Sueño con rabia

Nota: para cualquiera que llegue aquí por azar y no me conozca, deseo que no me malinterprete en este sueño. Soy una persona absolutamente normal, y aunque mentiría si dijese que jamas en mi vida he tenido ganas de romper algo por un cabreo, soy una persona tranquila y pacífica. Esto es solo un sueño y de hecho la experiencia que viví en ese sueño fue nueva en ese momento para mi. Y de esa novedad es de lo que me apetece especialmente hablar. Por otra parte, habla de una situación aunque absurda, incómoda, y que a mi mismo me pone un poco el cuerpo malo cada vez que releo esto. Avisados estais por tanto.

.

Hace unas cuantas semanas tuve un sueño muy particular. El sueño era en algo como un bar de camping/balneario al aire libre, no tenía mucho de sueño ni de surrealista. El caso es que estoy sentado en una mesa, con mi madre, con un amigo de mi pueblo al que no veo hace años, una tita mía, y una cuarta persona borrosa e indeterminada (tal vez el marido de mi tía, tal vez mi propia hermana, tal vez los dos), igual que eran ellos podrían haber sido otros, no me parece relevante para el sueño.

El caso es que mi madre pide una lata de Aquarius, se lo traen, y mágicamente, cosa de los sueños, en la mesa ya hay un vaso lleno cuando se lo traen, de un refresco similar pero que no es cosa de mezclar. No sabemos de quien era ni que hace allí el vaso pero no me importa (no nos importa) bebérnoslo. El caso es que le digo a mi madre que no lo vaya a mezclar, que me eche a mi la lata, que me la eche a mi, que me la eche a mi, que me la eche a mi…

Tapas en buena compañíaY vaya que si me la echa, me la echa encima de la comida, el caso es que lo empapa todo y lo deja incomible, y a mi con cara de gilipollas. Ni tan siquiera me salpica a mi, no estoy molesto por eso, pero no entiendo el gesto ni como ha podido entenderlo así. Y tan tranquila, y yo pregunto ¿¿que haces??, a lo que ella responde ‘ay hijo, yo que sé, me has dicho que te lo eche, no te pongas asi’, y yo ‘pero vamos a ver, que lo eches al vaso, no que me lo eches a mi, a quien se le ocurre!’

Entonces empieza la paranoia. Porque salta mi amigo y le da la razón a mi madre, dice –bueno tío, le has dicho que te lo eche, no sé por qué te pones así‘, y mi tita lo mismo, y la cuarta persona o quien fuera, se ponen todos contra mi, pues según todos ‘¿Quién iba a saber nada, sobre si quería yo echar el líquido en el vaso o encima mía?’

Ahí me empiezo a echar las manos a la cabeza, estoy flipando, ¿A quien cojones se le ocurre? ¿Quién puede pensar así? ¿No es OBVIO que quería beberme la lata, no ducharme con ella? Nadie reconoce que posiblemente estaban en un error: es más, ni siquiera nadie hace un atisbo de disculparse. Se les había ido a todos la olla, la cosa va hacia más, ya no me importaba tener todo mojado, sencillamente no entendía porque se había llegado a esta situación en la que todos se habían alineado instantáneamente en contra mía, sin razón ni provocación previa, y eran incapaces de ver algo que creo que es obvio. ¿Las reglas, el mundo ha cambiado delante mía y no me he dado cuenta? Es cuando me empezó a embargar una sensación de frustración, impotencia, y sobre todo, sobre todo, rabia, RABIA, de saber que yo llevo la razón y todos se ponían en contra mía, ser el único que sostiene mi postura y nadie intenta entenderme, mientras que yo soy incapaz de entenderlos a ellos. A todos se les ha ido la perola: el loco no soy yo: mi maldición es que en verdad soy el único que queda cuerdo.

Y mientras monto un espectáculo a voces empiezan a decirme Muy bien, Rufo, muy bien, sigue así, tú sigue con esa mala ostia que ya veras donde vas a llegar en la vida’, que a mi ya me entraban ganas de darle una patada a la mesa y mandarlos todos a tomar por culo, me parecía increíble como todos se habían puesto en contra mía, y sobre todo, saber que estaban equivocados, saber que yo era quien tenía la razón y no poder hacer nada por cambiarlo.

En fin, el caso es que cuando me desperté me dije, ‘Bennnndito sea, ‘ndito sea: gracias que solo era un sueño’. Es curioso ese alivio, con mayusculas que tiene uno después de ciertos sueños en los que uno puede hacer cosas comprometidas, al comprobar que nada es real, que no hay consecuencias.

No le busquéis ningún significado sobre si tengo alguna frustración o algún otro trasfondo en plan psicoanalítico, aparte de que no creo en esas cosas, me sorprendió verme en esa situación y tener esa reacción; al tiempo que me resultaba absolutamente creíble, convincente y creo que le podría pasar a cualquier persona.

Técnicamente se puede argumentar que en el sueño, ambas partes teníamos razón, y ambas partes teníamos nula intención de entender al otro, lo que nos separaba, polarizaba, radicalizaba y finalmente enfurecía, con el agravamiento de que una parte se veía acorralada, en este caso la mía. Me parece un ejemplo muy ilustrativo de como funcionan ciertas cosas en la sociedad, y por supuesto me hizo pensar. Una vez más, refuerza la teoría que alguna vez he comentado aquí, que los sueños son un campo de entrenamiento para enfrentarnos a emociones desconocidas: yo nunca había experimentado una rabia similar, nunca me había sentido acorralado de ese modo, solo, y en una postura aparentemente radical, aparentemente irreconciliable. Ahora conozco la sensación, y sé que es real, y no me cogerá por sorpresa la próxima vez que me enfrente a ella en el mundo real.

Como punto curioso, cómico y distendido -quiero intentar compensaros después de la ración de bilis-, antes, en el sueño, Pierce Brosnan (¿¿??) había venido a coquetear con Muriel con la ceja levantada y el rollo ese jamesbondiano que se trae siempre. El caso, es que con el cabreo, todos los de la mesa me dicen ‘pues con tu mala ostia te vas a dormir esta noche a otro sitio’, y yo pensando, ‘claro, y encima dejar vía libre al Brosnan y no poder estar vigilante’… Y no es que desconfíe de Muriel, pero el Brosnan es el Brosnan. Luego le conté el sueño a Muriel y me dijo ‘Bah, el Brosnan no es mi tipo… ‘, pero solo para añadir segundos más tarde ‘…aunque ahora que lo dices…’

xD

Casualidades y paranormalidades de la mano de Morfeo
Menos tonterias y mira el eclipse, que la Luna está preciosa.

4 pensamientos en “Sueño con rabia

  1. Es curioso que sueño más estando junto a ti. O más bien, será que el dormir se hace más ligero y me despierto fácilmente, por lo que recuerdo más los sueños.

    Desde ese día miro a Pierce Brosnan con otros ojos… xDDD
    Me has hecho reir esta mañana. :*

  2. etringita; a mi me pasa lo mismo, ya lo sabes, nos despertamos aunque sea solo un segundo, suficiente para ‘guardar la partida’ y que los sueños no se nos olviden :)
    :**

    Dick; en eso pensaba también, en sra doubtfire xDD

    Rafa; cabezados en la pared en el mundo real? joer, si acaso en la mesa de la comida del sueño…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.