¿Quereis galletas? Tomad galletas

Pos nah, aquí va la típica entrega veraniega mierder sobre alguna tontería pa dar por culo. La de hoy, que por ley ahora se nos obliga a aguantar el cuadradito porculero informativo de que aceptas las peligrosísimas y nocivísimas* cookies, y sobre todo, que se me obliga a mi a avisaros de ello. Abajo lo tenéis el aviso, si no lo he cambiado de sitio. Aceptad. O vuestro ordenador explotará. En verdad no, es broma. Lo que no es broma es que habéis perdido unos segundos de vuestro tiempo. Perdidos. For ever.

*Guiño-guiño-codazo-codazo

I-Have-Cookies-Follow-Me-Cookie-Meme

 

Es decir: la típica ley mierda de la UE destinada a dar por culo, que a veces parece que aparece del cielo con leyes tontas, tipo obligar a cocinar los espetos de sardinas en brochetas de metal y no de caña, o mucho más elegante, cargarse miles de cabezas de ganado no sea que a media Europa le de una encefalopatía espongiforme… (que ahora que lo pienso…). Es para imaginarse la escena: a unos cuantos legisladores, muy informados y muy al día de esto de Internec, deciden que es importantísimo este ejercicio de transparencia, y tienen la magnífica ocurrencia de llevar adelante esta ley: Superimportantísimo, oye.

Cookies_2

¡Si copóóón, aceptamos las PUTAS cookies, meteoslas con bambú debajo de las uñas!

Sin embargo, por el gusto de hacer el ejercicio, supongamos que el escenario es el opuesto, y supongamos que es verdad que hay un clamor popular real, tangible, influyente, de gente informadísima de ‘toda la movida esta de las cookies’ y que cree sabe  de muy buena mano que las grandes corporaciones Internec nos la quieren meter doblada, robar nuestros sueños, nuestros secretos más íntimos, nuestras fotos en pelotas disfrazados de Mr. T y con traje de latex, o pruebas del cadáver que guardamos en la alcoba, y extorsionarnos, o peor aún, vender esos secretos a Hydra.

All-the-cockies-will-be-mine

No, vamos a ver. Esta es otra evidencia más del tontismo supremo, que creo que es uno de los principales males de esta sociedad occidental pseudocivilizada. Esta sociedad que sobreprotege a los niños, que no permite que se ensucien lo más mínimo en un sentido literal (con lo comprobado que está lo bueno que es eso para el sistema inmunológico) y que sin embargo permite alegremente que se arrastren y deglutan mierda mental de la forma más desmedida. Esta sociedad que pone ahora el grito en el cielo si sus alimentos contienen gluten, como si todos fuésemos celíacos. Esta sociedad que se las da de ecologista cuando en realidad no es otra cosa que sentimentalista. Esta sociedad que está dispuesta a pagar veinte euracos por un gintonic y luego se escandaliza si alguien va más de dos veces al cine a ver una peli que le gusta. Esta sociedad que duda que Armstrong pisó la Luna pero cree en los chemtrails y el movimiento antivacunas. Esta sociedad hiperinformada sobre homeopatía, que es quimiófoba y cree que los móviles provocan cancer. Esta sociedad que… existe.

d032d6e384e5d3f55d40dc4f8010a922

(…)

En fin, no me hagáis mucho caso, porque creo que lo que me pasa, es que como todos los veranos: veo más tele (algo es infinitas veces más que nada), y noto como a cada minuto de anuncios que veo en la tele el periodo de semivida de mis neurones se reducen exponencialmente. Vamos, que me vuelvo más tonto, y m’indigna. Mejor reirse, la opción inmediata que nos queda es… no navegar. Muy rico todo. Y ahora a merendar.

resized_grandma-finds-the-internet-meme-generator-cookies-why-yes-i-d-love-some-395e3bd9befb25196f65f734eaa80485b5214e641693a8d90913cbb4457dcb7eeb83e9 8f45b5b70c7f663d96d10bebe10a8c9b I-WILL-FIND-YOU-AND--EAT-YOUR-COOKIES-meme-3522 g1367618400151443404

A todo esto. Mañana me voy a continuar el Camino de Santiago. Desde donde lo dejé el año pasado, andaré con mi padre otros diez días, previsiblemente hasta León. Si, con unas vacaciones este verano no he tenido suficiente. Es lo que tiene saber que firmas un contrato laboral en dos semanas. Pero ya hablaremos también de eso ;)

Saludos, y disfrutad lo que queda de verano!

