Cosas que piensa uno a los 25

¿No os acordáis vosotros, de chicos, de pensar cosas como “en el año 2000 tendré 16 años”, o peor, “cuando se estrene el Episodio III tendré 21”? xDD
Y así, con fechas notables de la ciencia ficción ¿Donde estaré cuando Deckard persiga androides en Los Angeles del 2019? ¿Y cuando le ganemos la guerra a Skynet? ¿Volveré a ver el cometa Halley en el 2061? Tendré respectivamente, si llego, 36, 45 y 79 años. El 31 de diciembre de 2033 llegaré a los 50. Y la cosa sigue así indefinidamente…
¿Y de que me sirve pensar en todo esto?. Pues viene a que me siento estafado.

No porque no me hubieran avisado, no porque no supiera que el reloj biológico conforme envejece percibe objetivamente el tiempo como más acelerado, ni porque la sucesión de ‘eventos’ vitales que supongan un hito que nos sirva como referencia se vea cada vez más espaciada. No porque no hubiera pensado y escrito ya antes en ello. Es porque como todo, hasta que no lo vives no te das cuenta de lo que es. Es sencillo: siendo conservadores, se me habían prometido unos 75 años de vida plácida, pero no que la función de la gráfica, en vez de ser lineal, era exponencial. Hablando en plata: que cada vez va más rápido, y lo que al cambio eran 50 años… visto lo visto y tras ajustar el tipo de inflación se quedan… pues no sé… pongamos que 15 años al cambio.

¿Llevo bien cumplir 25? Primero por lo que ya conté hace un par de posts y no voy a extenderme; resumiendo es que 25 años ya no es edad para andar por los pasillos de la facultad. Y también de lo contrario, que me toca trabajar, y que tras tantos años de clases por la tarde eso de levantarme si o si me provoca ulcera. Pero oiga, son las cosas de hacerse mayor, y a la escuela de niño y eso de levantarse a las siete me lo sé (aunque lo tenga casi olvidado… :S), y ya está. Encajar el golpe como viene, reírse (aunque sea por no llorar) y a otra cosa.

Cuarto de Siglo...

A lo que voy. Ya me jodió pasar los preciosos 18 años y abandonar aquel primer año de universidad en el que me lo pasé tan bien. Y los 24 por otra parte siempre me han parecido un numero muy bonito, una edad muy redonda: ya tienes algo de experiencia, al tiempo que todavía estas fresco, lozano. ¿Que son los 25?. Es la antigua edad a la que ya podías votar, la edad a la que trabajabas, la edad a la que empezabas a echar panza, la edad a la que echabas barba aunque fuera robando pelos de la azotea. La edad a la que visto el nefasto primer año de carrera, dijimos los amigos “bueno, a pesar de los pesares, a los 25 esperamos, deseamos y deberíamos estar trabajando”.
Pues aquí estamos: pesando más de 100 kilos y no precisamente con tableta de chocolate en la barriga, con un estado físico casi deplorable puesto que hago cero ejercicio físico (y de lo cual ni me puedo quejar puesto que la solución solo reside en mi); que la miopía me crece, así como mis entradas incipientes, mientras que mi barba da cierto asquete todavía. Noto que tengo menos agilidad mental, que olvido nombres y fechas (yo, que aspiraba a ser una IMDb andante), que me cuesta más trabajo memorizar y pensar, que a veces me repito. Sé por donde pierdo pero no en donde gano.
Pero por supuesto, que no tengo respuesta a el día en que en una entrevista de trabajo me pregunten ¿y en ocho años cuantas carreras y masters has hecho?. En fin, es volver a lo de siempre, asi que dejo eso ahí.

Pero son cosas concretas, lo que me desvela es pensar en factores numéricos: Por ejemplo, teniendo 17 te parece una barbaridad entrarle a una chica de 19, pero no te lo piensas dos veces teniendo 25. O palabras mayores: ver que compañeros de tu pueblo se empiezan a casar, y pensar que los tuyos de ahora, y tu mismo, empezareis a entrar en la misma senda de aqui a 5 o 10 años. Y por no hablar de niños, de ver como crecen, y vuelta a empezar. ¡Por Dios, que a esa misma distancia en el tiempo el mayor acontecimiento en mi vida era la aparición del trailer de La Amenaza Fantasma! ¿Es evidente la asimetría?

