Star Wars – El Despertar de la Fuerza. O la película que no vi. (1 de 2)


*Nota: ya ya, tendría que haber titulado esta entrada “la película KENOBI“, pero vamos a dejar tranquilo al personal y a *
buestros hojos*, no quiero morir a palos xD

millenium falcon jakku

Chewie, estamos en casa…

Pongamos por delante que amo, a falta de una palabra mejor, La Guerra de las Galaxias (me gusta así, reclamando su (incorrecto) nombre en español, por mucho que la traducción más fiel a ‘Star Wars’ fuese ‘Guerras Estelares’). Creo que alguna vez lo he dejado ya caer. Me lanzo ahora, como hace diez años, a valorar una nueva película de Star Wars. Diez años desde que salió la última entrega (la mejor) de esa denostada trilogía de precuelas, treinta y dos desde que salió la última (la peor) de esa casi redonda trilogía original. Años que también han pasado por nosotros: este tiempo pasado y los ojos con los que ahora recibimos esta nueva entrega ¿Le hacen bien?

(…)

Una crítica hecha en su día a Tiburón: La Venganza (la cuarta de la serie, aquella de la que se mofaban en Regreso al Futuro 2) decía:

“Nada mata más rápido a una secuela que la reverencia”.

La primera vez que fui testigo este mal, que ahora parece plagar todos los nuevos proyectos de Hollywood, fue en la bastarda Alien Vs. Predator 2. Solo este año, ya ha pasado dos veces: en las rellenísimas de mediocridad, esteroides y botox digital Terminator Genysis y Jurassic World. Tres películas que fui a ver al cine, seducido, encandilado por la oportunidad de revisitar viejos amigos, bonitos recuerdos, y acabar, si no decepcionado (a estas alturas uno va sabiendo lo que va a ver), si con la clara sensación de que estos experimentos que beben de la nostalgia y se alimentan (más que enriquecerse) del homenaje, no van a ninguna parte.

La pregunta inevitable es ¿Pasa lo mismo con la esperadísima Star Wars – Episodio VII: El Despertar de la Fuerza?

La rima de Star Wars

Los que ya la habéis visto, sabéis cuánto se parece este Episodio VII a la original de 1977, obviando que, no podía ser menos, cumple la tradición de contener un par de buenas batallas aéreas y al menos otra con espadas de luz. Hmmm, hasta ahora la cosa pinta mal: este Episodio VII atraviesa muchas veces esa difusa e incomprensible línea que distingue el homenaje, de la rima, o del plagio. Tenemos los mimbres para el bodrio, para el desastre. No en vano, una no desdeñable masa de fans está dejando patente que no les ha gustado esta entrega. Creo que falta una pregunta fundamental: ¿Me parece una buena película?

des0190_462d9660

Quieto parao, no nos aceleremos…

Sigue leyendo

Presentación de mi Trabajo Fin de Máster (de Profesorado)

A falta de haber hecho hoy lo que voy a contar, anoche cerraba unas semanas bien bonicas de trabajo celebrando en el cine, en pase de medianoche, el retorno de Star Wars a la gran pantalla. Como sé que muchos no la habéis visto siquiera aun, os respetaré no haciendo comentario alguno (ya la haré en unos días) pero si os digo que la atmósfera en el Kinépolis de Granada era realmente eléctrica. Al final os he puesto unas imágenes.

A lo que voy. Esta tarde he presentado mi tesina, mi TFM del Máster de Profesorado que estudié el año pasado. Y dado que no lo presenté en junio, y tampoco lo presenté en septiembre, pues si, digamos que me he quitado un peso de encima.

20151218153235

Os digo la verdad, este tipo de aparatos burocráticos no son muy de mi agrado. Me suelen parecer de un estrés y volumen de trabajo absurdos. Tuve la suerte de hacer mi Proyecto Fin de Carrera en Dinamarca, donde la cosa fue mucho más relajada de lo que hubiera sido en la universidad de Málaga (lo que no quiere decir que no currásemos), y también he tenido la suerte de poder siempre desarrollar en este tipo de proyectos un tema que me apasionaba. Lo cual no es que ayude o sea importante para un proyecto de estas características: es que es vital, imprescindible.