La Nueva Verdad Revelada: Patatas Fritas al Microondas. Leed y salvad vuestra alma.

*Del Creador de “La Comparativa Definitiva: Patatas Fritas”

Hoy, nochebuena, me siento generoso. Hamijos, estoy viviendo una revolución personal, y quiero compartirla con vosotros. Siento que he descubierto algo que el mundo merece saber, algo que tal vez puede salvar la humanidad. Este es tal vez el post más grande que escribo desde… no sé, ¡desde Interstellar!, y esta es una revelación que debe ser conocida. Os presento la auténtica verdad. Os presento…

Las patatas fritas (*) al microondas.

IMG_3134 - Azulb

Crujientes, sabrosas, “ligeras”, y con su buena hamburguesaca con vegetales (que no vegetariana) de acompañamiento :D

*Disclaimer: más que fritas, asumo que sería más correcto decir deshidratadas, pero el sabor es, por lo demás, idéntico.

De adicto a adicto os lo digo. Como podréis imaginar, aquella ¿promesa? que hice hace dos años de abandonar las patatas fritas de bolsa no la cumplí ni de coña. Sigo una dieta variada, no fumo y hago con regularidad ejercicio, pero sigo tan enganchado a ellas como siempre. Las patatas fritas que no me las quite nadie. Sistemáticamente en mi despensa hay muchas bolsas, a menudo varias abiertas, y garantizo que jamás se ponen rancias: las acabo antes de que pase ningún desastre. Garantía. Una bomba de calorías esperando formar un buen atasco en alguna arteria vital. ¿Soluciones?

Bueno, experimentando he ido llegando a alguna solución interesante. Desde hace unos años, en mi casa se vienen haciendo almendras tostadas al microondas. Mi hermana, que es muy de estas cosas. Crudas, las almendras peladas se embadurnan en una mezcla de agua, harina y sal, y se dejan literalmente tostar al microondas en un plato (previamente untado de aceite) hasta que adquieren ese color dorado. Perfectas como snack, o para machacarlas y usarlas como aliño en la cocina. La curiosidad me ha llevado a probar algunas combinaciones, y con las ideas del ruso friki, y por el cientifiquísimo método de prueba-error (ya se decenas de formas de como NO hacer lo que os voy a explicar), me dispongo a presentaros la receta que cambiará your lives forever. Ahí va, sin más dilación.

 

  1. Se pela una patata mediana, y se corta en rodajas finas.
    Una rebanadora, o incluso el mismo pelapatatas, pueden aseguraros un grosor fijo y os hará trabajar más rápido. No cabrá más de una patata por plato; si queréis más, tendréis que hacer otra vuelta.
  2. En un plato grande se coloca una hoja de papel vegetal.
    No es estrictamente necesario (más tarde añadiremos más) pero restregar unas gotas de aceite sobre el papel no es mala idea. E intentar prescindir del papel vegetal, confiando en que embadurnar el plato de aceite será suficiente para que todo se despegue luego de forma fácil, NO es buena idea.
  3. Añadir a las patatas cortadas una cucharada de aceite (no es necesario más) y sal al gusto. Como alternativas/añadidos, pimienta, tomillo, limón, curry… son bienvenidos, de nuevo a vuestro gusto. Remover la mezcla y las patatas con las manos buscando una distribución uniforme de los componentes.
  4. Disponer las rodajas en el plato con papel vegetal, aprovechando bien el espacio disponible. No temáis que se toquen, es más, os invito a que lo hagan, pues habrá una divertida y conveniente sorpresa.
  5. 8-9 minutos al microondas a máxima potencia (800 Watios en mi caso)
  6. Et voila!!
IMG_3139 - Amarillab

A falta de buena compañía, que mejor que una buena película para cenar…

 

Las patatas habrán adquirido un maravilloso color marrón dorado, estarán crujientes, y lo más fascinante, se despegarán con una facilidad pasmosa del papel, que por cierto, podréis volver a aprovechar perfectamente. Si las patatas se tocaban entre si y no dejasteis huecos, saldrán como una unidad, no solo ahorrándoos trabajo sino siendo potencialmente un bello objeto decorativo para vuestros platos!!

