Google quiere cerrar Reader: ¿Es que estamos gilipollas, o qué?

No os mentiré: a diario solo leo cuatro, tal vez cinco blogs. Los cuatro o cinco que de los que me gustan que publican con regularidad diaria. Que cada vez, por cierto, son menos. Y aparte, sigo otros tantos que publican tal vez una vez a la semana. O al mes. O… que ya ni publican.

El caso es que, y tiene una nota triste el mismo hecho de que tenga que explicar esto, no los visito uno por uno: estoy agregado a sus canales RSS, y los leo todos en un único lugar. Ordenado, compacto, potente. Me permite leer mucho.  Llevar la cuenta de que he leído y qué no, saber si alguien ha publicado algo nuevo al instante, seguir cada sitio nuevo que me gusta para no perderlo; marcar los post individuales como favoritos, o como no leídos; compartirlos por twitter, por Facebook, por correo…

Todo eso, y más, es lo que hace un agregador, mediante el uso del canal RSS que tiene cualquier blog. Un lugar donde separar fácilmente la paja del grano, la señal del ruido. Y es triste que tenga que explicarlo, porque casi nadie lo usa. Y no es porque sea una tecnología nueva: es tan antigua (ya) como la web 2.0, la de los blogs, la de Youtube, la de Flickr, la de las redes sociales. Toda aquella nube de cosas que aparecieron hacia 2004, y que… ¿luego qué?

logo_google_reader

Ese sitio se llama Google Reader, y ahora resulta que Google, la gran G, quiere cerrarlo. ¿Qué significa para mi esto? Pues si, ademas de ser una putada notablemente molesta, es la demostración definitiva de algo que llevo mascando en silencio desde hace tiempo: que INTERNET ESTÁ EN RETROCESO.

(…)

No se si habéis pensado en los torrents, emules, y reliquias anteriores como WinMX, AudioGalaxy o NapsterLos P2P. Nacidos para evadir uno de los grandes impedimentos para compartir archivos: que no se encontrasen localizados en un solo servidor, sino repartidos, en nuestros ordenadores personales, en cientos de ellos, en un lugar que no podía ser desenchufado por una orden judicial o por no pagar la luz. ¿Y que hicimos? Pues volver a las descargas directas desde servidores como gilipollas. Porque por lo visto era más rápido y más inmediato. Que bien iba seriesyonkis mientras duró, ¿eh? Filefactory, Rapidshare, Turbobit, Depositfiles… y, oh si, por supuesto MegaUpload. ¿Y qué pasó entonces? Pues que efectivamente, esos servicios chapan. Los archivos caducan, solo tienen un cupo de descargas, o sencillamente se borran en cuanto hay una denuncia, cosa que funciona de maravilla. No vanaglorio la piratería en si, pero si el acceso universal y aún en demasiadas ocasiones único a cultura, ante la falta oficial de oferta. Y sin embargo dejamos de lado el P2P por que no iba tan rápido, y ahora esas redes están desiertas para lo que a mi me interesa (que no es solo el episodio que emitieron anoche de la serie de turno, que eso si que va genial), pues donde antes era fácil encontrar algún archivo, disco o abandonware un poco rebuscado, se ha convertido ahora en una verdadera tarea de arqueología que incluso a interneteros bregados como yo nos cuesta un buen rato encontrar, si es que lo conseguimos. El P2P fue una conquista… y la dejamos escapar. Aquel día RETROCEDIMOS.

Y bueno, no me hableis de Twitter, Tumblr, Instagram y sucedaneos, porque ese usar y tirar extremo, esa instantaneidad que nos lleva a la lectura en diagonal y a no profundizar, ese no citar fuentes, ni poder trackear el origen de algo… es algo con lo que no me siento nada cómodo. Madre mía, ¿dónde quedaron ciertos valores de la netiqueta?

(…)

Pero bueno, hablemos de Internet en general. La gran democratización de la información. La siguiente gran revolución de la cultura, a la altura de la imprenta de Gutemberg. Cuidado, que eso lo sigo creyendo, pero cuando nos bajamos a hablar de la ‘gran generación de nativos digitales’ resulta que apenas salen de Tuenti y del Marca. Y no los metáis a configurar mucho más que el fondo de escritorio (de Windows, por supuesto) porque se quedan como un conejo cuando le das las largas.

