La puñetera moda de los spoilers

Bueno, me toca hablar de Juego de Tronos. No voy a contar spoilers ni voy a hacer ni chistes, pues precisamente vengo a hablar de eso: se nos está yendo de las manos.

4dcf3bee-f95f-46f5-bea7-1fa842e932091

Cero pistas. Pinchando en la imagen veréis el meme completo, aunque algunos ya sabréis a qué se refiere esta imagen de total actualidad. Por los mismos motivos, he pixelado las siguientes imágenes con que ilustro este artículo: pinchándolas las veréis limpiamente.

Creo que es la primera serie que, digamos, TODOS vemos y que llevamos al día (al menos, permitidme la vaguedad, todo típico joven-con estudios-presente en las redes). En ese sentido es un fenómeno inédito. Vamos por la sexta temporada, la serie finalmente ha adelantado a los libros, y esto entre otras cosas ha propiciado que incluso aquellos que se los habían leído y no veían la serie por eso, ahora se hayan subido al tren.

Alguna vez, tirando a pocas, he hablado aquí de series. No soy seriefilo, pero quiero creer que por una sencilla razón: porque me gustan demasiado las series. Porque no sé dosificar; porque, cuando empiezo a ver una, aunque empiece lento, acabo devorándola de una sentada, con el consiguiente descuadre de horarios, normativas, ritmos circadianos y todo lo que se presente. A eso, añado, que prefiero esperar a la temporada completa y tenerla de una sentada que ir siguiendo semana a semana (cosa que, como veremos con Juego de Tronos, es imposible). Y antes, cuando “estudiaba”, me lo podía medio permitir; ahora no me imagino tragándome cinco episodios de una sentada de, digamos, Peaky Blinders (por decir una), e intentando madrugar al día siguiente para ir al trabajo. A lo que me pasa con los videojuegos me remito.

bwAeNPR1

Este es de los mejores memes que he visto (pincha para verlo). Y si, reconozco que es triste verlo pixelado, pero vamos a ser coherentes.

De Juego de Tronos ya hablé, muy escuetamente, una vez: sobre lo que me costó empezarla, y sobre como a partir de la mitad de la primera temporada… todo se incendia. Me pasó como me seguiría pasando en sucesivas temporadas: empezando lento y metiendome el atracón final por culpa, de que, inocente, pobre de mi, acabé estámpandome con el spoiler más grande de la primera temporada, como algunos de los más sabrosos de las segundas, terceras, cuartas, quintas temporadas…

Sin ir más lejos una noche el año pasado estuve tentado a calzarle una hostia a algún gilipollas, que soltó el típico-falso-spoiler-pa-dar-porculo de que cierto personaje muere. Lo creí, salí a la calle poseido por la ira, volví con cara de asustar, y en vez de enzarzarme en una escena desagradable, le ofrecí la mano a ese pobre imberbe deseandole suerte en la vida -pues la necesitará- y me volví a casa a zamparme los cinco episodios que me faltaban y que imprudentemente había abandonado y dejado con retraso. Acabé a las ocho de la mañana. Y así, quién coño hace algo útil con su vida el día siguiente…

tumblr_m39h9oXktL1r00l9eo1_5001

Con esta imagen empezó todo, hace ya cinco años. Sutil, elegante, de primeras no sabes bien a qué se refiere. No lo sabes bien, pero ya tienes la mosca puesta detrás de la oreja.

Si, soy ese tipo de persona: me gusta dejarme sorprender, dejarme llevar por la narrativa, e igual que no soy amigo de rayadas, teorías y auto-spoilers, y sin duda sensible a los charlatanes y cantamañanas con afán de protagonismo.

(…)

Ahora, que si, que todo esto son evidentemente problemas del primer mundo. Sigo diciendo que considero hacer spoilers una falta seria de educación, pero uno se templa y acaba pensando: solo es una película, solo es una serie. Efectivamente, no me molestan tanto los spoilers en si.

Lo que me molestan son los gilipollas.

No aguanto los gilipollas. Prohibiría a los gilipollas. Ahorcaría a los gilipollas, que queréis que os diga. Y resulta que si eres de ese tipo de persona que le gusta incordiar, que le gusta irritar, que le divierte; si esas son las cartas que muestras y vas de ese palo por la vida, vas dado. ¿Por qué? Vienen noticias duras, agarrate: porque eres un gilipollas.

red wedding1

Bonita boda aquella…

(…)

Pero no es eso de lo que quiero hablar. Lo anterior creo que es algo evidente, que la mayoría compartís, y de lo que, por razones muy parecidas aunque de una forma bastante más vitriólica, ya hablé en una ocasión anterior.

