Y ahora ¿qué?

Ya he recibido el último papel que necesitaba, la carta de admisión, ara ya si, salvo catástrofe, me voy de Erasmus. Ayer hice no el último examen de mi carrera, pero casi. Me quedan tres dos asignaturas y me han comentado la posibilidad de hacer los examenes que me queden desde allí, coordinando la hora, recibiendo el examen por fax/email y con un profesor vigilandome, una interesantísima alternativa y alivio para el bolsillo, ahorrandome el ir-venir, volver a matricularme… etc. Si hubiera llegado a esa situación, hubiera sido mi décimo año de carrera. Undécimo contando el año estudiando matriculado en Informática de Gestión. Toda la gente de mi edad que conozco de antes de irme a estudiar, acabaron el más tardío hace años sus estudios. Pero lo más escandaloso, es que incluso los que han estudiado conmigo empiezan a acabar, nuestra esperanza de vida media estudiando (sobre 7-8 años) se está viendo cumplida (hasta cinco amigos han presentado su proyecto/acabado este año).

Cumplo en ya 27 años. No tengo ninguna experiencia laboral. España está en crisis, eso dicen, y dado que para conseguir el título en Dinamarca me piden hacer 5 meses de prácticas, no descarto para nada no solo hacerlas allí sino quedarme allí indefinitely si la cosa no me desagrada. Así está el tema.

¿Donde está la incognita? Nada, tampoco hay muchas. Seguir estudiando, seguir pa’lante, lo que surga, sin planes muy claros. Nunca ha habido planes claros, la verdad. La carrera ya está casi acabada, lo que ya es muuucho decir (con la de años sin ver luz al final del tunel…). Y ni siquiera es todavía el momento de ese ‘y ahora ¿qué?‘ que te debes preguntar cuando acabes de estudiar, si es que no te lo has preguntado antes, un camino que has tomado sin plantearte tampoco muy profundamente por qué. «Porque lo hace todo el mundo». «Porque sin carrera no vas a ningun lado». Venga, vale. Oye, voy a echarme otra copa, a ver si veo otra cara que no sea la tuya.

Precisamente al escribir esto vengo de una moraga. Hace unos días discutía sobre lo que hemos de lamentar no tener apenas amigos en nuestra misma carrera, gente a quien pedir apuntes, a quien pedir las prácticas para copiarlas, a quien  preguntar para saber como corrigen los profesores o como suelen hacer los exámenes de otros años… Consecuencia, obviamente, de ir a clase menos de lo esperable/deseable, no hay disculpa por ahí. En la moraga he estado saludando a gente que conozco de vista desde hace años, y nunca había encartado presentarme (los habituales ya sabéis que no soy tampoco el colmo de la sociabilidad), gente a la que saludo y hablo por primera y sobre todo, probablemente por última vez. Chavales amables y con los que bien hubiera compartido repetidas veces una cerveza (curioso que esta noche ha estado plagada de abrazos, exhaltación de la amistad, lo típico), y más dolorosamente, niñas muy guapas (en mi ingeniería hay bastantes tías, dicho sea de paso) en las que incontables veces he detenido la mirada y a las que nunca había osado presentarme. Claro, claro que me suena tu cara, ¿como te ha salido estructuras?¿Ah, que eres de Almería? pues si, he estado allí un puñao de veces, tengo bastantes amigos de allí… No sé, me ha parecido terriblemente irónico, una cruel justicia poética, que me despida de tanta gente a la que conozco de hace tanto tiempo y recién acabo de presentarme…

Y luego los de siempre. A vosotros, ya hablaremos, ya nos veremos, ya vendréis esta tarde a mi piso a ver el España-Alemania (visto se ha!!!), ya me contareis los sanfermines que os vais a pegar (cabrones), ya nos veremos en mitad de verano, ya nos veremos en septiembre cuando venga a coger aquí el avión, ya vendreis a visitarme visitarnos a Denmark (no soy el único del grupo que se va al mismo lugar)…
Ocho años nenes. Ni mejores ni peores. Ocho. Ocho a vuestro lado. Y si, hay cierta frontera que dice que es una etapa y que se ha acabado. ¿Y ahora qué?

Nada gente, estoy nostálgico y también con una rica castaña encima. Que ver como pasa el tiempo es una mierda, y más cuando sientes que no lo acabas de aprovechar, que ves como se te escapa entre los dedos. Han sido ocho años de mucho rascarme el escroto, lo que no es ni muchísimo menos sinónimo de haberlos aprovechado (maldito pepito grillo). Sencillamente me apetecía dejarlo por escrito y compartirlo también con vosotros. Abrazos a todos.

Nota: pasado un tiempo prudencial de 24 horas para publicar esto (efectivamente, lo escribí con una rica castaña encima pero tuve la prudencia de no publicarlo en el momento), lo dicho ha sido publicado sin modificaciones. Lo mejor es que ya hay una buena respuesta a la pregunta primera: ¿y ahora qué? La respuesta está clara: el domingo a Madrid a ver la final todos juntos, los sanfermineros y los que nos hemos quedado aquí abajo y quien se quiera acoplar :D

pro_photo1278535591uuu

SE VA A LIAR PARDA.

Inmortales
Lost, The End. Grande. Y Gracias.

3 comentarios en “Y ahora ¿qué?

  1. Como gane España se va a hundir el país en el Mediterráneo. Aviso que esa noche de domingo va a ser la ostia, que se vayan olvidando los jefes de tener al personal reluciente la mañana siguiente.

    Sobre tus planes de futuro y tal, a mi me parecen cojonudos. Intenta colocarte en las Dinamarcas, que te va a ir mucho mejor que aquí y vas a ganar mucho más dinero. Pero no te desesperes si ves que no encajas o que te cuesta, que irse por ahí al extranjero no es igual de fácil para todo el mundo. Sobre lo de los 11 años de vida estudiantil… te lo digo claro: te has pasao, bacalao. Pero eso ya lo sabes, no hace falta remarcarlo más, no?

    Suerte!

    Ya sabes que yo me voy a Copenhague de vacaciones a primeros de agosto, a ver que tal. Voy a flipar con las bicis

  2. Eulez, de momento van ocho (nueve) años, pero vaya, vaya que si me he pasao, ya llegará mi hora. Pero total, como España va a ganar y vamos por ello a salir de la crisis, poco importa nada (todo) xDD

  3. weno, mañana nos vamos a ver y lo hablaremos pero bueno te digo que yo acabé la carrera hace poquisimo como aquel que dice, que mas o menos todos llevamos el mismo ritmo de ir sacando estudios lo mas lento posible, que da mucho miedo mirar hacia delante porque nos espera el abismo, y que bueno, quizas alli encuentes tu sitio, quien sabe, daremos vueltas sin parar hasta que un trabajo o una mujer nos esclavize en algún punto del mapa, luego haremos visitas anuales a los amigos estén donde estén, es buena excusa para viajar esa, ver a los amigos. Que encima te enseñan lo bueno de la ciudad que ellos ya han vivido y experimentado.

    Somos una generación muy poco luchadora y trabajadora, es la pura verdad, tendremos que cambiar a base de palos en estos años, es que lo veo venir… lo vamos a pasar mal porque nos han educado en la abundancia. Y la abundancia se ha acabado.

    Weno lo dicho, nos vemos mañana!!!!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.