No, no estamos aprendiendo a usar Internet. No le estamos sacando todo su provecho. Es que la mayoría de internautas ni saben medio buscar en Google. Internet ha alcanzado una madurez, y aunque ha crecido en extensión (si, sin duda la de los smartphones es otro tipo de revolución, otro tipo), no ha crecido en profundidad. Y mientras, va pasando, lenta aunque inexorablemente, que gobiernos, corporaciones y lobbies van consiguiendo lo que nos parecía imposible, ‘poner puertas al campo’: domar Internet.

(…)

En fin, después de todo este momento de pánico, volvamos al RSS. La cosa es esta: el cierre de Google Reader supone la muerte del RSS, su fracaso definitivo. Una de las herramientas más maravillosas que ha dado internet, dicen. Igual que los blogs, que solo son ya una sombra de lo que fueron. ¿Donde estais, todos aquellos que escribiais en 2005?. Fue en 2009 la muerte de Bloglines (su rescate sirvió solo para convertirlo en un putiferio), y entonces me vine a Google Reader, perdiendo muchas cosas en el camino. Aquello ya fue una buena jodienda. Es sencillo: ¿os imaginais si cierran Gmail? Si, podríais exportar vuestros correos a vuestro disco duro, pero ¿y todo lo demás? ¿vuestros contactos? ¿vuestro acceso desde cualquier ordenador a esos correos? ¿vuestras ‘estrellas’?… pfff la lista es interminable. Bueno, lo mismo para vosotros es un consuelo pensar que se trata de Google, la gran G. Ellos, tan dados a experimentos, jamás cerrarían un servicio tan estable, reputado y usado como Gmail… o como el Reader. Vamos, es que flipo con que sean capaces de correr los servidores de Google Maps gratuitamente (eso si que consume ancho de banda y espacio), pero no un sencillo lector de RSS. El problema es que el RSS no ha sido sustituido por un sistema nuevo, más avanzado o más eficiente. Sencillamente, nunca cuajó.

Repito, si ha caido Google Reader, el servicio estable del gigante por excelencia, la muerte del RSS es prácticamente definitiva.

(…)

Recordad esto, porque es sinceramente como lo veo: algún día, cuando nuestros hijos nos pregunten ‘cómo era Internet’, sonaremos un poco a como nuestros padres nos recuerdan La Movida o como en el mundo recuerdan los 60 y los 70: unos años ‘locos’, de creatividad, de renovación y sobre todo de libertad. Una época en la que creímos que el cambio era posible. Y luego…

¿Luego qué cojones ha pasado?

En fin, podéis poner aquí vuestra firma, lo mismo hasta sirve de algo, pero si Google dice de cerrar el Reader, es solo un síntoma, no la verdadera enfermedad en si. La desaparición de Google Reader y del RSS no es solo un error de Google: es un fracaso nuestro, por no haberlo sabido aprovechar. 

(…)

PD.: Hitler, como es usual, tiene una opinión al respecto. Y aunque suena fatal decirlo, no muy distinta a la mía…

.

Simcity
Video recopilatorio: Efectos visuales - 2002/2005

15 pensamientos en “Google quiere cerrar Reader: ¿Es que estamos gilipollas, o qué?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. La verdad es que me parece exagerado todo el revuelto que está generando esto. ¿Que cierran? Sí, y qué. Ya eliminaron hace tiempo alguna de sus características como la componente social interior para compartir entradas favoritas. Hay más lectores de RSS que tienen las mismas cualidades y capacidades y yo diría que son bastante mejores.

    Yo usaba bloglines y cuando cerrarron me cambié a Netvibes. Y va perfecto, oye. No se acaba el mundo porque cierre alguna aplicaciónde google.

