Me voy a Escocia unos días

Desde hace cuatro años le debo una visita a Edimburgo (un grupo de amigos míos fueron y yo me quedé en dique seco). Al final voy a saldar la cuenta junto a mi familia, y solo no esa cuenta con Edimburgo, sino la que tengo desde niño con las Highlands (no desde que vi Braveheart como pensareis algunos, sino desde que vi en una revista el paisaje que acompañaba un anuncio de Cardhu).

El viaje lo hemos preparado razonablemente bien (es decir, tenemos pillado el coche, los sitios para dormir… incluso hasta hemos sacado los vuelos con antelación…), pero con la flexibilidad de que básicamente, haremos lo que queramos y nos detendremos donde queramos. Echaremos un par de días en Edimburgo, y luego recogeremos el coche y deambularemos por las Highlands: la isla de Skye, el lago Ness, los Cairngorms

Nada, solo comunicarlo, y dar envidia y tal… ;P

1200px-Eilean_Donan_Castle,_Scotland_-_Jan_2011

Como no tengo mucho más que contar al respecto, quiero aprovechar para mostraros un interesante cortometraje, rodado en buena parte en el castillo de Eilean Donan (el que veis arriba); el mismo que aparece en Los Inmortales.

El cortometraje al que me refiero, Black Angel, fue dirigido por Roger Christian, diseñador de producción de películas como Alien o Star Wars (para nada un mal curriculum), y fue creado con la intención de mostrarse como entrante junto al estreno de El Imperio Contraataca, en 1980. Narra una leyenda ‘artúrica’, en la que un caballero de las Cruzadas encuentra a su regreso a su familia enferma, debiendo enfrentarse a un ‘caballero oscuro’ para salvarlos.

Lo interesante de la historia es que los negativos originales se destruyeron, y el cortometraje se dio por perdido durante 31 años, hasta que en 2011 se descubrió una copia, que ha sido meticulosamente limpiada y restaurada y se muestra aquí, en un estado prístino. Unida a los paisajes de Escocia, a los que hace un gran homenaje, la historia luce un gran poder visual y aunque sencillo, un cuidado diseño de producción. Os dejo con ella.

(..)

Dicho esto, y como evidentemente aún no tengo fotos de Escocia (y las tendré, brace yourselves…), os recuerdo que nunca acabé de contar el viaje que me pegué a Islandia hace ya casi tres años (y no lo he olvidado), con lo que aprovecho para subir algunas fotos mías más, parecidas a las que podré tomar en Escocia, de aquel viaje a Islandia, cuyos paisajes sin duda son y serán un duro rival con las que tomaré en las Tierras Altas.

 

IcelandVík i MýrdalIceland

Iceland

Iceland

Iceland

IcelandIcelandIcelandIcelandIcelandIcelandIceland

(…)

Por cierto, hablando de Los Inmortales: me la he vuelto a repasar para prepararme el viaje, y, dándome cuenta que nunca la había visto entera, lo digo: no es tanto que haya envejecido mal (seguramente nunca fue tan buena), es que es de risa lo que se le ve el cartón, ¡por todos lados!. Eso si, la música de Queen, y efectivamente los paisajes de Escocia, brutales, lo mejor de la peli.

Plutón, al fin

Diez años. Qué digo diez: una eternidad esperando esto. Por primera vez, desde que existe, Plutón, es estudiado de cerca.

Image converted using ifftoany

La noche de Plutón, bañada por la luz de Caronte, su compañero de viaje. Luz que será suficiente para cartografiar la cara nocturna. Algo que me parece otro pasón.

