Mis películas de los 90 (parte 3 de 4, 1995-97)

Menudos siete peliculones (con una polémica) + un bonus van en este tercer capítulo. Atentos.

.

Los Puentes de Madison

-”Este tipo de certeza solo aparece una vez en la vida”

Reconozco que se me hace dificil hablar de Los Puentes de Madison. Igual que antes lo habréis atisbado por haber incluido ‘Antes del Amanecer’ en esta lista, definitivamente se me ve el plumero. Aquí estoy, redactando una lista de películas donde casi todo es la acción desbordada y efectos especiales, y aparezco hablando de la posiblemente más sorprendente película de Clint Eastwood. Porque es verdad: en el fondo soy un romántico.

Bridges_Of_Madison_County

Clint, el duro por excelencia del cine, (quitadme a Bronson, Norris, Stallone y mariconadas por el estilo… ¡Clint!), llorando bajo la lluvia por amor. Si alguien cree que es un dramón, o una comedia pastelosa de fácil digestión, o llena de excesos, anda muy equivocado. Es precisamente a todos los que en general coincidís conmigo en esta lista, a los que os recomiendo especialmente verla, si no lo habéis hecho ya (igual se puede aplicar a cualquier otra). Grande Clint, muy muy grande.

.

Martín (Hache)

-”Hache: ninguna mujer… tiene dueño”

Es curioso que la recomendación de esta película nos la dio un amigo que no es nada aficionado al cine. Anotamos el consejo de nuestro amigo, y en medio del caos de mi primer año de universidad, acertamos a adivinar que una noche la emitían en La 2 (cuando nuestra vida era lo suficientemente interesante como para no ver casi nada de tele), y nos bajamos cuatro amigos al salón de la residencia a verla. Empezó la película, y no nos soltó hasta el final.

martin-hache

Y eso en gran parte pasó por algo que rara vez ocurre: hay cosas que llegan justo cuando tienen que llegar. Si hubiera visto esta película unos años antes o después, tal vez no me hubiera gustado tanto. O bien no la hubiera apreciado, o bien no la hubiera encontrado tan interesante. Pero es que llegó en el momento justoUna catarsis. En varios momentos de la película estaba deseando poder pausarla solo para poder asimilar todo lo que se nos estaba diciendo, que en aquel momento era mucho. Aristarain y Luppi ejercían de portavoces de nuestros propios padres con una sinceridad abrumadora (y esa es solo una parte) aunque sin voluntad de pontificar, y siempre con un talento para la palabra sobrecogedor. Y si a un guión, unos personajes y unos diálogos prácticamente perfectos, sumamos a cuatro actores en estado de gracia (quién no querría tener un amigo como Dante) tenemos esta joya.

Digo lo mismo que con Will Hunting: para todos los que estén abandonando la adolescencia, entrando en la abrumadora madurez, debería ser obligatorio verla. Un diez sin dudarlo.

.

El Indomable Will Hunting

-”Tú mueves, chaval”

Si te llegas a sentir identificado con el protagonista, es curiosa la forma de la que probablemente lo hagas. Por supuesto, no con las dificultades que ha pasado, ni con su inteligencia o brillantez, ni con su rebeldía, ni con su desapego, ni con la facilidad que tiene para ir sobrado cada vez que quiere. Es con lo de no tener cojones. Lo de no aprovechar el propio potencial, lo de ser un underachiever.

matt-robin02 copy

En su caso, toda su agresividad no es más que una forma de ocultar su terror al rechazo. Al fracaso, irónico viniendo de él, que lo puede tener todo. El hecho de que al final vaya a ‘cobrar su boleto ganador’ es la mejor lección que saco de la película: hay que dejar de tener miedo a fracasar, hay que echarle huevos a la vida. Y lo de que esta decisión la tome al final a raíz de unas palabras de quien viene y no de quien esperamos, es solo una más de las genialidades de ese guión en el que es imposible cambiar una coma. Merecido Oscar a Robin Williams, y merecidísimo Oscar al Mejor guión original.

Esta es de las primeras que pienso al elaborar esta lista. A muchos adolescentes les convendría ver está película, y desde luego, a muchos no tan jovenes…

.

Mejor Imposible

-”Si hay alguna fundación mental que recaude fondos para gente como tú, por favor, no olvides decirmelo! -Maníaco de la última palabra…”

Siempre se ha dicho que con de un buen guión puede salir una mala película, pero de un mal guión no puede salir una buena. Estando básicamente de acuerdo con esta sentencia, pienso que es importante matizar que una buena interpretación puede mantener en pie una película con un guión malo.

oscars-actress-as-good-as-it-gets-05-ss

El caso es ¿qué se puede conseguir cuando tenemos un buen guión, unos personajes bien escritos, unos ingeniosísimos diálogos y unos actores en estado de gracia? Algo como esto: parece que solo hay que apartarse y dejar que la magia ocurra. Es que esta película es tan buena, que parece que está tirado hacer una película así. Consigue que nos cueste entender cómo no hacen películas como esta más a menudo. Y es que sobre películas como esta no hace falta hablar mucho (os habréis dado cuenta que en general las que más me gustan son de las que menos hablo): hay que verla y sencillamente disfrutar de una cosa bien hecha.

