La Nueva Verdad Revelada: Patatas Fritas al Microondas. Leed y salvad vuestra alma.

*Del Creador de “La Comparativa Definitiva: Patatas Fritas”

Hoy, nochebuena, me siento generoso. Hamijos, estoy viviendo una revolución personal, y quiero compartirla con vosotros. Siento que he descubierto algo que el mundo merece saber, algo que tal vez puede salvar la humanidad. Este es tal vez el post más grande que escribo desde… no sé, ¡desde Interstellar!, y esta es una revelación que debe ser conocida. Os presento la auténtica verdad. Os presento…

Las patatas fritas (*) al microondas.

IMG_3134 - Azulb

Crujientes, sabrosas, “ligeras”, y con su buena hamburguesaca con vegetales (que no vegetariana) de acompañamiento :D

*Disclaimer: más que fritas, asumo que sería más correcto decir deshidratadas, pero el sabor es, por lo demás, idéntico.

De adicto a adicto os lo digo. Como podréis imaginar, aquella ¿promesa? que hice hace dos años de abandonar las patatas fritas de bolsa no la cumplí ni de coña. Sigo una dieta variada, no fumo y hago con regularidad ejercicio, pero sigo tan enganchado a ellas como siempre. Las patatas fritas que no me las quite nadie. Sistemáticamente en mi despensa hay muchas bolsas, a menudo varias abiertas, y garantizo que jamás se ponen rancias: las acabo antes de que pase ningún desastre. Garantía. Una bomba de calorías esperando formar un buen atasco en alguna arteria vital. ¿Soluciones?

Bueno, experimentando he ido llegando a alguna solución interesante. Desde hace unos años, en mi casa se vienen haciendo almendras tostadas al microondas. Mi hermana, que es muy de estas cosas. Crudas, las almendras peladas se embadurnan en una mezcla de agua, harina y sal, y se dejan literalmente tostar al microondas en un plato (previamente untado de aceite) hasta que adquieren ese color dorado. Perfectas como snack, o para machacarlas y usarlas como aliño en la cocina. La curiosidad me ha llevado a probar algunas combinaciones, y con las ideas del ruso friki, y por el cientifiquísimo método de prueba-error (ya se decenas de formas de como NO hacer lo que os voy a explicar), me dispongo a presentaros la receta que cambiará your lives forever. Ahí va, sin más dilación.

 

  1. Se pela una patata mediana, y se corta en rodajas finas.
    Una rebanadora, o incluso el mismo pelapatatas, pueden aseguraros un grosor fijo y os hará trabajar más rápido. No cabrá más de una patata por plato; si queréis más, tendréis que hacer otra vuelta.
  2. En un plato grande se coloca una hoja de papel vegetal.
    No es estrictamente necesario (más tarde añadiremos más) pero restregar unas gotas de aceite sobre el papel no es mala idea. E intentar prescindir del papel vegetal, confiando en que embadurnar el plato de aceite será suficiente para que todo se despegue luego de forma fácil, NO es buena idea.
  3. Añadir a las patatas cortadas una cucharada de aceite (no es necesario más) y sal al gusto. Como alternativas/añadidos, pimienta, tomillo, limón, curry… son bienvenidos, de nuevo a vuestro gusto. Remover la mezcla y las patatas con las manos buscando una distribución uniforme de los componentes.
  4. Disponer las rodajas en el plato con papel vegetal, aprovechando bien el espacio disponible. No temáis que se toquen, es más, os invito a que lo hagan, pues habrá una divertida y conveniente sorpresa.
  5. 8-9 minutos al microondas a máxima potencia (800 Watios en mi caso)
  6. Et voila!!
IMG_3139 - Amarillab

A falta de buena compañía, que mejor que una buena película para cenar…

 

Las patatas habrán adquirido un maravilloso color marrón dorado, estarán crujientes, y lo más fascinante, se despegarán con una facilidad pasmosa del papel, que por cierto, podréis volver a aprovechar perfectamente. Si las patatas se tocaban entre si y no dejasteis huecos, saldrán como una unidad, no solo ahorrándoos trabajo sino siendo potencialmente un bello objeto decorativo para vuestros platos!!

2014-11-26 14.07.11

Un buen sombrero decorativo y crujiente de patata. Apuntad, gourmets.

 

Con lo que tenemos unas patatas crujientes, gruesas, doradas, realmente deliciosas, y lo más importante de todo: ¡hechas por vosotros, lo que por definición las hace mucho mejores que cualquier bolsa negra que se ponga por medio!

Además, habéis ahorrado energía (9 min. de microondas supone una eficiencia mucho mayor que vuestra cocina, ya sea eléctrica o de gas), habéis gastado menos aceite (menos de una cucharada por patata), e insisto, es un producto al que no se le han añadido productos que desconozcáis, ni conservantes, ni aditivos que os puedan incomodar.

(…)

Pero lo mejor, tal vez, es precisamente lo laborioso que es hacerlas. Es sin duda más barato, pero también lleva más trabajo. A los 9-10 minutos que tarda una sola patata en deshidratarse, sumad pelarlas, cortarlas, y mezclarlas con el aceite y la sal (con el pringue asociado). Es mucho más fácil coger un puñado de una bolsa, que liar esta movida, por supuesto, igual que es mucho más fácil coger un cigarrillo del paquete que liarlo tu mismo.

Así es: las patatas “fritas” al microondas son a las patatas de bolsa como el tabaco de liar lo es a los cigarillos. Es mejor porque es más barato, pero sobre todo, porque consumes menos. Es producto de tu propio trabajo, lo que te hace apreciarlo y saborearlo más, y también saciarte antes, pero principalmente, consumes menos por el sencillo hecho del tiempo que lleva prepararlo.

La solución, por supuesto, sería abandonar las patatas fritas o el tabaco (ya lo he dicho sobre lo segundo, yo no fumo), pero ya que va a ser que no, personalmente recibo esta opción con los brazos más que abiertos.

En fin, acabo este post con una frase que he escuchado a vegeratarianos y veganos más de una vez: “menos mal que las patatas fritas no están hechas de carne”…

Patatas fritas, gracias por existir :D

 

Máster de Profesorado en Granada, os pongo al día
Selecciones, actualizado

Un pensamiento en “La Nueva Verdad Revelada: Patatas Fritas al Microondas. Leed y salvad vuestra alma.

  1. Pingback: Puesta al día: mi trabajo de profesor en ESADA (y otras cosas) | RIdP

Deja un comentario