 

¿Qué tiene de especial Plutón? No deja de ser un cuerpo pequeño, y que ahora sabemos, no muy distinto de muchos otros cuerpos menores que merodean las afueras del Sistema Solar, más allá de Neptuno. Descubierto no hace ni 85 años por Clyde Tombaugh, con mucho trabajo pero no sin cierto golpe de suerte (pues la la fortuna quiso que se hallara aproximadamente donde los erróneos cálculos de su mentor Percival Lowell indicaban que se debía encontrar el ‘Planeta X’), fue durante muchos años un incomprendido, extrañando a astrónomos acerca de su composición, tamaño, masa, un bicho raro que no encajaba muy bien en la foto de familia junto al resto de planetas.

pluto-demoted

Sea como fuere, cuando en 2006 al fin fue lanzada la sonda New Horizons, Plutón era él único planeta que no había sido visitado aún por una sonda espacial. Entonces pasó lo que ya sabeis: Plutón dejo de ser considerado planeta de verdad por la Union Astronómica Internacional, y paso de ser cola de león a cabeza de ratón: el primero de los de su nombre.

Independientemente de polémicas (entiendo y comparto las razones por las se ‘degradó’ a Plutón), estas me parecen irrelevantes: Plutón siguió y sigue ahí, integrado en la cultura popular y tan digno de ser estudiado como cualquier otro de los mundos de nuestro sistema Solar, aunque sea solo por el cariño que se le tiene y que le he tenido (si, cariño a una piedra volante) desde que me empezó a gustar todo esto de la astronomía (más o menos cuando tenía diez años), y con el añadido de ser el último de la familia al que no le conocíamos la cara. Ya sabéis, esa misma fascinación que durante siglos ha producido a la humanidad la cara oculta de la Luna, o la que personalmente me producen las lunas de UranoTritón: apenas exploradas, remotas, desconocidas.

878hhh1

Pluto_by_LORRI_7_July_2014_Color

Dos imágenes del mismo hemisferio de Plutón (que contiene el ya llamado ‘corazón’ o ‘ballena’ dependiendo del punto de vista), fotografiado a 14 y a 5 millones de kilómetros respectivamente, conforme la New Horizons se acerca. Imaginad cuando pase a apenas diez mil kilometros, cosa que pasará el 14 de Julio: mañana.

Update 14 de Julio: Y así se ve pocas horas antes de llegar.

NH_Approach_720

 

Y por fin, en pocos días llegará el momento. Como decía, abracé con regocijo hace casi 10 años la noticia de que se lanzaría una sonda con destino a Plutón, y que llegaría allí en la entonces lejana fecha de 2015. No voy a decir aquello de ¡cómo pasa el tiempo!, pues soy plenamente consciente de todas las cosas que han pasado y me han pasado en estos años, pero si haré uso de otro tópico: todo llega, y aquí teneis vuestra guía de campo.

Quitando el susto hace unos días, en el que la New Horizons dejó de funcionar unas horas (no sería ni la primera ni la última vez que una sonda se fuera a la mierda a pocas horas de su momento crítico), en pocos días, y en meses venideros (reíros vosotros de ADSL y modems de 56k, ¡la New Horizons envía datos a 1 Kbit por segundo!) iremos viendo las imágenes que la sonda habrá recogido en un veloz sobrevuelo a apenas diez mil kilómetros de distancia.

nh-pluto_charon_color_final

Retrato de Plutón junto a Caronte, en color *aproximadamente* real

Y entonces, igual que recuerdo cómo la sonda Magallanes exploró con radar la superficie de Venus en 1991 (recuerdo con fascinación aquellas primigenias animaciones en relieve), o la Messenger, acabando hace muy poco de cartografiar la superficie de Mercurio, o la Dawn, visitando Vesta y Ceres, o la ambiciosa Rossetta alcanzando un cometa de nombre poco amable, y por supuesto la Casinni en Saturno, trayendo algunas de las imágenes más fascinantes jamás tomadas; entonces, por fin podremos ponerle cara a Plutón.