    • A ver, es que hablamos de varias cosas. Una, efectivamente para mi es un coñazo que me cierren Google Reader. Lo uso a diario, lo tengo tuneado a la perfección y a mi gusto, y será un coñazo la migración a otro servicio, pero por lo demás nada nuevo, es tan coñazo como formatear el ordenador, y no es ni mucho menos el primer servicio habitual que me cierran (y no solo Bloglines). Pero ese no es mi punto. Mi punto es que el cierre del Reader, y con él la obsolescencia y lento aunque definitivo decaimento del RSS como metodo para compartir contenidos (que es algo que va cogido de la mano) no es la enfermedad, es solo un síntoma de una enfermedad mucho más grave, que es la que he expuesto en el post: el hecho de que no estamos usando Internet para todo lo que se puede. Toda la parte social, de comunicación y acercamiento entre las personas, está muy bien; pero estamos dejando de lado Internet como fuente de información pura, como fuente de aprendizaje, como poderosa herramienta que es. Eso sigue quedando para unos pocos ‘frikis’ como nosotros, pero la gran masa, ya te digo, le da al Tuenti y al Marca (venga vale, y a alguna otra), y para de contar.

      Y bueno, que Google cierre Wave que nunca acabó de funcionar, vale, que cerrase Orkut o no se cuantas otras porque nunca cuajaron, pues mira. Pero que cierre Reader, que funciona, que está madura y tiene una legión leal de usuarios, y que encima la misma Google se ha dedicado a autosabotear convirtiendo su muerte en una profecía autocumplida, me parece de traca. Es que ni voy a mencionar lo de las gafas, Microsiervos y familia ya lo han dicho todo al respecto.

      Y por último, si cierra Reader, pues después cerrará Netvibes, y luego el otro, y luego el otro. Y entonces tendremos que pasar al lector por software en vez de en el navegador (y olvidate de leer tus feeds desde cualquier lugar), y por último, llegará el día en el que los sitios empezarán a pasar de tener feeds. Y a tomar por culo. Vale, lo pinto muy negro, pero si pasa, no me va a sorprender nada.

  3. Concuerdo contigo en muchas cosas. La repercusión que ha tenido este cierre es consecuencia de que hace tiempo cambiamos la privacidad y la seguridad por la comodidad. Si todos tuviésemos nuestro propio gestor de RSS sin depender de la nube, este cierre nos daría igual. Pero en vez de eso, o usar cosas como RSS2Email http://www.allthingsrss.com/rss2email/ , nos vamos a pasar a Feedly (o similar) para continuar con el ciclo.

    Aparte de la pérdida de contactos y correos del hipotético cierre de Gmail, imagínate todas las webs y servicios donde te registraste con tu correo :) Me gustaría poder empezar a desgooglizarme y pasar mi “single point failure” a mi propio dominio (draxus.org). Ya tengo amigos que empezaron a hacerlo hace unos años…

    • Ya ya, es que perder Gmail para mi sería realmente desastroso. Y mira que tengo un backup de los correos en mi ordenador, pero vaya, qué te voy a contar… Con respecto a tener un software gestor de RSS, te digo lo que a etringita, ¿cómo va lo de acceder a tus feeds desde cualquier otro ordenador? Porque para mi no hay cosa más cómoda que llegar al ordenador de cualquiera, y mirando solo cuatro sitios (el correo, el periódico, Facebook y el Reader) ya he visto el 99% de lo que quería saber, y en solo un par de minutos si es que es el caso. Lo de enviar las actualizaciones al correo, puffff, menudo coñazo ¿no? Ponte a configurar filtros, separa los blogs que lees a diario de los que no (aunque publiquen igualmente a diario)… me parece un movidón, aunque tampoco he investigado en serio esa posibilidad, seguro que tú estas más informado que yo.

      Y si claro, la opción es pasarse al dominio propio, en mi caso también tengo mi rufinoherrera.com, pero bueno, ya iré dando el paso lentamente, cuando tercie. De nuevo, ahí vuelves a depender de pagar el servicio de hosting, en Gmail y sucedaneos se te puede ir a la mierda por muchas cosas, pero no porque se te haya pasado pagar una factura…

  4. Tengo exactamente el mismo problema que tú (aunque nunca he sido muy bueno teniendo ordenadito el reader). Esta era una de las cuatro cosillas con las que me contento si tengo que echar sólo un vistazo a internet durante el día.