2014-11-26 14.07.11

Un buen sombrero decorativo y crujiente de patata. Apuntad, gourmets.

 

Con lo que tenemos unas patatas crujientes, gruesas, doradas, realmente deliciosas, y lo más importante de todo: ¡hechas por vosotros, lo que por definición las hace mucho mejores que cualquier bolsa negra que se ponga por medio!

Además, habéis ahorrado energía (9 min. de microondas supone una eficiencia mucho mayor que vuestra cocina, ya sea eléctrica o de gas), habéis gastado menos aceite (menos de una cucharada por patata), e insisto, es un producto al que no se le han añadido productos que desconozcáis, ni conservantes, ni aditivos que os puedan incomodar.

(…)

Pero lo mejor, tal vez, es precisamente lo laborioso que es hacerlas. Es sin duda más barato, pero también lleva más trabajo. A los 9-10 minutos que tarda una sola patata en deshidratarse, sumad pelarlas, cortarlas, y mezclarlas con el aceite y la sal (con el pringue asociado). Es mucho más fácil coger un puñado de una bolsa, que liar esta movida, por supuesto, igual que es mucho más fácil coger un cigarrillo del paquete que liarlo tu mismo.

Así es: las patatas “fritas” al microondas son a las patatas de bolsa como el tabaco de liar lo es a los cigarillos. Es mejor porque es más barato, pero sobre todo, porque consumes menos. Es producto de tu propio trabajo, lo que te hace apreciarlo y saborearlo más, y también saciarte antes, pero principalmente, consumes menos por el sencillo hecho del tiempo que lleva prepararlo.

La solución, por supuesto, sería abandonar las patatas fritas o el tabaco (ya lo he dicho sobre lo segundo, yo no fumo), pero ya que va a ser que no, personalmente recibo esta opción con los brazos más que abiertos.

En fin, acabo este post con una frase que he escuchado a vegeratarianos y veganos más de una vez: “menos mal que las patatas fritas no están hechas de carne”…

Patatas fritas, gracias por existir :D

 

La belleza de un cohete explotando

Os habréis enterado de un zucezo que ocurrió en las costas de Virginia hace un par de días: un cohete no tripulado destinado a la ISS estallaba en el despegue.

.

Quiero dejar claro que este tipo de noticias, en si, no me agrada nada, y no es por el gasto y el derroche que a muchos os viene a la cabeza sino al contrario, aunque el desarrollo de mi argumento lo prefiero dejar para el final. En Estados Unidos este accidente ha tenido especial repercusión, pues además de cuestionar la política de subcontratas de la NASA, bastante gente estaba atenta al despegue, al ser desde una base cercana a Washington y otras zonas muy pobladas del país, y no muy usada hasta el momento.

Orbital Sciences Antares Launch (201410280009HQ)

Pero dejemos por un momento aparte las seriedades y concentrémonos en el tema: a todos a muchos nos mola las explosiones.

Nos encantan en el cine, nos encantan en la realidad, y al igual que un meteorólogo o un vulcanólogo flipan en colores con huracanes y erupciones, creo que todos somos los suficientemente maduros para poder separar su capacidad de horror y poder de destrucción (no somos el coronel Kilgore vanagloriando el olor del napalm por la mañana), de su poder hipnotizador y mera belleza plástica.

Os dejo sin más con mi video preferido, el que tiene los comentarios sin censura y sin mojigaterías (al igual que este) de los reporteros que lo vivieron en directo :D

Y es que ¡copón! ¡es una explosión que lo-tiene-todo!, ¡su detonación con fuego entre el humo negro en primer lugar, la caída con la gran lengua de fuego, la primera detonación al caer al suelo y entonces la supraluminosa y gigantesca bola de fuego, de nuevo con partículas y metralla (¡haciendo figuras espirales!), su nube de vapor y su más que visible onda expansiva, y finalmente todas las partículas incandescentes al rojo blanco cayendo conforme la esfera de fuego y humo asciende! Ni a propósito creo que hubiera salido mejor, ¡¡Es la polla limonera!! :D

rocket2

Vamos, que despierta al niño y no-tan-niño que llevo dentro que soy, el que de pequeño más que dibujar escenas con montañas y arcoiris, dibujaba helicopteros con metralletas, y a lo largo de los años se ha dedicado a creaciones como estas

xPloD

Boceto dibujado en Photoshop en 2006 para estrenar mi tableta de dibujo. Colores familiares…

 

En fin, como podéis imaginar, vídeos hay a cascoporro.