Caras, y nombres, a sus valles, surcos, cráteres, montañas, cordilleras, planicies, mesetas, fisuras, cañones, estrías, cicatrices de una historia de eones que no es revelada por primera vez.

nh-pluto-7-11-15-580x580

La mejor imagen que tendremos del hemisferio ‘lejano’ de Plutón (cuando la New Horizons pase cerca solo verá la otra cara) en décadas venideras

Y aunque consigamos buenas fotos y datos científicos, estas solo harán lo mejor que puede pasar: dar pie a nuevas preguntas. Y al igual que las lunas de Urano y Neptuno, solo visitadas hace camino de treinta años por la Voyager 2, y para las que probablemente aún queden décadas antes de que volvamos a explorar, también transcurrirán décadas antes de que volvamos a saber algo nuevo de Plutón. Nuestra curiosidad no puede ser saciada.

Por lo pronto, esperamos, y sobre todo, disfrutamos, con este maravilloso descubrimiento, que gotea mejores y mejores noticias día a día, sobre nuestro viejo, pequeño, lejano y entrañable vecino.

Os dejó con este épico vídeo acerca de la exploración de nuestro Sistema Solar

(…)

 

##Bonus##: muy cuento viene, después del anterior vídeo, completarlo viendo este otro: Wanderers. Dadle a pantalla completa, HD, y sonido del bueno. Pelos de punta, imprescindible, casi mitológico, para los que nos gusta esto. No digo más nah.

 

James Horner. Larga vida, maestro

Hace unas pocas semanas el mundo del cine perdió a uno de sus compositores más queridos y conocidos: James Horner. No quiero dejar pasar la ocasión para rendir unos mínimos honores a este gran músico que tan feliz nos ha hecho a muchos.

James-horner

Igual que no se suele dudar quién ha sido el científico más importante de todos los tiempos, personalmente tampoco tengo problemas al proclamar quien es, como el de muchos mi compositor favorito. Al igual que en el primer caso, el problema viene al buscar el segundo. Ahí están Goldsmith, Zimmer, Morricone, Vangelis… pero, con la machacona excepción de Zimmer, ninguno ha sido tan prolífico en el mainstream como Horner. Hablaría de su tendencia a repetirse, de su apego a ciertos efectos de sonido (‘martilleador de yunques’ lo han llegado a apodar), de su mítico ‘parabará’, e incluso de sus polémicos ‘préstamos’. Horner ha sido amado, y también odiado. Es más, existen muchos que aman odiarle, y a quienes os interese ahondar, aquí van un puñado de enlaces sobre esas polémicas, en las que no me quiero entretener más: (1), (2), (3), (4), (5), (6).

Por que la mejor forma que se me ocurre de hablar de él es hacer un repaso por las que creo que son sus más brillantes piezas y bandas sonoras, que eclipsan totalmente cualquier pecadillo en el que haya caído este genial maestro.

Ahí va mi top ten, espero que lo disfruteis.

 

Sigue leyendo

Avengers: Era de Ultrón

A estas alturas no la he visto no una, sino dos veces (porque es la semana del ‘Festival del Cine’, eh, tampoco soy tan rico). Me ha gustado, tiene bastantes cosas que molan y es totalmente entretenida, pero merece matices y comentarios (con spoilers).

avengers-ultron

El caso es que la he encontrado un poco caótica. El montaje es confuso y padece un poco de síndrome ‘Michael Bay’ (por el amor de Dios, dejad respirar los planos y el montaje), y más que lagunas, siento que hay cosas que no se explican bien. Es curioso que me ha pasado algo que no me ha pasado desde hace muchos años, algo que no consiguieron en su día ni Matrix ni Origen: que me he perdido por momentos*. Cuanto menos, curioso, dado que no es para nada una película cerebral ni que juegue a la confusión. Al menos un par de veces he tenido la sensación de que no me estaba enterando de cosas. No me importó mucho la primera vez porque tenía claro que probablemente la vería dos veces (y verla una segunda vez ha servido para darme cuenta de que en verdad me había enterado la primera vez de todo…), pero aunque hay escenas largas y un pelín (solo un pelín) pesadas, creo que no hubiera pasado nada si a otras le hubieran añadido unos pocos minutos más para desarrollarlas y exponerlas mejor.