    Etringita tiene razón en lo de que hay alternativas, pero me ha gustado especialmente tu reflexión sobre cómo ha cambiado internet en general. ¿Que dónde están los que escribían en 2005? ¡Presente! ¿Te acuerdas que a menudo hemos hablado de cuál sería el ciclo vital de un blog? Llevo 3 años preocupado porque apenas escribo. Lo achacaba a problemas míos, pero quizá es que todo se ha movido tanto hacia la inmediatez, a la cantidad, que no tenemos tiempo físico para la reflexión. Si dejara de usar Twitter y usara ese tiempo en escribir y en comentar otros blogs, leche, pues lo mismos se me acababa la tontería. Y mírame.

    • Comparto también que la reflexión subyacente es lo más interesante. Por poner un caso personal. Hace poco di una noticia personal, muy comentable, en el egoblog. No comentó casi nadie. Cuando la gente empezó a enterarse por tuiter, entonces llegaron los comentarios. El feed del egoblog marca 200 suscriptores, y de esos deben usarlo menos del 1%. Es por tuiter y por caralibro por donde vienen las visitas o por donde la gente se entera de lo que pones. El número de visitas cada vez depende más de los retuiteos.

      Supongo que esta es la razón por la cual Google suprime Reader. No creo que sea por el propio Reader, sino porque deben considerar que el uso de RSS está muerto. Además, quieren hacer que Google+ funcione sí o sí. Todo lo que pueda interferir con G+ y sea suyo va a desaparecer. Quieren que los enlaces y las lecturas de sitios vayan a G+, como ya pasa con tuiter o caralibro.

      La reflexión es: si los RSS están muertos, ¿lo están los blogs? ¿Tiene sentido ahora mismo un blog que no sea en realidad un periódico o una revista? ¿lo tuvo alguna vez?

      • Copépodo, ya, el ciclo vital… no sé ya que decirte. Resulta que a David chico, Dickwave, le he escuchado decir unas cuantas veces en estos años ‘ya no vuelvo a componer más’. Decía que lo suyo con el rap y los conciertos se había acabado, que estaba quemado, hasta la polla. Y luego a los pocos meses, me volvía a decir ‘es que me vuelve a salir, necesito escribir’. Y a mi en mi mente se me ponía la sonrisilla de medio lado. No sé. Tu abandonaste tu blog durante unos meses por causas de fuerza mayor, pero por lo demás siempre has mantenido una regularidad de publicaciones con cierto componente de ‘aunque no te apetezca’, lo cual potencialmente puede hacer que en algún momento pierdas las ganas, explotes y lo apagues. Como ya has amagado, para pánico de quienes te conocemos. Y fíjate yo. El año pasado estuve dos meses sin publicar. Justo después de publicar los tres posts más visitados, con diferencia, de mi blog. Al volver, pedí excusas y di explicaciones, pero en ningún momento dije algo parecido a ‘procuraré que no vuelva a pasar’. Y estas navidades me ha vuelto a pasar. Se me fueron las ganas de escribir, me podía la apatía. Por supuesto, empezó a iluminarse a lo lejos en mi cabeza el piloto rojo que decía ‘cierra el blog’. Y sin embargo, las ganas de volver a escribir reaparecen. Y aquí estoy otra vez escribiendo, y no es por falta ni por exceso de temas (temas ya sabemos los dos que siempre hay), sencillamente apetece. Esta vez ya ni he dado explicaciones ni he pedido excusas, pero porque ya no quería que sonara a recochineo. Si, sé que por mucho que una parte de mi quiera ignorarlo, somos un poco dependientes del número de visitas, pero más especialmente de que tenemos una responsabilidad hacia nuestros lectores y comentaristas fieles, que son un combustible muy importante que nos alimenta a seguir escribiendo. Y que si te autosaboteas no escribiendo, pierdes lectores y comentaristas, entrando en un circulo autodestructivo en lo que al blog se refiere. No sé, supongo que sencillamente llega un punto en el que te preguntas si escribes por tus lectores (que no es para nada una mala razón, pero se creará entonces esa dependencia y ese peligro de que algún día se convierta en una carga) o escribes porque realmente lo quieres y lo necesitas, igual que escribirías en un diario personal que nunca debería leer nadie. En mi caso, la respuesta es: si, escribo porque el cuerpo me lo pide. Igual que creo que a ti, igual que a Eulez. Y es eso precisamente lo que nos define a los egoblogokakenses, como le replico ahora a él :)
        ¿Y la inmediatez, la lectura en diagonal? Si, nos hemos maleducado mucho, y yo me incluyo. Evidentemente, estamos sobresaturados de información. En lo que a mi respecta, es verdad que nunca he sido mucho de leer libros, pero es que me empieza a dar cosica porque ya, si veo que un artículo de un periódico es un poco más largo de la cuenta, paso de leerlo. Pienso en todas las otras cosas que tengo aun por mirar, y desconecto de lo que tengo en frente. Y eso ya no me parece nada, nada bien. Así que tengo abiertas cienmil pestañas, que nunca leo, que tarde o temprano acabo cerrando, pero cada vez me/nos apetece más rápido y picadito, más ‘casual’. Más buscaminas y ‘Angry Birds’ y menos ‘Skyrim’ y ‘Half Life’ cada vez. Pues no, no está bien, pero tampoco se me ocurre de qué forma ponerle remedio…
        Sé que aquí hay una conversación mucho más profunda, has lanzado una muy buena pregunta (creo que tiene algo que ver unas dosis de ansiedad así como de culpabilidad, y quien sabe si incluso algo de TDAH), pero supongo que es algo sobre lo que tengo que leer y mascar más al respecto.

