Viajar ligero (con Nacex y Packlink, por ejemplo)

Decía Joaquin Sabina ‘por mis sueños va ligero de equipaje/sobre un cascarón de nuez/mi corazón de viaje’. Mi padre, que se sabe las mismas que el ubetense (ni os imagináis hasta que punto, aunque esa historia la cuento otro día), nunca ha parado de decirme ‘viaja ligero’, recordando sus años mozos saltando de pensión en pensión en Granada. La misma historia me la decía cuando año tras año llenábamos el maletero y los asientos traseros de nuestro Ford Focus cada verano que volvía de Málaga. No entendía como alguien de apenas 20 años podía acumular tanta tontería… (y bueno, lo que queda). Por fortuna ya no tengo que mover un ordenador de torre, con su monitor de tubo, impresora y tarrinas y tarrinas de DVDs (ahora todo se reduce a un portátil y tres discos duros), pero he ido aprendiendo a no acumular cosas, y aunque de Dinamarca aun me volví con unos 50 kilos de material -como atestigua la foto inferior-, aquí a Birmingham vine bastante más ligero: solo 25 kilos.

Unos 50 kg de equipaje llevaba en ese momento, en la estación de trenes de Copenhague, camino del aeropuerto y de vuelta a casa. Vamos, lo que viene siendo TODO.

Con todo, con tanto inmigrante -ayer leía en este artículo que se calcula que solo en el año pasado 100.000 españoles llegaron a Reino Unido-, es natural que uno acumule cosas, por muy ligero que venga, y luego quiera llevárselas de vuelta. Y como ya nos sabemos el paquete que nos meten los de Ryanair como queramos pasarnos de listos con equipaje, esto nos deja un alternativa sensata y cada vez más creciente: envío de equipaje por paquetería.

No puedo hablar en primera persona de esto (aun no he hecho uso directo de estos servicios), pero ya que me han preguntado, si puedo hablar de la experiencia de dos de mis compañeras de piso, también españolas, que no han tenido problema alguno con ello. El servicio que han usado es el de Packlink, que permite buscar y comparar precios, algo que nos facilitará mucho la tarea (siendo Nacex una de las opciones destacadas). Con Packlink tenéis la ocasión de comprobar que por un paquete normal (20 o 30 kg) las tasas suelen ser inferiores a lo que nos costaría facturarlo en el avión, además de quitarnos de incomodidades de ir demasiado cargados moviéndonos con toda la carga por autobuses, trenes y terminales. Por supuesto, los paquetes llegan sanos y salvos a casa en pocos días (siendo de nuevo Nacex una de las opciones más fiables), siendo la única cosa que a menudo nos piden la de tener una impresora a mano para poder sacar los códigos de control que deben ir pegados al exterior de la caja.

Yo, que queréis que os diga, mi vida ahora es un caos impredecible, pues llevo camino de cuatro meses sin saber qué va a ser de mi vida en la próxima semana, pero aunque esto me obligue a permanecer ‘ligero de equipaje’, la paquetería internacional siempre puede ser un servicio muy socorrido si queréis encargar a vuestros padres/hermanos/hamijos que os envíen una buena caja con jamón, chorizo, chocolate Valor, paté La Piara, tomate frito Apis y esas tantas otras cosas que ya sabéis que solo existen en un lugar en la Tierra…

"La ridícula idea de no volver a verte" (Rosa Montero, Editorial Seix Barral, 2013)
*Comentarios restituidos

3 comentarios en “Viajar ligero (con Nacex y Packlink, por ejemplo)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.