En este caso, me he sacado de la manga un tema del que a priori no sabía si quedaba mucho que decir: cómo aplicar la fotografía a la enseñanza, haciendo al alumno fotógrafo, y con ello, generador de su propio contenido y actor de su propio de aprendizaje. Enseñándole a tener ojo crítico, a observar, a fijarse en su entorno, y estas cosas que tanto decimos los que nos tira el rollo de la docencia: que el alumno ‘aprenda a aprender’, que se vuelva cuanto antes una persona autónoma, capaz de desenvolverse en esta maravillosa, luminosa, espléndida tormenta de mierda que es el mundo en que vivimos.

Abajo os pongo los enlaces al trabajo y la presentación.

Entre otras cosas, planteo ejercicios como debates sobre imágenes, o que los alumnos construyan una cámara estenopeica con una caja de cerillas, cinta aislante y chapa de una lata de refresco. De hecho, yo mismo he hecho una, con la que hice estas fotos.

F1000013F1000004F1000017F1000024F1000020

Sacar adelante este tipo de cosas, como os podéis imaginar, no se llevan muy bien cuando al mismo tiempo trabajas (y especialmente si es algo creativo y absorbente, que requiere que te estrujes la cabeza).

Y cómo por mucho que a veces pienses ‘solo necesito aprobar, no pienso matarme por esta chorrada, hago un churro y me lo quito de en medio’, a mi se me acaban juntando el puto perfeccionista, el jodido temeroso al ridículo, y el bastardo ansiaviva; y el resultado final ha sido que esta semana antes de la defensa habré dormido una media de 4/5 horas diarias (hacía tiempecillo que no hacía este tipo de cosas, con lo que me gusta dormir…). Para que os hagáis una idea, había ido dejando el TFM y hasta tres semanas antes no decidí presentar ahora en diciembre; el pasado fin de semana apenas tenía 40 páginas escritas y sin maquetar (puñetero y farragoso estado del arte…), y el lunes 14 por la noche, el día que supe que me adelantaban la presentación del lunes 21 a hoy viernes 18 (tres días menos), redacté del orden de otras 40 páginas hasta dejarlo medioqué: cosas que al menos tenía ya en mi cabeza, pero no había puesto aún en el proyecto. Acabé a las 10.30 de la madrugada mañana de lo que ya era el martes. Una siesta, ducha, y a trabajar (habiendo ya avisado de que iba a ir tarde). Pero bueno, ya está, estas cosas pasan, y una cosa menos.

Sea como sea, quiero compartir con vosotros la obra (enlace a archivos pdf):

 

Cuerpo del TFM

Captura de pantalla 2015-12-19 02.04.45

 

Presentación:

Captura de pantalla 2015-12-19 02.05.21

 

La presentación ha ido mejor de lo que esperaba, y las sensaciones con el tribunal bastante buenas. En unos días me dan la nota. Mientras tanto y entre otras cosas, lo celebraré jugando un rato a esto. Os iré contando.

Y no me pregunteis por oposiciones, porque eso, ni me lo planteo, ni -lo más relevante- se convocan plazas para profesor de Tecnología en este maravilloso país. En mi trabajo estoy y a mi trabajo voy, que por cierto, me sigue encantando. Otra cosa de la que también os hablaré. Cuando pueda xD

Os dejo con algunas fotos fotos del otro evento de la semana…

12376444_10206472807012397_6233633826826392267_n1681_10206472807812417_8702944587653510248_n

 

Actualización: Pues al final me han puesto un 9.9. No se ha dado tan mal la cosa :)

 

La ley del espejo

En psicología, la “ley del espejo” dice que aquellas personas en las que reconocemos nuestros mismos defectos, nos provocan rechazo. Eso implica dos cosas; primero, que reconocemos como nuestro ese defecto, incluso cuando no es explícitamente y sólo lo reconocemos a un nivel subconsciente (a demasiadas personas les cuesta trabajo practicar ese ejercicio de introspección, honestidad y autocrítica con uno mismo); y por otra parte, que efectivamente rechazamos ese defecto y no lo aceptamos como una característica inofensiva más.