        Eulez, pues eso. Precisamente a ti y a Rafa os tengo los primeros en mi feed. Y aun siendo de los pocos que seguis publicando con bastante regularidad, no sois de publicación diaria, os chequeo cada mil y cuando por fin miro habéis publicado ya tres o cuatro post, con lo que a menudo llego tarde al remolino interesante de comentarios. En ese sentido, mea culpa, pues los blogs de los que hablo que miro a diario (a ver si os creéis que son cosas muy elevadas) son Microsiervos, Vidaextra y 9GAG. Y para de contar. Eso si, tengo como trescientos blogs agregados, la mitad no publican, y a la otra mitad no les sigo la pista. Vamos, que es verdad que el RSS en si, como método para ser avisado de un post concreto que debes leer tal vez no sea tan bueno, sino que necesitan apoyarse de extras como Twitter o como Facebook: efectivamente, la mayoría de visitas de mis posts, cuando los destaco, provienen de ahí, de amigos personales que no estan casi ninguno metidos en el mundillo bloguero. Y además me hace especial gracia que te comenten en el Facebook, o te repliquen en twitter, en vez de dejar su comentario en el blog. Pero bueno, tampoco nos vamos a poner quisquillosos.
        Lo del G+, está claro que ha tenido que ver en el cierre, no tengo ninguna duda.
        Y, ¿están muertos los blogs? No lo sé, lo que si que sé es que fueron una moda, y ya vamos quedando solo los ‘hardcore’, los auténticos que realmente nos gusta escribir por escribir, como a ti y como le digo arriba a Rafa, que encajamos muy bien en el genero que famosamente has bautizado: el egoblogokaka. Y siempre estaremos y siempre habrá gente como nosotros. Pocos, pero habrá.
        Y nada, ya os lo he dicho en tu blog y en el de Julia, pero me reitero: ¡Mil Enhorabuenas! :)

  5. Pues yo hace años que te leo por RSS en una App del iPod Touch llamada
    RssRunner, donde agregas feeds directamete, sin intermediarios, por
    eso no he notado nada tras la caida de GoogleReader, y sigo usando lo
    mismo el RSS. Pero sé a qué te refieres con el descenso. Por eso
    espero que nunca dejes de escribir, aunque escribas menos (como
    todos… anda que mirame a mi, de 2 post diarios a una mierda cada mes
    y algo).

    Porque aunque apenas cruzamos alguna frase al año, te siento parte de
    “mi internet”, y cuando van desapareciendo las cosas de “tu internet”,
    internet para ti va muriendo.