*También debía tener en cuenta con quien fui a verla: dos viejos amigos a los que no veo juntos desde hace años, y que aunque es un placer ver de nuevo una peli con ellos, sé que los jodios son de los que tienen tendencia a no cerrar el pico durante la peli, xD. De todos modos esta vez se han portado, y en cualquier caso, no me hubiera quejado nunca con ellos.

Otra cosa que me ha sacado por momentos de la peli, han sido las chorradas e imposibilidades científicas. Que si, que si, que esto son los Vengadores, ya… pero, a ver, acepto las cosas cuando vienen tal cual: Mjolnir, el Vibranio, la armadura de Stark, pero no las acepto cuando le intentan dar explicación pseudocientífica. Concretamente la explicación del ‘meteorito’ me parece que sobra totalmente.

Al igual que en la primera de Los Vengadores, me reitero en que Joss Whedon sigue sin ser un director de acción redondo. Aunque la escena del ataque al castillo con que la película nos recibe me parece brutal, un plato entrante realmente fuerte, hay otras que me encuentro a mi mismo abstraído y pensando en otras cosas. Y me ha pasado las dos veces que la he visto. Preocupante. Concretamente, la escena del camión en Seul, y todo lo que la rodea; y aunque esté chula, por instantes también la lucha entre Hulk y Stark en ¿Sudáfrica?

Por fortuna, Whedon sigue sabiendo mimar a cada personaje y les da sus dosis equilibradas de protagonismo a cada uno.

Whedon también sabe muy bien lo que nos gusta y tiene mucho tacto al presentarnos algunas golosinas. La presentación que además nos hace de Visión me parece muy acertada.

De premio, he de mencionar algo: Tetas. Tetas de la Johansson, tetas de la Olsen, tetas de los refugiados, tetas, tetas, tetas… Debería decir más bien escotes, si, pero hay carne, carne que se mueve, y eso es un foco y un imán para la atención, que desde el punto de vista de la narrativa, tal vez sea un poco contraproducente. No sé, cuidado, que no me quejo eh, que no me quejo… :D

Y ahora lo que definitivamente si me gusta: la consistencia interna, la forma de la que unas escenas dan paso a otras, cómo a veces además del sentido aparente que tienen en si mismas (la escena primera de cervezas y cachondeo con el martillo de Thor o la pelea entre Stark y Hulk se presentan aparentemente como caramelos para deleitar a los fanses), son sorprendentemente esenciales para puntos posteriores de la trama e incluso para futuras películas.

Por último, sigue teniendo sus puntos cachondos y que arrancan las risas. Lamentablemente, el momento Loki Vs. Hulk de la primera es irrepetible, aunque lo intenten. Y alguna referencia extra (por ejemplo, la cara de Ultron al ser atacado con rayos por Visión, Thor e Ironman al mismo tiempo me ha parecido muy final-de-malo de Bola de Dragón) también me ha gustado.

 

Resumiendo: me parece coherente consigo misma y está razonablemente bien construida; es una continuación decente y que ‘sobrevive’ a si misma, y dispone elegantemente las piezas para la ‘Fase 3′ del Universo Cinemático Marvel. Si la tuviera que colocar en algún lugar de esta escala, estaría en el cuarto puesto, entre Ironman 3 y la segunda de El Capitán América.

Y tiene un pecado, eso sí: es preocupantemente fácil de olvidar. Será que me hago mayor. Pero estoy dispuesto a tolerarlo.

Os dejo con unos dibujillos que me marqué hace unos años. Saludos.

Avengers - Tony Stark a.k.a. Ironman

Avengers - Thor & Capt. America

fury y natascha original

Hulk

 

Ración Individual de Personalidad: Diez Años

Esta vez si: vamos, o voy, a celebrar el aniversario de este blog. No ya con algo especial, sino sencillamente, al menos, con algo.

Digo esto, porque desde que cumplió tres años, cada 19 de abril no digo ni mú. No por nada en especial, pero llega la fecha, siento que no tengo nada nuevo que decir sobre el blog en si, pienso siempre ‘pse, con lo flojo que ha sido este año en el blog, para qué hacer leña del árbol caído’.