(…)

En fin.

Volviendo a las seriedades y como decía al principio, estos accidentes me joden especialmente por ser la baratísima excusa esgrimida por aquellos que critican este tipo de gastos, que aún siendo considerables, representan una fracción mínima del gasto público que los países más avanzados dedican a investigación (así, en general), que ya de por si es bastante pobre. Porque, siendo perfectamente compatible con el gasto para ayudas sociales y el bienestar general de la sociedad (todos sabemos muy bien qué cosas son las no compatibles), criticar este tipo de inversiones, que no gastos, como si no fuesen absolutamente necesarios para el progreso y el avance de la civilización, es negar una de las más bellas características de lo que nos hace humanos: la de la sed por la exploración y el conocimiento. Lo digo en serio.

 

Así pues, celebremos la carrera por la exploración del espacio, ¡y qué mejor manera que con un clásico, esta excelente ración de explosiones de cohetes! :D

El Puntillo

Estoy rescatando una serie de posts sobre mi estancia hace (ya) tres (putos) años en Dinamarca (entre unas cosas y otras, nunca publiqué nada resumiendo aquel año). El caso es que he llegado al tema del alcohol y los daneses, y ese tema se me ha ido de las manos, tanto como para dar un post aparte. Aquí van esas conclusiones.

La Europa de la Cerveza frente a la Europa del Vino.

Siempre tuve curiosidad por el norte de Europa. Por conocer la Europa protestante frente a la católica, la de la cerveza frente a la del vino, la de la mantequilla frente al aceite de oliva. La del clima de mierda. La de corrupción cercana a cero… (No entro a hablar de la tercera Europa: la ortodoxa, la del vodka, la de pasado comunista y corrupción por las nubes). Hasta 2009 apenas había salido de España y en apenas tres años, ya veis, taché de mi lista Suecia, Alemania, Noruega, Islandia, además de haber vivido un año en Dinamarca y otro en Reino Unido. Creo poder decir que un poquillo los conozco. Y esta es mi conclusión clara: estos guiris son unos borrachos.

(…)

En verano de 2001 tuvimos por dos semanas una estudiante irlandesa de intercambio en mi casa. El segundo fin de semana, nos la llevamos a una casa de campo para tenerla bajo control y evitar que la liara como hizo el primer fin de semana: tanto el viernes como el sábado tuvimos que ir mi padre y yo al parque del pueblo a recogerla porque había alcanzado el coma etílico en tiempo record. Según mi hermana, que era quien la llevo de botellón con sus amigos, quería ‘enseñarnos cómo se bebe’ a los españoles, pues según ella eramos unos aburridos y la estábamos decepcionando. 14 años tenía aquella prenda.

Bueno, siempre podéis decir ‘es un caso puntual’; es más, hablamos de irlandeses, que si son conocidos por su amor a la Guinness (que me encanta, por cierto)

Y aún me podréis decir, ‘hombre, en España también nos gusta el alcohol, ¿dónde no?’, aquí también hay mucho borrachín, por nada montamos una fiesta, y nos encanta la noche. Y para colmo, el alcohol es barato, al menos si lo comparamos con otros países (En Dinamarca, no por menos del triple).

.

Que si, que nosotros también sabemos liarla cuando nos da por ahí…

Pero la diferencia esencial que nos distingue, a los guiris de los latinos, más allá de la religión, o del conflicto entre mantequilla o aceite de oliva, es que a nosotros nos gusta el puntillo.

 

El Puntillo.