    Es curioso como la gente da más importancia a los blogs o artículos
    escritos por famosos, simplemente por serlo, aunque su fama no sea por
    esos escritos. Y de estos blogs como el tuyo muchos dicen “paso de
    leer a ese don nadie”, sin pararse a pensar que el famoso es otro don
    nadie, pero famoso, no tiene porqué ser mejor, y yo te tengo como uno
    de mis blogs favoritos, para mi eres ese famoso, salvo que en tu caso
    la lectura sí es por el texto en sí, me encanta perderme en esas
    largas divagaciones, porque tocan pensamientos muy afines a los mios,
    y cuando no lo son, al menos lo hacen de forma que me ayuda a pensar y
    plantearme temas. Y a veces me ayudan a pensar, pues describen con
    palabras lo que yo pensaba y no sabía escribir.

    ¿A qué vienen estas flores de pronto?, pues a que pienso esto cada
    vez que te leo, y quiero animar para que no ceses en ello, y ahora es
    cuando quedamos para chuparnoslas… xD, no, pero imagino que gusta
    saber quién te lee, aunque ni te enteres, y lo haga desde las sombras,
    en una app móvil, normalmente a altas horas de la noche.

    • Pues nada Rael, que te voy a decir, si fue tu web de las primeras que conocí, la que me sirvió de inspiración para la mía, y también tu blog, el que sirvió de detonante para el mío. ‘Jate. Tu lo que pasa es que se te cayeron los comentarios de blog y nunca se te han plantao en los cojones restituirlos, porque ahí a veces también las liábamos buenas, jejej. Hombre, que hagas lo que quieras, pero te podrías plantear darle una vuelta por la ITV no? ;)
      Fíjate, por ejemplo, lo que te comentaría con respecto a lo último que has posteado: te remito a que en nuestra misma generación, a la inmensa mayoría no los saques de hotmail, tuenti y facebook, y que para ellos les mencionas ‘solo tienes que instalar un programa’ y les viene la imagen de Hugh Jackman sentado delante de mil monitores como en operación swordfish (ejemplo que escojo deliberadamente como ejemplo distorsionado de hacker pero bien implantado en la memoria colectiva). Pero bueno. Pasa que nosotros también tenemos que aprender a enseñarles, y también a enseñarles a reconocer las cuatro claves que a nosotros nos sirve para comprender como funciona el mando a distancia: los botones de volumen y cambio de canal. Que decimos ‘es fácil, el icono se repite siempre en todos los mandos’, pero también tenemos que reconocer patrones (el icono no es el mismo-mismo) es algo bastante abstracto y dificil de entrenar… Porque otra cosa que tengo entendido (y comprobado) es que tenemos mucho más desarrollada la visión periférica que ellos. Pero bueno, ellos tienen una excusa comodín y muy fácil para no saber, ‘es la edad’, los de nuestra edad, tienen q buscar otra excusa. Total, los mandos a distancia y los ordenadores llevan entre nosotros treinta años…

      Y volviendo al tema de escribir o dejar de hacerlo, a justo el comentario anterior me remito: http://www.raciondepersonalidad.es/2013/03/15/google-quiere-cerrar-reader-es-que-estamos-gilipollas-o-que/#comment-831639256
      A los que nos gusta escribir, nos va a gustar escribir siempre. Yo lo digo, una de las razones es que me ayuda a organizar y clarificar las ideas (es solo una de ellas), y según me acabas de decir, me halaga y me alegra que no solo me sirva a mi :) Y si, ayuda saber, o al menos confirmar, que los clásicos me seguís, nos seguimos, leyendo. Abrazos digitales ;)

  6. Pues quería poner comentarios, pero estoy con la versión antigua de Blogger, y no encuentro manera de ponerlos (si das con una que no sea un pifostio para poner, bienvenida sea), lo que encontré es para nuevo blogger, que no voy a poner, pues creé un blog de pruebas para intentar poner mi diseño en él, y no hay quien lo entienda, no supe migrar mi diseño actual a él.

  7. Pingback: Mientras peor, mejor (3 de 5): Internet, what have you done? | RIdP

Deja un comentario