Y sobre todo, que para volver año tras año a la autofelación, a echar de menos mejores tiempos, y hablar de la tan-de-dosmilcuatro web dospuntocero (madre mía, que viejo se ha quedado ya lo nuevo), mejor me callo, y lo dejamos pasar.

Pero qué coño, son diez años, eso no se cumple todos los días, y como evidentemente no me da la gana hablar del blog, voy a hacer algo que parece me gusta más: hablar de mi ¡Sorpresa! Bueno, hablar de mi, contextualizándolo con el blog, pero básicamente, me apetece resumir estos diez años para navegantes.

emmm...

Este era yo, hacia verano de 2004 (aparentemente estoy haciendo este dibujillo). Si. Las otras fotos de la época en que aparezca solo yo no son mucho mejores. Ahora tengo algo menos de pelo.

Siempre me ha gustado escribir. Al igual que lo de dibujar, tampoco sabría trazar un punto concreto en el que empezase a gustarme. Por ahí hay algún artículo publicado en el periódico del colegio, del instituto…

Para mi nunca se ha tratado de ser bueno, ni de convertirme en escritor o periodista. Sencillamente me gusta escribir. Me ayuda a organizar mis ideas, a ejercitar mi mente. Si de verdad quisiera que me leyeseis más, si quisiera ser un buen escritor; para empezar prestaría mucha más atención a mi ortografía, y desde luego sería mucho más conciso, no divagaría tanto, depuraría mi estilo, leería más… Y os prestaría más atención, me miraría menos el ombligo. Pero no se trata de eso. Escribo para descargar. Para quitarme cosas de en medio, archivar, y con ello pasar página: escribir me ayuda a avanzar.

Vamos con el resumen.

(…)

En 2001, tan pronto como tuve Internet en mi casa, monté una web, cuando molaba eso de tener una web y ser ‘webmaster’. Se la dediqué ¡tachán! a Star Wars y Matrix. Tenía 17 años, qué queréis… Sigue leyendo

He de compartirlo: nuevo trailer de El Despertar de la Fuerza

Estos son el tipo de cosas que se suelen quedar colgadas en Facebook, Twitter o Pinterest de turno. Pero a este evento le quiero dar cuerpo y entrada propia en el blog: el nuevo trailer del Episodio VII de Star Wars: El Despertar de la Fuerza.

Me resulta curiosa la unanimidad en torno a la acogida de este trailer, pues sobre el primer teaser, aunque no se puede decir que no gustara, estuvo plagado de memes y debates, cosa que no ha pasado con este.

Pero la realidad es esta: este trailer me pone los pelos de punta. De verdad, no quiero que suene a frase hecha, no es algo que a estas alturas diga a la ligera.

Me devuelve a la misma sensación que cuando con 14 años vi aquel primer trailer de La Amenaza Fantasma. Muchos acabaron muy decepcionados con aquella, y en general, con las tres precuelas (no puedo decir que sea mi caso). Pero la ilusión, el potencial, el niño que llevamos dentro, están ahí.

Dicen que Abrams ha tenido mucho atino siempre en alcanzar y tocar la fibra y el corazón de los fans, y no puedo decir que no lo consiga. Star Trek Into Darkness me encantó, y puedo decir que me alegro de que el retorno de Star Wars al cine esté en sus manos, y la sensación es ciertamente que esta sabiendo usar y mezclar bien esos ingredientes, o mejor dicho, esos iconos.

Ahí estan, R2D2, esos destructores Imperiales y esos X-Wing (reinterpretados), esos efectos de sonido taaan familiares. Y oh si: ahí están Han Solo y Chewbacca. Todo cojonudo. Además un trailer tradicional, inmune a modas estridentes y que nos retrotrae a lo mejor de la aventura galáctica. Pero quiero centrar la atención en lo que realmente redondea el trailer: la música especialmente creada para el trailer de John Williams. En su día elucubré sobre quien podría sustituirle, pero hoy no puedo estar más contento de que él siga al frente de lo que es casi la mitad de la saga: su música. Haced la prueba, y escuchad solo el trailer, cerrad los ojos y sentidlo. Sensacional, increíble.