Creo ser el tipo de persona que tiene la sana costumbre de sumergirse en sus pensamientos, pasar mucho rato consigo mismo, y sin duda ser autocrítico. Dicho esto, creo que cabe añadir que el que uno sea consciente de sus defectos no implica hacer mucho por cambiarlos; puede ser como el fumador que sabe que el tabaco es malo y no le gusta que le guste, pero sigue sin dejar de fumar.

Antes de enumeraros algunos de mis defectos, quiero insistir en no confundir estos llamados defectos con lo que amable y autoindulgentemente considero ‘características’. Por ejemplo, introversión y dificultad para entablar relaciones personales, patosidad/torpeza física, afán por el orden..ese tipo de errores con los que uno viene de fábrica y con los que a lo largo de la vida cada uno vamos desarrollando mecanismos de compensación. De hecho, cuando encuentro a alguien con las mismas ‘características’ que yo, suelo sentir simpatía por él, pues veo que vive con los mismos obstáculos que yo conozco tan bien.

Por el contrario, y ahora ya si, entre mis defectos reconocidos y con los que no vivo muy bien, sobresalen dos: mi lacerante impuntualidad, y mi profesional tendencia a la procrastinación.

Históricamente puede también hablar de lo que técnicamente se conoce como pachorra y tocamiento de huevos en categorías olímpicas -no olvidéis que el que esto escribe no se sacó el título de ingeniero técnico hasta los 28-. No obstante, aunque sigo y seré siendo siempre una persona pacífica y tranquila, hace años resolví adquirir un ‘modo turbo’, una especie de superyo que se mueve, hace, y va sacando las cosas adelante de forma si no eficiente, si al menos efectiva (Bienvenido a mi vida, versión-buena-de-mi-mismo, y gracias por existir). ¡Alguien a quien incluso le gusta hacer ejercicio! para que veais a donde hemos llegado…

Sigue leyendo

El *horror* de la ciencia en este país

De unas semanas a esta parte vengo viendo dos cosas en mi Facebook.

Una, como con grata sorpresa bastantes de mis contactos comparten las colosales, descomunales, hermosísimas, alucinantes, sensacionales, imponentes… extraordinariamente bellas y sobrecogedoras imágenes que la New Horizons está enviando de Plutón y su hermano pequeño Caronte.

Es decir, lo que técnicamente se conoce como

PUTO

PASÓN.

(…)

Recobremos el aliento: doy por hecho que las habéis visto, pero dado que cada semana la New Horizons me (nos) regala una nueva foto que entra directa en la selecta galería de imágenes astronómicas favoritas-ever, debía y debo compartirlas (cada una enlaza a algún artículo explicativo, donde podéis verlas en alta resolución)

Dibujo20150725-pluto-haze-new-horizons-nasa-gov

nh-spherical-mosaic-9-10-15

Recorte800px

crop_p_color2_enhanced_release_small

nh-charon-neutral-bright-releaseSD

nh-Figure1B

 

(..)

Al mismo tiempo, y previos a la reciente y “enésima” confirmación de que hay agua en Marte, muchos comparten esta o imágenes similares a esta:

11058529_1073775899305037_8909525113033609235_n

Y cuando se la veo compartida a ese colega-de-un-colega que coincidimos un par de veces, y ni sé porque lo sigo teniendo en el facebook, pues más bien paso.

Pero cuando la comparte un buen amigo, un familiar, alguien que me importa, es cuando se me cae el alma al suelo. Amablemente le respondo, al tiempo con la suficiente brevedad para asegurarme de que puede leerlo (y es un dificil compromiso, el ser breve, preciso, conciso y al mismo tiempo, no parecer que convoco Balrogs en la Lengua Negra de Mordor, pues la idea es sonar amable…).

Ar_grRb4CFY0gzm8hvUT59th9uK1KfDkez81_Pwtm5h4-360x640

Esta es la respuesta, por ejemplo, que le dejé a una amiga.