Hace un par de años hice un viaje con mi padre, para volver a llevar mis cosas a Málaga tras pasar el verano en mi casa. Aquel verano de 2004 estrenábamos huerto y piscina en la casilla que tenemos en el campo, donde mi padre había disfrutado infinitamente de sus tomates. Y se veia a si mismo, y recordaba a su padre, mi abuelo, que llegó hasta los 84 pudiendo casi hasta el final bajar feliz a su huerto. Por entonces mi padre andaba en 55 (hace un par de semanas hizo 60) y en un momento del viaje me dijo: “Hijo, si puedo disfrutar del huerto y de  la piscina otros 20 años, me doy por satisfecho”. Ala. Porque no sabéis como lo dijo. Coged vosotros las palabras “6 meses”, cambiadlas por “20 años”, decidlo todo en voz alta, y entonces sabréis exactamente como sonó. Exactamente ese fue el tono que le dio mi padre. Si es así como se perciben las cosas a esa edad, imaginad ahora como de estafado me siento, con cosas como pensar que en 15 años me planto en los 40, etc…

Pues no, no me hace gracia cumplir 25. Y creo que ya ningún otro año me va a volver a hacer gracia. Exceptuando tal vez los 100. Pero prometo que el 1 de enero de 2084 me desconecto de la máquina.
(Para entonces Douglas Quaid andará activando generadores de turminio prehistóricos en Marte)

Y ahora me decis ‘Bueno, bueno Rufo, que 25 años no son tantos’. A mi se me ocurre que puestos a asustarnos, a verle las orejas al lobo, prefiero hacerlo antes. Y por si alguien lo pregunta o se lo imagina: si, llevo años obsesionado patológicamente con la muerte.

(…)

Ey, mañana hablo de los regalillos que me han traido las fiestas, que me han molado bastante ;)

Y chiste malísimo que he escuchado (por suerte no es mio):  ¡¡¡FELIZ AÑO DOS MIL NUEVO!!!

Abrazos a todos :)

Y un beso para mi niña linda que está en la camita. Te quiero :*

*Punset, como siempre, tiene la respuesta: la solución para evitar el paso del tiempo es no pararse. Conocer gente, viajar, hacer cosas nuevas, no caer en la rutina, moverse. Porque el tiempo nos pilla, pero más si nos quedamos quietos.

Mujer presidenta, negro presidente (encuesta)
Pocos minutos...

10 pensamientos en “Cosas que piensa uno a los 25

  1. Nada muchacho, que así son las cosas. Lo que comentas de la rapidez con la que pasa el tiempo es totalmente cierto. Lo peor es lo que dicen de los 20 años, que todo lo que hagas en esa época te quedará grabado a fuego en el cerebro y lo recordarás toda la vida, así que deja de llorar que te quedan 5 años de la década y todavía “no has perdido los abdominales”.

    Eso sí, tío, termina la carrera, que la vida empieza después de eso. Y es jodida.

  2. Yo iba a decir Feliz Cumpleaños, pero casi que digo alguna otra cosa.
    Venga, hombre que somos jóvenes. Tienes toda la razón con lo de que cada vez pasa más rápido el tiempo conforme creces, la percepción. Pero… no sé, no sólo cuenta el tiempo como cantidad. Con 25 años ya se tiene (no los tengo pero me falta poco) la suficiente experiencia como para disfrutar mejor ciertas cosas, que con 18 no puedes comprender igual. Faltan muchas cosas importantes por ocurrir todavía. Imagino que cosas que ni si quiera podremos imaginar hasta que ocurran.

    Y lo de querer terminar la carrera ya, creo que ya lo te dije lo mismo otra vez pero bueno. Por lo menos en mi caso, me ocurría exáctamente igual que a tí, leo lo que escribes y jústamente eso podría haberlo escrito yo. Pero luego me dí cuenta de que tenía que haber aprovechado más de los años de universidad. Ahora, cuando hace poco más de medio año que fuí por última vez me doy cuenta. Así que intenta terminar, como es lógico, pero “disfruta del camino”.
    Un saludo.

