La sutil diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente

(Disclaimer: no me tomeis muy en serio porque todo esto son paranoias mias que muy probablemente no coincidad ni de lejos con la realidad)

Seguro que todos nos hemos fijado en esa sutil diferencia, entre alimentes que anuncia una fecha de consumo preferente ‘antes de 2010’, una fecha jodidamente lejana en términos alimentarios, y una fecha de caducidad que normalmente llegará en pocos dias o semanas. ¿Cual es la jodida diferencia?. Bien, la cuestión es que no todos los alimentos se degradan del mismo modo, ni siguen el mismo ‘orden’, ni son devorados por las mismas bacterias u hongos, ni estos son igual de peligrosos para el hombre…

Es la diferencia entre comestibilidad y salubridad. Todos los alimentos tarde o temprano dejan de ser comestibles, y dejan de ser salubres. La cuestión es que unas veces una cosa ocurre antes que la otra. Normalmente los más perecederos pierden antes salubridad que comestibilidad, mientras que con más duraderos tiende a pasar al contrario. Por ejemplo, una bolsa de patatas fritas abiertas, dejará primero de ser comestible, y más tarde, bastante más tarde, dejará de ser salubre: primero se pondrán rancias y blandas, pero no pasará nada si las comemos en ese momento. Se dice que tiene una fecha de ‘consumo preferente’. Con el pan lo mismo, todos sabemos que tiene dos estados: crujiente y chicle, fecha de consumo a veces pocos minutos, o dependiendo del punto de vista, pocos dias… Conservas al vacio y esterelizadas, durarán de forma indefinida mientras no se vean expuestas. El yogur, normalmente tiene una fecha de caducidad de pocas semanas, podeis abrirlo a los 3 meses (y apuesto que más) que seguirá perfectamente comestible y salubre.
El problema viene cuando los alimentos no ‘avisan’: pierden antes la salubridad que la comestibilidad, es decir, tienen ‘fecha de caducidad’. Nuestro sentido del gusto es muy reducido, pues la mayor parte del gusto es olfato en realidad: la principal función del gusto es avisarnos del estado de los alimentos: amargo = malo. Pero hay instantes y situaciones concretas que puede no ser asi: La carne normalmente avisa a tiempo, pero el pescado… Los huevos, la leche, las salsas… Cuando la leche está espesa.. mal asunto. El pan y el micelio de los hongos, primero como suave harina blanca, que se densifica y se vuelve verde… el queso Philadelphia y la esponjosa red fibrosa que se genera igual que telas de araña… mal asunto también…

Por cierto, ¿sabía alguien que el moho del pan sabe igual que la tierra? De hecho, para saberlo, o bien te lo han dicho, o has probado ambos… La solitaría vida de estudiante obliga a tomar medidas. Personalmente, no compro salsas, ni huevos, ni tipo alguno de pescado a excepción del atún (que de hecho me encanta). Y tambíen que muchas cosas las acabo tirando por no consumirlas. He aprendido a tomar leche en polvo por lo futil que es abrir un cartón que muy problablemente acabe poniendose malo…

Esto lo que acabo con esté maravilloso post de nuestro compañero Firnthirith, y con una magnifica frase de mi colega Totti: ‘Vas a mirar la fecha y te dice ‘consumir preferentemente antes de… mirar tapa’… hijos de puta, el trabajo que les costará ponerlo ahí mismo…’

PD:
también me he acordao de una charla que tuve una vez con los colegas y reproduje aqui :)

Como prepararse para estudiar
La barrera de los 10 minutos

14 comentarios en “La sutil diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente

  1. Qué grandes verdades cuentas en esta anotación… la verdad es que resulta increible la facilidad que tiene una nevera para crear microsistemas.

    Algún día hablaré de cierta bolsita de ketchup que ni comestible ni salubre… vamos que su color había pasado del rojo al morado sin que nos diesemos cuenta…

  2. la putada de lo q dices es que no os dariais cuenta hasta que echaseis el contenido en la hamburguesa o lo que fuera… asi que bolsita y hamburguesa a tomar por culo… o no, no sé como como sereis de escrupulosos. jejej

  3. la putada de lo q dices es que no os dariais cuenta hasta que echaseis el contenido en la hamburguesa o lo que fuera… asi que bolsita y hamburguesa a tomar por culo… o no, no sé como como sereis de escrupulosos. jejej

  4. Joder, recuerdo la mala experiencia de abrir un bote de paté en la casa de mi padre, no suele habitar la casa por trabajo y yo creo que esa lata estaba allí desde el verano pasado (y era verano)osea, un año, menos mal que el hongo no saltó a mi traquea para ahogarme y tomar el control de mi cuerpo, pude cerrar eso a tiempo y tirarlo a la basura.