Qué creeis que voy a decir nuevo, que no hayamos dicho ya, que no nos hayamos lamentado ya. Nada. Me apetece desarrollar la idea, tal vez solo por el gusto de desarrollarla, como todo lo que es esto, un ejercicio de retórica y una vez más, por patalear y lloriquear por el estado general de la ciencia en este país en el que nos ha tocado nacer. Espero al menos que si no los conocíais, podéis añadir algunos de estos argumentos a vuestro arsenal. Os copio y pego una entrada, que tenía sentido que pusiera primero en Facebook (allí la leyó, lee y leerá la gente a la que a priori va dirigida), y que ahora os copio aquí:

 

“Estos días la sonda New Horizons retoma su actividad de enviar de vuelta la tromba de imágenes que tomó durante su sobrevuelo sobre Plutón el pasado julio, datos que tardarán más de un año en ser enviados de vuelta.
La noticia aparece en los medios y periódicos de Internet bajo titulares similares a ‘Las dunas de Plutón desconciertan a los astrofísicos’, y para mi desmayo, y para el de todos los que amamos la ciencia, con la noticia aparecen también una tromba de comentarios bastante habituales, unos más explícitos (‘qué desperdicio de dinero’), otros más pasivo-agresivos (‘a mi me desconcierta el hambre en África’), cuestionando al final abiertamente la ‘utilidad’ de estas misiones.

Aunque entre la gran mayoría de los que me leéis y me tenéis como amigo en Facebook no habrá muchos que despreciéis del mismo modo este tipo de grandes labor científica (supongo que no dice mucho a mi favor sobre el sesgo con el que escojo a aquellos con quién ‘me junto’), sigo queriendo hacer desde aquí una puesta en valor y una defensa de este tipo de aventuras de exploración.
Reconozco que desde niño he sido un apasionado de la astronomía y ello me impulsa a escribir esto, pero también se debe a que he visto unas cuantas veces en varios de vuestros muros la tramposa imagen de un niño, normalmente africano, bebiendo agua de un sucio charco, y un subtítulo que hace una afirmación parecida a esta “La humanidad busca agua en Marte mientras niños mueren de sed en la Tierra. La pregunta es ¿hay inteligencia en esta?”

Aunque entiendo el contraste que se quiere denunciar, y que sin duda es dramática la situación de tantos millones de personas en tantos lugares de este planeta, creo que usar precisamente a la investigación espacial, la investigación científica, la investigación a secas, como blanco de estás críticas y como ejemplo total del derroche absurdo, es una gran e incluso grave equivocación.

En primer lugar, y siguiendo el hilo de esa imagen que seguro que conocéis y mencionaba antes, el hecho concreto de que dediquemos recursos a buscar agua en Marte, sirve para que sepamos mejor como buscarla en la Tierra. Si queréis aplicaciones directas, ahí tenéis una.

Hablando más en general, el dinero destinado a investigación, comparado con otros gastos, es poco y pobre. En el mundo del periodismo existe implantada la idea de que el coste de lo que cuesta una misión de exploración es un dato relevante (ciertamente, cifras que se mueven en torno a los cientos de millones de euros), mientras no detecto la misma insistencia en resaltar ese dato cada vez que se envían unos cuantos portaaviones o cazabombarderos al frente de una guerra lejana, en operaciones cuyo coste supera en pocos días lo que durante años cuesta una misión científica. Me pregunto también por qué no se suelen cuestionar otros gastos más numerosos (obras públicas, por ponerlo en contexto), más irrelevantes (fútbol, moda), o éticamente sin duda mucho más cuestionables (Defensa). Por poner unos pocos ejemplos.

Son además gastos no ‘tirados’: la mayor parte de lo que cuesta una misión espacial son sueldos de ingenieros, científicos, administradores, operarios, mano de obra muy cualificada y valiosa (y para la que de hecho, hay muy pocos puestos de empleo), cuyo trabajo y por supuesto cuyos sueldos no son ‘vertidos’ como basura al espacio, sino cuyo trabajo revierte en beneficios tangibles.

Esos beneficios de la investigación, aunque se trate de investigación básica, son a largo plazo, generan mucha más riqueza que otras industrias éticamente mucho más cuestionables y sin duda mucho, muchísimo más caras (de nuevo, defensa, sin ir más lejos).

Poniendo ejemplos concretos, los paneles solares que hoy conocemos dieron sus primeros pasos abasteciendo electricidad a satélites de comunicaciones hace ya 50 años. GPS, alimentos liofilizados, velcro, pañales desechables, detectores de humo, avances en propulsión y aerodinámica para el transporte… avances todos ellos que salvan vidas.

