacerlo cuantas veces haga falta. Cabe aquí añadir que los sentidos, la memoria y el cerebro humanos, distan de ser instrumentos fiables, como para fiarnos del “una vez vi…” o “he escuchado que…”

Asi pues, tenemos por ejemplo la Teoria de la Gravitación Universal de Newton, que describe perfectamente cómo los objetos son atraídos entre si, y que es englobada dentro de otra teoría más avanzada, la Relatividad de Einstein, que no solo describe sino que además explica, de un modo más avanzado, los mismos hechos. Ambas son validas en su campo. No son mas que teorías, que funcionan, que son compatibles entre sí, que predicen como y a que velocidad un objeto debe caer, moverse…
Como teorías, no son verdades absolutas; pero el hecho siempre va a estar ahí: ¡los objetos caen! y eso es innegable

Y a su vez, hay una teoría, la teoría de la selección natural, también llamada supervivencia del más apto, propuesta por Darwin. Es una teoría sencilla, que explica de forma muy clara la aparición, supervivencia, mejora y muerte de las especies. Es una teoría bonita, sencilla, incluso elegante. Pero no deja de ser una teoría.

Pero los fósiles… ¡podéis ir a una cantera a verlos!, ordenados de forma estratíficada, dispuestos de forma acorde y coherente a lo largo de toda la superficie del planeta, ¡están ahí!: ¡la evolución de las especies es un hecho!


Hay que comprender, que históricamente el conocimiento de nuestro mundo natural y del Universo se ha visto muchas veces frenado por el conflicto entre lo que los hechos nos demuestran, y lo que los libros sagrados nos dicen, así como la propia terquedad de la naturaleza humana. Aún cuando la Biblia, o el Corán, que  no se pronuncian por ejemplo respecto a la naturaleza de la gravedad o del movimiento y mecánica de los cuerpos, hubieron de pasar siglos hasta que el orgullo humano (creerse el centro del Universo, o que el movimiento de los planetas seguía una mecánica simple y “perfecta”) pudiera dejar paso a una comprensión más profunda y exacta de este Universo, y si sois creyentes, de la Obra de Dios. Sería, en este sentido, injusto reconocer que en los últimos tres siglos, ha sido precisamente el interés y curiosidad por comprender mejor la obra del Señor, desde un punto de vista religioso, la que ha impulsado en notable medida el conocimiento del mundo natural en el que vivimos.

A más obstáculos sin embargo se tuvo que enfrentar Darwin cuando a mediados del siglo XIX sugirió en su libro “El Origen de las Especies”, no sin una abrumadora cantidad de pruebas y demostraciones, que el hombre, al igual que el resto de especies, provenía de un antepasado común con otros simios como el chimpancé, y que todas las especies están relacionadas (lo que implica, si, que literalmente tú y yo estamos emparentados con una mosca). Sin embargo, en una interpretación literal y ciega de los textos sagrados, redactados hace miles de años, hubo gente que no solo niega a Darwin y su teoría, sino que niega la propia evolución, que como ya hemos hablado, es un hecho en si misma.

Si creéis que esos obstáculos han dejado de existir, y que la terquedad humana ha desaparecido, haciendo el acto racional, consciente y a veces doloroso de reconocer y abrazar la verdad… si lo creéis, volved a mirar a vuestro alrededor.

Un saludo.

 

El dia 3 de octubre
El creacionismo y el espagueti volador

7 pensamientos en “La diferencia entre la teoria y el hecho

  1. Quiero Armar un buen laboratorio en cual podramos aplicar y deducir muchas inquietudes.
    El que le interese la idea y pueda coneguir fondos cuente con migo.
    mi te 00541144845830.
    Soy estudiante de ingemnieria en electronica y aeronautica de la UTN Argentina buenos aires ciudad.

  2. La evolucion de las especies no es un hecho, es una teoria. La existencia de fosiles no es evidencia absoluta que comprueba el desarrollo de organismos sensillos a mas sofisticados.

    • La existencia de una serie cronológicamente estratificada de fósiles, de más sencillos a más complejos, no ‘comprueba’ la evolución, en todo caso la demuestra, Mario. Saludos.

      • de momento los evolucionistas tienen un monton de huesos como echos para demostrar de dónde somos originarios. pero la pregunta es ¿que hay de las proteinas? ¿venian incluidas en el pack de la evolucion? esta molecula trae a los evolucionistas de cabeza. de modo que amigo Rufo la compresion de un concepto y otro no lo tiene usted muy claro.
        mire ud. la teoria gravitacional ya no es una teoria, a dia de hoy se concidera un echo porque la gravedad existe y es mas compleja su explicacion que decir que hay un inmenso iman en el nucleo de nuestro planeta, al salir de nuestro planeta se han corroborado este echo. sin embagues ni palabras rebuscadas, humildemente explico lo equivocado de la redaccion en el bloc sobre el tema en cuaestion.

        un saludo.

Deja un comentario