(…)

Lo curioso es que esto no es el único plato fuerte sobre Star Wars que ha habido estos días. Durante la Star Wars Celebration de este año, también se ha revelado el trailer de un nuevo videojuego, el primero que no desarrolla la desaparecida LucasArts, y de cuyo desarrollo se está encargando con infinito cariño ni más ni menos que DICE (los creadores de Mirror’s Edge y la saga Battlefield). Se llama “Star Wars: Battlefront”, y nos da la posibilidad de volver a las batallas de la saga clásica. Esa es una frase que ya he escuchado otras veces, y que con las capacidades técnicas de las videoconsolas conocidas hasta ahora, se ha logrado con más o menos fortuna.

Pero vivimos en la era del ultra alta definición. Dejo que las imágenes hablen.

Creo que si, creo que por primera vez, se puede decir que vamos a jugar las películas.

En fin, otro plato gordo que me pone los dientes larguísimos, y otra razón más para ir ahorrando para una Play 4.

(…)

 

*Por cierto, en la versión doblada del trailer de El Despertar de la Fuerza vuelve Camilo García doblando a Harrison Ford, espero que también lo hagan Salvador Vidal y Maria Luisa Solá doblando a Mark Hamill y Carrie Fisher.

Dinamarca como Erasmus. Parte 3 y fin: La experiencia personal

Nota: finalmente con esta entrada, y al contrario que las otras dos, me apetece marcar cierta distancia. Como cada entrada de este blog, esta es una fotografía, un pedacito de mi, pero en este caso mi yo de hace cuatro años. Efectivamente, el Erasmus fue una experiencia tremendamente gratificante, enriquecedora, y transformadora; y dije en su día que quería escribir sobre ello, pero algo reposado, desde la distancia (creo que me he pasado un poco con lo de reposarlo, ya xD)
Ha llovido desde entonces, pero debo esta entrada a vosotros, a mi, al blog, y si mi apuráis hasta a Dinamarca y mi Erasmus: esta debió y deberá de ser *la entrada* de referencia, la que lo resume todo, y la que enlazaré de aquí en adelante cada vez que me vuelva a referir el tema. Deberá de ser también la última que dedico al Erasmus: en lo que a mi respecta, con esto queda cerrado. Por ello me he esmerado en completar lo que empecé a escribir, y por mucho que lo vea como algo vagamente distante, he intentando darle el cierre que no supe darle en su momento. Como siempre, espero que os resulte amena la lectura. Ahí vamos.

(…)

Ni quiero aburrir, ni quiero dar envidia, ni quiero hinchar las cosas. La forma más sencilla de definir un Erasmus es concentración de experiencias.

Tal vez no son experiencias extraordinarias ni se salgan de las tablas, pero suelo decir que es como concentrar tres, tal vez cuatro años de experiencia vital en uno solo. Sé que suena exagerado decirlo, pero sé que no soy el único de los que que estuvimos allí que lo piensan de la experiencia y de si mismos: yo recuerdo el que era justo antes de llegar a Dinamarca, y al compararlo con el que volvió, lo veo y me recuerdo marcadamente más ingenuo, más niño.

Untitled

El caso es que esta foto está hecha más bien al finalizar el año…

 

Lo más importante del Erasmus, por supuesto, es la gente que conoces. Como en cualquier gran experiencia. Lo he dicho ya anteriormente, eramos muchos, muchos españoles (unos ciento y pico). Que al principio, cuando todas esas caras solo son un número, casi molesta. Tantos españoles, que de hecho no he tenido ni de lejos el mismo contacto con extranjeros. Pero pasa un año, y lo que tienes es un gran puñado de amigos, algunos para toda la vida. El lugar es especial, pero más especial es la gente que conoces. Sigue leyendo