Y finalmente, poner en tela de juicio y dudar de la que es, a mi parecer, una de las cualidades más bellas del ser humano, me parece profundamente equivocado. Esa cualidad es la de la curiosidad. La de querer saber más. La de querer explorar, salir de la isla o valle en que vivimos y saber que hay en el siguiente lugar. Escalar esas montañas solo porque ‘están ahí’. Esa cualidad, la de querer saber, conocer mejor cómo es el mundo y el Universo en el que vivimos, que es la esencia de la investigación y de la ciencia, es no solo algo que se pueda hacer al mismo tiempo que otras necesidades más inmediatas, sino totalmente necesario para saber cómo abastecernos mejor de recursos que hoy nos son esenciales a todos.

Saludos.”

 

 

Este discurso, imagino, quiero creer, necesito creer, que de algo sirve. Seguramente, no. Si por el contrario, creeis que el tono didáctico y paternalista puede ser contraproducente porque parece que solo va dirigido a gente sin formación científica, os equivocais. Pues, hamijos…

Roy Batty: "He visto cosas que vosotros no creeríais"...

He visto a Telecos hablar de lo nocivas que son las antenas de radiofonía. Arquitectos asegurando que ‘esa estructura aguantará’. Químicos hablando del peligro de los ‘chemtrails’. Geólogos hablando de formación rápida de nódulos de manganeso. Físicos hablando de hormigas corriendo en círculo alrededor de una antena Wifi. Médicos alabando los poderosos beneficios de la homeopatía. Ingenieros debatir si pesas un kilo más o no después de beberte un litro de agua. Oh, y por supuesto, “ecologistas” que niegan el origen humano del calientamiento global, cuando no negándolo directamente. 

En fin, esto demuestra que no hace falta no tener ni puta idea para no tener ni puta idea, sino que incluso gente con estudios puede elevar a los altares de la verborrea una elocuente y admirable colección de bocanadas, pulmonías, cánceres de sida y herpes de ébola por doquier.

En fin. Ahora en serio. Vivimos en un país donde la mayoría de la gente tuerce el gesto al hablarle de inversión, investigación, ciencia, conocimiento. Cómo, me pregunto, cómo podemos esperar honestamente que algún grupo político que tenga intenciones serias de elevar el gasto en I+D (y ya de camino, por qué no, en educación), salga alguna vez elegido en unas elecciones, en este país.

En fin, aquí seguimos, aguantando…

Y Septiembre, que ha pasado entero

Y aquí estamos. Más que nada, escribo para confirmar que sigo vivo. Continué el Camino de Santiago hasta Burgos (ya habrá fotos y breve crónica), y ahora a donde he vuelto, con intención de definitividad, es en Granada. Y con trabajo. Y ¡ah amigos!, algo que no va necesariamente ligado con lo anterior, ¡TAMBIÉN CON SUELDO!

Superluna en San Miguel Alto

¡Alhambra! ¿Cómo andas de guapa hoy?

Trabajo en la misma empresa que os mencioné en ese post que escribí, hace por ahora un año. Solo que ya no estoy ahí ‘de colega’ echando unas horas de vez en cuando, sino con sueldo, con horario, con buenos amigos y sobre todo con mucha ilusión en un proyecto del que espero poder mostraros pronto algo. Y no cuento nada más, por supuesto por la cosa de crear misterio, pero además porque dado que no tenemos registrados ni la marca ni los diseños, no se puede andar enseñando mucho. Hemos tenido un mes de septiembre que tela, telita, y ahora espero poder sentarme y reflexionar un poco más las cosas.

Superluna en San Miguel Alto

Foticos de Granada. Porque sé que os encantan. Esta, hecha unos días después del equinoccio de otoño desde la explanada de San Miguel Alto, la tomé solo minutos antes de la “Super Luna” que saldría apenas minutos después. Con el color he intentado, más que exágerar lo presente, recuperar los colores y la sensación de la escena que tenía ante mi: el radiotelescopio de Veleta.