El puntillo, que arte. Esa alegría, esa locuacidad, esa desinhibición, esa exhaltación de la amistad… Y un arte es alcanzarlo, quieres pillarlo pronto, pero mantenerlo el máximo posible de tiempo. Y calculando para no abandonarlo, ni por defecto, ni por exceso. Do-si-fi-can-do. Divirtiendose, pero con identidad, con control. Mola beber, pero también mola seguir estandoVale, sabemos que no todo el mundo sabe cuando levantar el pedal, pero por norma general, incluyendo a adultos (la copa de vino diaria) y jóvenes (la cultura del botellón) nos gusta la fiesta, no el desmadre.

Bien, pues por lo visto, esto es patrimonio nacional. La sensación que me llevé es que en el norte el objetivo de toda ‘fiesta’ es simple: el coma etílico. Quien llega antes a él, gana. Si en el proceso puedes derramarle la copa a unos cuantos a base de codazos, mejor. No recordar la noche anterior, la mayor de las condecoraciones. Y si hay que empezar a beber a las 7 de la tarde, que así sea. Para colmo, cuando los jóvenes vienen aquí (el llamado ‘turismo de botellón’), al país-fiesta-y-sol, y ven que nuestra ‘fiesta’ es beber mientras charlamos y pelamos pipas, piensan ‘¿Esto qué es? Voy a enseñarles lo que es “fiesta” de verdad’.

from-russia-with-love-15-most-popular-stereotypes-of-russia-2

Porque hay categorías y categorías

 

Esto, los jóvenes. ¿Y los adultos? Bueno, Copépodo describió bastante bien lo que es una ‘fiesta’ en los EEUU. Quitando los horarios, el concepto y el espíritu de socializar es universal. Ahora, ni de coña beber entre semana. Entre semana se trabaja, punto. Si, son gente disciplinada. Pero ¿al llegar el fin de semana? Bueno… tengo otra anécdota que contar.

En Dinamarca me hice amigo de un pinche de cocina barcelonés. El se había casado con una danesa, y según él, llevaba un estilo de vida como pinche -siendo el último mono en la cocina- miles de veces mejor que el que tenía en Barcelona como jefe de una editorial (incido en ello porque me vendrá al hilo en futuras entradas). Pues bien, me contaba que al conocer en España a la que ahora es su mujer, al principio llegó a creer que su entonces aún novia tenía verdaderos problemas de alcoholismo.

Por lo visto, sus dudas se disiparon al venir por primera vez a Dinamarca: la pequeña fiesta de bienvenida en la casa de los que serían sus suegros acabó con él, junto a su futuro cuñado, arrastrando a su respetabilísimo vecino septuagenario hasta su propia casa y cama.

Me contaba que fue la primera vez para él ver algo así. Pero no la última.

(…)

Total, que como dijo el gran Carl Pirelli Lewis, la potencia sin Control no sirve de nada. Buenas noches.

US sprinter Carl Lewis appears in a new Pirelli tyre advertisement which will be unveiled in Britain..

La Cultura Ñorder (oda a la mierda de WhatsApp)

Son las 5 de la mañana. Muy rico esto de levantarse cada díajjfszzzzzzzzz…..

(…)

Me encanta la mierda del Whatsapp.

68410_168597399931214_1771768920_n

Es el fistro de las mierdas. Vale para todo, lo mismo para un roto que para un descosío.
Si la lías por culpa del autocorrector, nada que no puedas solucionar con una buena mierda.

caca1Y es que si ella puede sonreír, nosotros también podemos.caca1

 

 

Como la que he echado esta mañana. Una mierda sólida, íntegra y coherente. Alegre como Kim Jong-Un, y campechana como el Rey Juan Carlos. caca1
Alcanza a clasificarse para la Copa Classics 2014, pero cae en fase eliminatoria.

caca1

La condecoro, a título póstumo. Ñordón de Oro y medalla de Cagarlos III. Las condecoraciones más altas que puede recibir una mierda en este país.

caca1Una buena mierda, me va a costar despedirme de ella. Le deseo un buen viaje.
Le envío una pequeña compañera, para que no se sienta sola. Se nos van siempre los mejores, snif.

caca1

A la pequeña, la he llamado Danny de Vito.

A la grande, Sor Zenegger.

lacroqueta.com_1402271137

Buenos días a todos :D

El día que estuve a punto de morirme (en verdad no)

… y mi hermana no vino a ayudarme… (¡¡historia de terror en ciernes!!)

