La suerte del observador

Me considero una persona de relajadas costumbres, eso bien lo sabéis los que conocéis, y más de una vez lo he comentado en el blog. Soy tranquilo, remolón, y con una lamentable tendencia a la impuntualidad en situaciones banales. Al mismo tiempo que, diré en me defensa, no solo he sabido cómo hay que hacer las cosas cuando llega el momento, sino que también sé cuándo llega ese momento de ponerme las pilas (cada vez más a menudo, por cierto, y especialmente cumplidos los treinta).

En cualquier caso, tal vez de forma general y un tanto vaga, diré me considero un tipo que ha tenido suerte.

‘Suerte’ tiene muchas definiciones, y es un tema que da para muchas otras entradas, ofcors. Está por ejemplo la postura de aquellos que afirman categóricamente que la suerte no existe, solo existe el trabajo (y de esto, os juro que hablaré).

Por eso, dejaré claro qué es lo que entiendo por buena suerte: aquello improbable y fuera de control que en caso de acontecer, juega a tu favor.

Dehesa Jiennense

Los derroteros de un camino imprevisible para el que no siempre puedes estar completamente preparado.

Lo de la impuntualidad lo he mencionado específicamente porque (ya me extenderé en otra ocasión) implica apurar el tiempo, y esto es esperar no solo que nada salga mal sino también a veces (muy imprudentenemente, lo concedo) contar con que lo que parece tener mayores probabilidades de salir mal, salga bien.

Pondré ejemplos: a pesar de esa tendencia mía a apurar, personalmente jamás he perdido un vuelo (aunque estuve cerca una vez, y definitivamente estuvo lejos de ser culpa mía), pero conozco a personas cercanas que los han perdido repetidas veces, que lo hacen sistemáticamente, por cosas tan sencillas como no mirar el reloj, o no haber cambiado la zona horaria, o no haber calculado el tiempo necesario para facturar. Incluso por esperar demasiado y relajarse estando ya en la zona de espera (lo juro que es real). Y no hablo de gente necesariamente de costumbres relajadas, a algunos de ellos los calificaría incluso de ‘nerviosos’ e hiperactivos. Es totalmente real lo que hablo, e insisto, hablo de perder vuelos, no de perder un bus que sale cada 15 minutos (los cuales, hablando de nuevo de mi, si he perdido más que bastantes veces). Gente que, consciente o inconscientemente, dejan cosas al azar, cosas que luego salen mal, y que luego dicen que en su vida tienen ‘mala suerte’.

(…)

Aquí entra por fin el experimento que Richard Wiseman, un psicólogo estadounidense hizo hace un par de años.

El experimento consistió en reunir a dos grupos de gente: aquellos que se consideraban a si mismos con buena suerte en la vida, y aquellos que se consideraban con mala.

Wiseman les dio a individuos de ambos grupos una revista y les pidió que contaran cuantas fotografías había en ella. De media, aquellos con mala suerte tardaban unos dos minutos en contar todas las fotos, mientras aquellos con buena suerte completaban el reto en unos segundos.

¿Cómo era posible? Porque aquellos ‘suertudos’ encontraban un mensaje en la página dos que decía: “Para de contar. Hay 43 fotografías” ¿Y porqué los desafortunados no lo conseguían? Estaban tan enfocados en contar las fotos, que se les escapaba el mensaje.

(aquí, *.PDF)

La idea es clara. Si te enfocas demasiado en buscar un tipo concreto de trabajo, perderás otras oportunidades. Si te centras demasiado en buscar pareja, te perderás encontrar buenos amigos, etc. En otras palabras, ‘detente a ver los lados del camino’. Ese proverbio es conocido desde siempre. Sin embargo, me encanta como el anterior experimento lo ilustra y demuestra empíricamente.

*(Más: “La guía del ‘perdedor’ para tener suerte”)

Hablaba antes de la gente que no sabe controlar cuando relajarse, y luego resulta que pierde aviones. O se queda sin gasolina. O falla en la fecha de un examen. O llega tarde a una entrevista de trabajo. Y luego, dicen que ‘tienen mala suerte’.

Atardecer Refulgente

Yo puede que sea un tipo de costumbres relajadas, pero algo dentro de mi pertenece atento a nivel subconsciente, y cuando llega el momento me salta una alarma, me entra un ‘calor’ que hace click y me pone en modo execute.

Desde aquí, abogo por una actitud más reflexiva y contemplativa, de mirar alrededor y observar, pero siempre combinada con un gentil sentido de la prioridad y la mesura de saber detectar los momentos críticos y ponerse las pilas.

*(Más: Tener suerte es una aptitud fácil de aprender)

Dehesa Jiennense

Nota: Este, una vez más es un borrador que tenía a medias desde hacía al menos dos años. Coincide que lo publique justo ahora en una época de mi vida en lo que cabe es todo menos contemplación y reflexión (de ahí, que tenga que tirar de borradores…). Llevo unas cuantas semanas especialmente duras en el trabajo, yendo casi literalmente de la cama al trabajo y del trabajo a la cama, y no tiene pintas de cambiar a corto plazo. Precisamente, el problema de esto, es que yo al igual que mis compañeros, empezamos a cometer errores, algunos bastante tontos. A no llevar un seguimiento correcto de lo que llevamos entre manos. A no lucir todo lo bien que podríamos lucir, dados unos plazos adecuados… Ay Dios, esto es agotador…

La Cultura Ñorder (oda a la mierda de WhatsApp)
"Synecdoche, New York" (Charlie Kaufman, 2008)

Un pensamiento en “La suerte del observador

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.