 

¿Lo de ser profesor? Bueno, ahí sigue esa idea. Con la chincheta puesta, on hold, como queráis llamarlo. Ahora estoy a lo que estoy y de lo que se trata es de hacer bien lo que tengo entre manos. Mientras tanto, cuando al papá estado se le ocurra volver a contratar a gente y tal, lo mismo me planteo andar ese camino. El Máster de Profesorado lo acabé, a falta del “pequeño detalle” de presentar el Trabajo Fin de Máster (así, como quien no quiere la cosa: este septiembre me ha sido imposible). Mientras, sacarme el C1 de Inglés, y obtener el Grado en Ingeniería son aspectos a considerar previos a cualquier consideración previa de estudiar opos.

Ahí está eso, si; ahora, estoy a lo que estoy, que no es poco :D.

Nada, tan solo comentaros que estoy mu agusto, mu atareao, y adentrandome en una nueva vida y nuevos ritmos, pero con viejos y buenos amigos y un lugar en el que me siento tan cómodo y a gusto como es esta ciudad de Granada.

*Os dejo con una pequeña selección de fotos de esta sesión de vistas por San Miguel Alto, que estuvo realmente cojonuda.

¡Saludos!

 

Superluna en San Miguel Alto

Superluna en San Miguel Alto

Superluna en San Miguel Alto

 

Superluna en San Miguel Alto

¿Quereis galletas? Tomad galletas

Pos nah, aquí va la típica entrega veraniega mierder sobre alguna tontería pa dar por culo. La de hoy, que por ley ahora se nos obliga a aguantar el cuadradito porculero informativo de que aceptas las peligrosísimas y nocivísimas* cookies, y sobre todo, que se me obliga a mi a avisaros de ello. Abajo lo tenéis el aviso, si no lo he cambiado de sitio. Aceptad. O vuestro ordenador explotará. En verdad no, es broma. Lo que no es broma es que habéis perdido unos segundos de vuestro tiempo. Perdidos. For ever.

*Guiño-guiño-codazo-codazo

I-Have-Cookies-Follow-Me-Cookie-Meme

 

Es decir: la típica ley mierda de la UE destinada a dar por culo, que a veces parece que aparece del cielo con leyes tontas, tipo obligar a cocinar los espetos de sardinas en brochetas de metal y no de caña, o mucho más elegante, cargarse miles de cabezas de ganado no sea que a media Europa le de una encefalopatía espongiforme… (que ahora que lo pienso…). Es para imaginarse la escena: a unos cuantos legisladores, muy informados y muy al día de esto de Internec, deciden que es importantísimo este ejercicio de transparencia, y tienen la magnífica ocurrencia de llevar adelante esta ley: Superimportantísimo, oye.

Cookies_2

¡Si copóóón, aceptamos las PUTAS cookies, meteoslas con bambú debajo de las uñas!

Sin embargo, por el gusto de hacer el ejercicio, supongamos que el escenario es el opuesto, y supongamos que es verdad que hay un clamor popular real, tangible, influyente, de gente informadísima de ‘toda la movida esta de las cookies’ y que cree sabe  de muy buena mano que las grandes corporaciones Internec nos la quieren meter doblada, robar nuestros sueños, nuestros secretos más íntimos, nuestras fotos en pelotas disfrazados de Mr. T y con traje de latex, o pruebas del cadáver que guardamos en la alcoba, y extorsionarnos, o peor aún, vender esos secretos a Hydra.

All-the-cockies-will-be-mine

No, vamos a ver. Esta es otra evidencia más del tontismo supremo, que creo que es uno de los principales males de esta sociedad occidental pseudocivilizada. Esta sociedad que sobreprotege a los niños, que no permite que se ensucien lo más mínimo en un sentido literal (con lo comprobado que está lo bueno que es eso para el sistema inmunológico) y que sin embargo permite alegremente que se arrastren y deglutan mierda mental de la forma más desmedida. Esta sociedad que pone ahora el grito en el cielo si sus alimentos contienen gluten, como si todos fuésemos celíacos. Esta sociedad que se las da de ecologista cuando en realidad no es otra cosa que sentimentalista. Esta sociedad que está dispuesta a pagar veinte euracos por un gintonic y luego se escandaliza si alguien va más de dos veces al cine a ver una peli que le gusta. Esta sociedad que duda que Armstrong pisó la Luna pero cree en los chemtrails y el movimiento antivacunas. Esta sociedad hiperinformada sobre homeopatía, que es quimiófoba y cree que los móviles provocan cancer. Esta sociedad que… existe.