Una mañana de verano de hace no demasiados años. Seguía estudiando en Málaga, aunque como de costumbre, estoy echando el verano en mi casa, en Canena. Mi padre probablemente está en su huerto, o dándose unas vueltas en la piscina, y mi madre tal vez haciendo recados. Hace calor, balcones abiertos, luz entrando a raudales, sábanas cubriendo los tobillos. Yo sigo durmiendo en mi cama, y con total seguridad sigue haciendo lo mismo mi hermana en su cuarto.

Y entonces, el horror: ¡¡¡calambre en la pierna!!!

Nunca sabes cuando van a venir, y no recuerdo si fue el clásico de la pantorrilla, o el de la planta del pie. Lo que si recuerdo es que fue horroroso. Nefasto. Extenuante. Extraordinariamente doloroso. Otras veces me había encogido y retorcido del dolor, con esa horrible mueca y los músculos del cuello tensos. Sabeis lo que es, a todos nos ha pasado alguna vez. Pero esta vez fue más, esta vez no lo contuve, esta vez grité: grité como un verdadero hijodeputa, grité realmente sabiendo que quien me escuchara en la calle, se preocuparía. Como para llamar a la puerta y preguntar. Como para llamar a la policía, a una ambulancia, al ejército…

Vale, en lo último me he pasado, pero, ¿se trataba de un grito teatrero, exagerado, sobreactuado?: La-cabeza-de-los-cojones: dolió como mil demonios, fue un grito salido de las entrañas, sin ninguna voluntad de ser retenido. Mi padre ha sufrido cólicos nefríticos y le he escuchado gritar: algo igual de primario. Yo necesitaba gritar, necesitaba soltarlo, necesitaba ventear y desviar ese dolor. Y probablemente lo hice a propósito; sabía que el dolor remitiría en unos (larguísimos) momentos, pero quería que alguien se preocupara: quería asustar.

Y asustar concretamente a mi hermana: sabía que ella tenía que estar en su cuarto.

Y entonces el dolor remitió. Deje de gritar, recuperé la postura. Y entonces vino el silencio.
Porque yo esperaba, ESPERABA, que una voz temblorosa saliera del otro cuarto, preguntándome; “¿Rufino? (…) Rufino, ¿estás bien?”.

PERO ES QUE NO SE MOVIÓ NI CRISTO. Y yo *sabía* que mi hermana estaba ahí. Pues no, no pasó nada. Ni yo ni ella lo mencionamos cuando nos levantamos a la hora de comer, y aquella anécdota, aparentemente, cayó en el olvido.

(…)

Tuvieron que pasar años para que viniera a cuento, para que yo dijera ‘aquella vez’…. ‘Aquella vez que grité como si me estuviera muriendo, ¿me escuchaste?’.

¡Vaya que si me escuchó, la jodia! Claro que se despertó, con mis gritos, y claro que se le encogió el corazón al escucharme vocear de aquella manera. Solo que quedó a la espera. Con tanta luz por la mañana, ningún pensamiento terrorífico le vino a la mente (quien sabe si de haber sido de noche podría haber pensado que alguien había entrado en la casa y liado una slasher movie en pleno centro del pueblo), sencillamente, hizo la de Homer Simpson, y esperó-a-que-todo-pasara.
Y efectivamente, al minuto me callé. Y entonces ella pensó “parece que se ha callado”. Y le concedo, imagino, que esperaría unos minutos a ver si volvía a dar señales de dolor, o de vida. Quien sabe. O no. Lo mismo ni eso: se volvió a dormir, tal cual, segundos después de haberme callado. Niaaahh, se iba a preocupar ella, ni pollas… con sus veinte añazos entonces (aprox), preocuparse de si su queridísimo hermano estaba bien o no: que se dejara de mierdas y de quejas y de gritos y de mariconadas y la dejara volver a dormir…

Tener hermanos para esto. Algún día os cuento la vez que me dio un capirotazo en el ojo abierto. (Si ella quiere, también puede contar unas cuantas mías, claro… xD)

Venga, os invito a contar alguna con vuestros herman@s/prim@s, que seguro que teneis unas cuantas ;)