.

Gattacca

-”¡¿Cómo lo consigues?! -¡Porque nunca me reservo nada para la vuelta!”

Otra de las razones de ser de esta lista. Estéticamente es preciosa, un verdadero ejercicio de estilo y de diseño de producción. Pero el director tampoco se pierde en florituras ni efectos especiales y se concentra completamente en los personajes.

tt0119177

Como ejercicio de ciencia ficción es perfecto: retrata como en un plausible futuro donde se refleja como la tecnología nos condiciona a la sociedad. Sci-Fi de manual, vaya. Es denuncia, retratando un futuro distópico en el que solo quien se lo puede permitir es capaz de ‘diferenciar’ a su progenie (aunque me toca reconocer que esta denuncia queda un tanto diluida, al saber que los astronautas reales deben pasar hoy por hoy controles mucho más severos que ser sencillamente ‘aptos’ genéticamente, pero bueno, tampoco nos vamos a poner quisquillosos). Además, hablamos de una historia de superación, de lucha contra el destino, contra el sistema, contra la propia identidad. Está llena de simbolismos (incluso “Jerome Eugene” suena casi igual que ‘genome’ y ‘eugenics’). Y por supuesto, es una bella historia de amor. Un puñetero clásico. ¿Y hace falta que os recuerde la banda sonora?

.

Starship Troopers

-”¿Desea saber más?”

¡Si, Starship Troopers! ¡No, no me iba a salir un capítulo limpio de acción pura y dura! Pero es que, ¡qué bien sabe Verhoeven entretener al personal! Con el permiso de John McTiernan y James Cameron, es de los mejores directores de acción que existen, y en lo que respecta a ritmo y capacidad de entretener, el holandes mantiene un nivel encomiable. Inasequible al desaliento, sigue luciendo la misma violencia gráfica de siempre, que a estas alturas tenía ya su propio séquito de fans, y sirve incluso como reclamo.

starshiptroopers

Pero ademas nos cuenta una fantástica fabula que no deja de ser un retorcida e incluso graciosísima sátira del barato cine de acción de los 70 y 80, con todo su maniqueísmo (para más retranca, a quien le suele gustar aquellas películas, desdeña esta). Y ya de paso, una parodia de los regímenes absolutistas (parece que una parodia demasiado sutil, pues demasiada gente no la pilla), de la manipulación de los medios y de las masas, de su uso de la juventud como carne de cañón… Lo de que se pase por el forro de los cojones el relato de Heinlein es casi lo de menos: nos queda un divertida y entretenidísima pieza de acción y ciencia ficción que encuentro profundamente disfrutable. Los efectos digitales no solo eran bestiales para la época, sino que siguen manteniendo el tipo y dejan en ridículo a otras películas de su misma fecha. Y la banda sonora de Basil Poledouris le hace sumar enteros a la obra. Tremenda.

.

Titanic

-”¡Pero esta nave no se puede hundir! -Está hecha de hierro, señor, y lo hará”

¡Pues claro que la pongo en la lista! Exactamente igual que con Avatar, a mi entender se ha visto muy perjudicada de la superlatividad que la rodea, de su pretenciosidad, de su vocación de ser La Película, cosa que hasta cierto punto entiendo que acabe echando a muchos para atrás. Pero entiendo que eso es culpa de todo lo que la rodea, no de la película en si misma. Hay quien no solo la reniega, sino que hay quien directamente la clasifica como una de las mierdas más grandes que se han hecho nunca. Tan dados como somos a extremos. Y bueno, en un ejercicio de comprensión, yo digo que lo entiendo, pero hasta cierto punto.

2_1024x768j

Supongo que porque Cameron, como guionista, siempre ha sido alguien sencillo al desarrollar sus historias. Y lo digo sin que quiera sonar ‘sencillo’ a eufemismo: dado el caracter de sus películas, me parece mucho más una virtud que un defecto. De hecho, solo reconozco que como escritor de diálogos no suele andar muy inspirado. Y ya está. Esos son los defectos que le admito a la película (y apurándome, a Cameron y a su filmografía), porque en todo lo demás Titanic promete, promete alto, pero sobre todo cumple, cumple a pesar de si misma: es un mausoleo de proporciones épicas, gigantescas… titánicas, si, que disfruto muy intensamente. Un monumento del cine.

Y de Horner, que decir… Existen muchas bandas sonoras me ponen los pelos de punta. Esta es de las pocas que consigue ponerme un verdadero nudo en la garganta.

Otros capítulos:

5 pensamientos en “Mis películas de los 90 (parte 3 de 4, 1995-97)

  1. Pingback: Mis películas de los 90 (parte 1 de 4, 1990-94) | Ración Individual de Personalidad

  2. Pingback: Mis películas de los 90 (parte 2 de 4; 1994-95) | Ración Individual de Personalidad

  3. Pingback: Mis películas de los 90 y fin (parte 4 de 4, 1998-99) | Ración Individual de Personalidad

Deja un comentario