  5. Hay veces que la comida pasa a ser un ser vivo jejeje. Yo, será porque soy muy cocinillas, pero compro huevos, pescado (el otro día hice una merluza en salsa verde que estaba mmmmmmmmm deliciosa), verduras y cosas que caducan. Sólo hay que estar un poco al tanto. :P La leche, ¡tomando un vaso de leche al día no se te pone mala!
    Lo chungo es cuando algún compañero de piso te cuela en tu estante del frigo una caja o un bote con algo, y se le olvida que la tiene allí, y tú no le echas cuentas porque no es tuyo. Ay amigo… ¡ahí sí que se crean verdaderos ecosistemas!

  6. A mí el verano pasado se me ocurrió la feliz idea de dejar arroz cocido en un recipiente e irme de Interrail durante 15 días. A la vuelta tenía arroz verde en vez de blanco, y un olorcillo que tardó en irse (hubo que meter unos cuantos limones para eliminarlo). También está ese momento en que descongelé unas pechugas y se me olvidó cocinarlas hasta 2 o 3 días después…

    Es lo que tiene vivir con los padres y tener que apañártelas sola el mes de agosto: que aprendes este tipo de cosas.

  7. leche corriente y moliente no bebo mucha, lo q me pasa es q soy de yogures, zumos o biofrutas o incluso batidos, asi q cuando abro un carton de leche normal fijo q se pone malo, por eso me he acabao pasando a la leche en polvo y tampoco esta mala, joer, de hecho no se pq no la habia probado hasta el momento. y es verdad eso de cuando un compañero te la lia metiendo algo en tu estante y luego nadie echa cuentas, jejeje
    y todo esto de las pechugas me recuerda una cosa que hablé una vez, a su vez todo reconstruccion de una charla q eché una vez con los colegas… :D

    http://www.raciondepersonalidad.es/2005/08/05/criogenizacion

    con los patés pasa tres cuartos de lo mismo, muchas veces echan hongos. Y alguna cosa rara me he dejado algunas veces al fondo que casi luego por cobardia no te atreves a abrir… dices.. ah, ya se le pasará, si no lo toco seguro q se muere en el fin del tiempo…

  8. Pues yo tengo un recuerdo de cuando era pequeña que jamás olvidaré. Unos amigos nos invitaron a su chalet de la sierra. Ibamos con los papás y era un grupo bastante grande de gente. Cuando llegamos y abrieron la puerta el olor era espantoso. En resumen, se habían dejado la última vez que estuvieron allí un paquete bastante grande de carne dentro de la nevera. No quiero volver a recordar lo que vi. Sólo os digo que hasta Grissom se pasó por allí para estudiar esos bichitos que tanto le gustan. El olor no desapareció en todo el fin de semana. Todavía me parece estar oliéndolo.

  9. Tienes un error, los estados del pan no son dos tiene mas estados. Tal como lo cuentas estoy seguro que hablas del pan de los supermercados que en cuanto se enfria es como un chicle pero sin sabor a fresa.
    Mi familia tiene una panaderia y el horno en el que hacemos el pan es de leña y te aseguro que hay veces que el pan del dia anterior esta mejor que el del mismo dia. Lo que pasa es que ahora es muy dificil encontrar pan bien hecho pues el de los supermercados hecho en hornos que no son de leña (lo cual permite una coccion mas rapida y producir mas) y por eso el pan queda asi.

    Salu3

  10. jeje, Coby, se lo que dices, en verdad solo quería hacer un chiste facil. Vaya, yo me he criado en un pueblo y alli el pan de la panadería de familia y siempre muy rico, y como dices, algunas veces te daba igual comer el pan del dia o del anterior. Y con el pan de sierra (o pan cateto) que es el que ya dura 3 o 4 dias, también me gustaba mucho hacerme bocadillos con ese pan, ademas q me recuerda mis vacaciones en la sierra de segura :)
    un saludo!

    Niobe, interesante tu historia, haré la pregunta abierta (a todos) que le tocaría a mi colega iñaki… Por comerselo… cuanto dinero?? jejeje

  11. El equilibrio entre la compra semanal y el consumo a lo largo de la semana es un arte que todo emancipado debe aprender poco a poco. Yo cada vez lo hago mejor, pero siempre acabo teniendo algo que se pone malo por descuido. Recuerdo que al principio compré una bolsa de zanahorias y como me gustan más bien poco y sólo las uso para guisos (también soy cocinillas como Etringita), pues ahí se quedaron en el fondo del cajón y el día que me quise dar cuenta estaba la cocina llena de moscas de la fruta (Drosophila).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.