El Optimista y el Pesimista

El pesimista que dice que todo va mal y cuesta abajo es en verdad un optimista, pues en realidad espera más de las cosas. Ve que todo está hecho una mierda y que todo debería de ser mucho mejor.

El optimista que dice que no va tan mal y puede ir a mejor en verdad es un pesimista, porque en su razonamiento parte de que no hay que esperar más de las cosas: todo por naturaleza es lodo primordial, del que de por si, no se puede esperar mucho más.

Es realmente a partir de ese barro desde donde hay que construir, aunque los dos desean y esperan que trabajando las cosas mejoren.

Vaya movidas (II)
Vaya movidas (I)

5 pensamientos en “El Optimista y el Pesimista

  1. Bueno, es un enredo dialéctico… quizá la definición profunda de pesimista abarque tu idea, sí, vaya…
    Alejandro Dolina cuenta en las Crónicas del Ángel Gris sobre la nobleza de la visión pesimista de la existencia en que la búsqueda del fracaso lleva irremediablemente a una paradoja. Si buscas el fracaso y lo alcanzas, ¿habrás tendio éxito o habrás fracasado?

  2. Por fin he conseguido entrar en las bitacoras. Se entra mejor por las mañanas. VEo que últimamente os estáis poniendo trancendentales, me sumo a wave, cuando me llamen pesimista les daré caña con ese pedazo de paradoja, que me ha dejado pegado a la silla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.