d032d6e384e5d3f55d40dc4f8010a922

(…)

En fin, no me hagáis mucho caso, porque creo que lo que me pasa, es que como todos los veranos: veo más tele (algo es infinitas veces más que nada), y noto como a cada minuto de anuncios que veo en la tele el periodo de semivida de mis neurones se reducen exponencialmente. Vamos, que me vuelvo más tonto, y m’indigna. Mejor reirse, la opción inmediata que nos queda es… no navegar. Muy rico todo. Y ahora a merendar.

resized_grandma-finds-the-internet-meme-generator-cookies-why-yes-i-d-love-some-395e3bd9befb25196f65f734eaa80485b5214e641693a8d90913cbb4457dcb7eeb83e9 8f45b5b70c7f663d96d10bebe10a8c9b I-WILL-FIND-YOU-AND--EAT-YOUR-COOKIES-meme-3522 g1367618400151443404

A todo esto. Mañana me voy a continuar el Camino de Santiago. Desde donde lo dejé el año pasado, andaré con mi padre otros diez días, previsiblemente hasta León. Si, con unas vacaciones este verano no he tenido suficiente. Es lo que tiene saber que firmas un contrato laboral en dos semanas. Pero ya hablaremos también de eso ;)

Saludos, y disfrutad lo que queda de verano!

Escocia. Apuntes

Beinn Dorain

Os presento un aperitivo, un resumen escueto y rápido de lo que ha sido mi viaje por las Tierras Altas (y también algo de las bajas) de Escocia. Como os dije en mi anterior post, he estado unos días con la familia por aquellos nortes con los que tenía una deuda pendiente, y sin muchas exquisiteces (hemos estado de albergues y bocadillos la mayoría del tiempo) y con un coche de alquiler, nos hemos dado una buena vuelta por aquellos lares.

A Gift for a Thistle

Como tampoco dispongo ahora de mucho tiempo para hacer un recorrido exhaustivo y quiero enseñaros ya algo (especialmente las fotos, fotos fotos fotos!), esto no es una lista exhaustiva (hemos hecho más cosas, como por ejemplo, ver rápidamente en Madrid esta exposición que no quería perderme), pero básicamente, el viaje ha sido lo que leéis/veis. Con este resumen os dejo, no más que un aperitivo ;)

IMG_7986 - Roja

Algunos números.

IMG_7984 - Roja

Noches

Los lugares donde hemos parado a dormir, aparte de Edimburgo (dos noches al principio y otra al final), han sido: Fort William (costa oeste), Broadford (dos noches en la Isla de Skye, gran destino de este viaje), Inverness, y Braemar (en los Cairngorns). El penúltimo día tomamos un desvío considerable para acercarnos a Stonehaven, en la costa este, a probar allí el ‘Fish’n’chips’ genuino y visitar el castillo de Dunnottar (aunque no tuvimos huevos de probar la barrita Mars frita). Mi padre condujo el coche cuatro o cinco kilómetros, con lo que podéis imaginar quien se comió el resto del viaje al volante (cosa que no me es nueva), sin poder paladear el paisaje tanto como me hubiera gustado. Eso si, las pausas, cada pocos kilómetros, por la misma razón: saborear.

IMG_8067 - RojaIMG_8268 - Roja

 

Aquí comparto un mapa con la ruta que hemos seguido, que sois libres de usar como sugerencia. El sentido que usamos es horario, empezando por Stirling y hacia la costa oeste, y acabando por Braemar y los Cairngorms. Ahora que lo se, recomiendo hacerlo en sentido contrario, yendo de menos a más, pues el Lago Ness y los Cairgorms saben a poco después de haber comprobado la grandeza y pureza más salvaje de la costa Oeste.