No es esto. A lo que me refiero hoy es al sistema de memes, chistecitos, gracietas, fotomontajes y demás artefactos que nos hemos acabado montando para no hacer abiertamente spoilers, mantener las normas cívicas y no manchar nuestra conciencia, al tiempo que tentamos, jugamos, probamos y paladeamos a ver dónde está el límite, cuan placentero es saber que se está dentro del elitista club de los que ya han visto el último episodio de la serie, al tiempo que los pringados esos que aún no lo han descargado, que aún no lo han visto, o que esperan al doblaje (ay) pueden ir dándose con un canto en los dientes si llegan a tiempo de finalmente verlo y no saberse el episodio con pelos y señales. ¿Qué pasa con la cabeza de este? ¿Qué pasa en la boda del otro? Irremediablemente uno se hace preguntas. A lo peor, hay que verla a los dos días siguientes. Y si no, estás jodido.

Y si al tercer día te quejas de los spoilers, en seguida te dicen “JOOODER, ES QUE CUANTO HAY QUE ESPERAR A QUE LO VEA TODO EL MUNDO???”.  Y todo esto, por no hablar de las poco acertadas ocasiones en que medios generalistas, periódicos y televisiones, que hacen spoilers de forma tal vez involuntaria: ¿es legítimo lanzar abiertamente la pregunta de si cierto personaje resucita o no, si quien no está al día no sabe aún que había muerto?

tumblr_nq1j3tIAmf1sjrsfoo1_5001

¿Es la suya una figura cristiana? Cada vez tiene más pinta…

(…)

Os habréis dado cuenta de una cosa, los que casi estáis al día con Juego de Tronos, pero en verdad no: el episodio de esta última semana (s6e05, “The Door”) se filtró unas horas antes de que se emitiera la noche del domingo, como de costumbre.

El resultado es que los que vieron este último episodio antes (se ve que eran personas especiales y privilegiadas) no pudieron evitar alardear de pertenecer a ese selecto club de la forma más lógica y apropiada: inundando los interneses, las ondas, el æther de spoilers. La noche del lunes, a las 2 de la mañana, tenía 70 mensajes nuevos sin leer en algunos grupos de whatsapp, y con buenos amigos saliendose de ellos de pura impotencia. Por supuesto me puse a descargar el episodio… y lo ví. Me acosté a las 4 de la mañana, y de nuevo llegando al día siguiente al trabajo de unas maneras que me da vergüenza decir.

(…)

En fin, esto no es ni una denuncia, ni siquiera una queja: me descojono con la mayoría de los memes, pero me apetece lanzar la pregunta, invitar a la reflexión: ¿se nos va de las manos? ¿cuánto tiempo se debe esperar antes de empezar a comentar publicamente nada? Y por el contrario, ¿hasta cuándo es legítimo quejarse de spoilers, cuando el afectado ha tenido tiempo de sobra para ponerse al día?

Y al final, todo esto ¿para qué? ¿Acaso dejo de ver Star Wars porque ya sé quién es el padre de quién? ¿Acaso no vuelvo a ver Blade Runner, Vertigo, True Detective, The Man From Earth, Interstellar? ¿No volveré a ver Perdidos algún día? ¿No vemos películas basadas en hechos reales, donde el final ya es conocido, donde ya sabemos que Hitler se suicida, o que el Titanic se hunde? ¿Acaso el final lo es todo? Sería un deshonor referirse de este modo a Juego de Tronos, alegar que su único atractivo son esos golpes de efecto, pero en su defensa hay que decir que la mayoría de esos momentos se van construyendo durante mucho tiempo (no son golpes baratos), y, tal vez más importante, que una serie no es algo que vuelvas a ver tan a la ligera como una película, por lo que esos momentos son únicos. Por todo ello, hacer spoilers es algo, como mínimo, de tan mala educación como pisar un chiste, interrumpir a alguien que habla, o darle un golpe en el pecho a alguien en mitad de un bostezo. Pero a las malas, si, es algo que puede merecer que te calce una hostia que vista de torero.

2nrkf9c

En fin, todo esto para al final reconocer que a mi también me ha aplastado la rueda, soy prisionero de esta parafernalia, mientras vivo en perpetuo estado de pánico por todas esas series que quiero ver y aún no lo he hecho. Series de las que por supuesto no os voy a decir el nombre… porque seguro que entre vosotros hay algún gilipollas.

A estos últimos: suerte en la vida, amigos. La necesitareis.

Brexit, Trump, coletas, barbas y 'White Walkers': algunos humildes comentarios sobre geopolítica (1 de 2).
Crysis 2 (y el día que la gente se preguntó si Bill Nighy llevaba maquillaje) (3 de 4)

Deja un comentario