  3. Eulez; jajaja, me ha gustado eso de ‘no llores’ porque yo mismo había pensado que este post parecia demasiado eso, pero vuelvo a lo mismo ¿que hay de mi derecho al pataleo? ;) (con todo, siento volver a lo mismo, siento aburriros)
    Pues eso, lo de trabajar me lo dicen los que llevan trabajando un par de años y/o tienen unos años más que yo, no paran de decirme ‘no tengas prisa en acabar, que luego te vas a enterar de lo que viene’. Con todo, creo que es entendible que a estas alturas piense que 25 no es edad de seguir estudiando. Y si fuera un llamese ‘arquitectura’, ‘medicina’, ‘ingeniero superior’… pero esta ingeniería técnica toca las pelotas. Respecto a las cosas que se quedan grabadas a fuego, es normal, es ahora cuando nos provocan impacto, igual que las experiencias de niño jugando, etc. Y lo de la panza tampoco es para tanto: la llevo teniendo desde los 12, asi que no me quita el sueño. Pero a cada año que pase, mas me costará quitarla, eso si :S
    Feliz Año!

    Jose; te digo lo mismo que a Eulez, ahora esas experiencias nos impactan, las saboreamos mejor, es ‘ahora’ cuando deben de ocurrir, o cuando estamos preparados para asimilarlas, a pesar de que suceden de forma recurrente. Pero si te voy a preguntar, ¿que quieres decir con ‘disfruta del camino’?. Me explico, creo que, con coña o sin ella, que ya he aprovechado bastante bien mi tiempo: unos primeros años envidables haciendo amigos excelentes, conociendo mucha gente, algun viaje de vez en cuando, y muchas fiestas, muchos botellones y muchas charlas hasta altas horas. Y el resto de los años, volver a lo mismo. Hasta que conocí a mi novia, y esa es otra forma nueva de ver las cosas, de experimentar y aprender, mientras al tiempo mantengo a mis amigos, comparto tiempo con todos. Por lo demás, ¿que me queda de la universidad, que me puede aportar?. ¿Mas botellones, más fiestas?. Estos amigos son para toda la vida, por lo demas, y ya hablando en plata, me da vergüenza, si no el hecho en si de seguir estudiando (nadie ha dicho que no a un Master, un Erasmus para acabar el proyecto, o unos años en otra ciudad), si el hecho de seguir empantando en una cosa que debería haber acabado de forma natural hace tiempo. Las ganas de trabajar no las tiene nadie, pero sencillamente, creo que es hora. Y otros años se me podía acusar de no estudiar lo suficiente, te tocarme los cojones y prorrogarlo mas o menos conscientemente. Hoy por hoy me estoy esforzando y no hay resultados garantizados en febrero, ni en junio. Feliz año :)

  4. Las ganas de trabajar las tenemos todos (entiendase, no las tenemos ninguno, pero las tenemos todos), lo que no tenemos es trabajo.

    Cumplir los 25, que los llevo arrastrando dos meses más que tu, es la peor putada que me ha pasado jamás.
    Se me ha ido mi tableta de chocolate, me voy quedando calvo, me canso enseguida, si bebo vomito, por poco que beba, etc.

    Si percibimos todo más rápido es por que hemos automatizado la mayor parte de nuestros movimientos y demás. No me lo invento, creo que se lo leí a Punset. Y si no fué a él, a otro por el estilo. Por eso te acuerdas más de los primeros días de una mudanza, por que estás automatizándote por la nueva casa. Pero luego ya estás automatizado.

    Estamos envejeciendo y eso no tiene nada de bueno. Osea, que vas a ver las cosas malas, pero las buenas ninguna. Dicen que la vida empieza a los 40 por que a los 40 todos los achaques se estabilizan hasta una buena temporada más tarde y se supone que tienes un nivel económico suficiente como para darte lujos y unos hijos lo suficientemente mayores como para que no te den el coñazo.

    Pero está claro que eso era antes, ahora no sólo no, sino que además tampoco

  5. Mmmm yo también he estado pensando mucho en eso. Y no soy la única. Creo que es porque por primera vez no somos los más jóvenes en todos lados, los más chicos que nosotros, los que vivieron otras cosas ya no son unos niños. En antros y bares son ellos los que se notan más. Nunca pensamos que eso de ser “señor” nos tocaría a nosotros. Y ahora, que lo vemos cercano lloramos porque la juventud que nos queda se va rápido. Y sí, 24 es un número mil veces más bonito que 25, lo disfrutaré ahora que aún lo tengo.
    Pero claro mejor 25 que 30 o 40. A mí me gusta esta edad, lo que no me gusta es que los de mi edad miren a las de 17!!!! Jejeje!!! En fin, todavía estamos chiquitos, hombre!!!!!!

  6. Pingback: Star Trek 2009: Fail | Ración Individual de Personalidad

  7. Pingback: Ración Individual de Personalidad: Diez Años | RIdP

  8. Pingback: La ley del espejo | RIdP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.