Captura de pantalla 2015-08-02 15.44.22

Hablando de Edimburgo (o tendría que empezar a decir ‘edinbaragh’)

Es y sería un destino cojonudo como Erasmus o lo que sea. Chavales que me leais, apuntadlo. De hecho vuelvo convencido de que es La Ciudad, una capital con todas las de ley: mis simpatías por los independentistas escoceses. Vivir un año en Escocia tiene que ser la leche, además de que con el poco contacto que he tenido con ellos, he notado otro aire, otra forma de ser más cercana y relajada que la de sus vecinos ingleses del sur. IMG_7112 - RojaIMG_6877 - RojaIMG_7121 - Amarilla

Música

Con Braveheart (del difunto James Horner), Queen (por la BSO de Highlander) y Señor de los Anillos (hacía tiempo que no la escuchaba, así que pelos de punta x2), presentes de forma prominente. Indiana Jones y Parque Jurásico también han sonado, casando a veces muy bien con los paisajes y el momento.  

IMG_7990-HDR - Roja

 

Comparaciones odiosas

Me puede, me ha atraído siempre lo remotoEscocia, que conste, ha sido y es un pasón como destino turístico. No obstante, y dado que también he estado en Islandia (y estoy enamorado de ella), me siento obligado a hacer ciertas comparaciones. Si buscáis la naturaleza realmente virgen y salvaje, paisajes sobrecogedores y realmente alejados de la mano del hombre, así como la grandeza de la verdadera desolación, gana Islandia. Si por el contrario, queréis historia, mucha historia, llena de castillos en semirruinas y antiguas historias de batallas, y la fácil accesibilidad a servicios básicos como gasolineras, supermercados, cobertura en el móvil y entrañables pueblecitos y sus gentes con sus correspondientes albergues cada pocos kilómetros, Escocia y las Highlands es vuestro lugar, sin olvidar que comparte con Islandia buena parte de su fauna y flora subárticas, así como fiordos y valles glaciares.

IMG_9163 - Roja

Cosas que han faltado

Tiempo, como siempre. Ocho días dan para lo que dan. Y no voy solo, lo que evidentemente condiciona. Como cualquier otro país, Escocia es un lugar para irse a vivir unos meses, y explorar tranquilamente. Me gustaría tal vez saltar las islas Hébridas y otros lugares más remotos, y dedicarle algo más de un día a la Isla de Skye, por supuesto. Los museos así como la vida nocturna de Edimburgo también deben de ser un pasón, pero no hemos catado ni media. Por otra parte, y como era de esperar, incluso en verano no ha acabado de hacer buen tiempo, y la lluvia ha sido cuanto menos caprichosa, aunque siempre ha habido buena visibilidad. Hubiera caminado más, hubiera ascendido a más sitios, hubiera visitado más lugares que se han quedado en el tintero… De castillos, eso si, me he quedado saciado. Y no he probado el whiskey más que de la forma más triste posible: comprando una botellita ya a la vuelta en el ‘duty free’ del aeropuerto de Edimburgo.

EdimburgoIMG_7101 - Roja

Edimburgo

IMG_8924 - Azul

The Old Man of Storr

 

Fotografía

Reconozco que es un poco bestia el dato: 40 Gb de fotos. Unas cuatro mil fotos y pico. Cuando estrené la cámara en Islandia hace tres años me volví con 14 Gb y ya me pareció una barbaridad. Las tomadas desde el coche están en JPG, mientras que cuando nos parábamos tiraba en RAW, que sube mucho el montante. Además, hay panoramas que me llevará meses ensamblar, que constan fácilmente de 30 o 40 fotos cada uno. Y no solo me llevará tiempo arreglarlas todas, es que además no me quiero dar prisa: quiero irlas repasando y redescubriendolas lentamente.

Y si os lo preguntáis, el hecho de hacer tantas fotos hacen que se prolongue mi disfrute y paladeo del viaje (más me ha jorobado ir todo el rato al volante); pero mientras ‘estirábamos las piernas’ (cosa que, insisto, ha pasado muuuucho, a veces cada pocos cientos de metros) no creais que me privé de mis momentos de silencio y con la cámara guardada, respirando ese aire tan puro.

(…)

Os dejo con unas fotos más y el resto de la galería, la cual a su vez no más que un aperitivo. Nos vemos.

 

IMG_9140 - RojaIMG_9087 - Roja

IMG_8320 - AzulIMG_8068 - Roja

IMG_8859 - AzulIMG_8853 - Azul