Hasta siempre, Cassini

Quiero hacer hoy una breve aunque cariñosa reseña a este capítulo de la exploración espacial que se ha cerrado hoy: la sonda Cassini se ha quemado esta mañana en la atmósfera de Saturno, tras trece años estudiando este planeta y sus satélites y anillos, y casi veinte (solo le ha faltado un mes) desde que partió de Cabo Cañaveral (bien que me acuerdo de octubre de 1997 y el reportaje publicado, y que aún conservo, en el suplemento semanal del ABC, el ‘Blanco y Negro’…)

 

Pelos de punta con el video. Autor: Erik Wernquist

Era entonces la última de las ‘misiones insignia’ de la NASA, a la usanza de las Voyager, Viking o Galileo, antes de que esta entrara en una etapa de ajustes, recortes y en definitiva, misiones ‘menores’ y menos ambiciosas que no obstante, nos han seguido trayendo valiosísimos nuevos datos sobre el Sistema Solar (no hay más que ver los logros de los sucesivos rovers marcianos o la brava aventura de la New Horizons).

Sea cual sea el caso, la Cassini no solo nos ha traído el don del conocimiento, sino que nos concede también la gracia de recordarnos lo humildes y pequeños que somos, al tiempo que lo afortunados y privilegiados que debemos sentirnos por ser testigos de este increíble espectáculo cósmico.

Sin duda mi imagen preferida de todas: los Anillos de Saturno vistos a contraluz

En estos años la sonda Cassini se ha convertido en una vieja compañera, una genial embajadora que nos seguía trayendo vistas privilegiadas a uno de los sistemas más fascinantes del Sistema Solar, y es por ello por lo que a todos los que nos flipa esto de la ciencia y el espacio, nos cuesta decirle adiós. Hoy, ya forma parte definitiva de la que ha sido su casa durante estos trece últimos años.

Sin más, os dejo sencillamente con las que son algunas de mis fotos preferidas de esta misión, entre las casi infinitas que nos ha regalado este gigantesco y majestuoso espectáculo.

 

Titán, el único otro mundo del Sistema Solar con atmósfera densa y océanos en su superficie

La neblina de las capas superiores de su atmósfera

Imagen enviada por la sonda Hyugens, desde la misma superficie helada de Titán.

Titán, visto en infrarrojo, revelando detalles de su superficie

…y visto también a contraluz

Encelado, la otra gran luna candidata a albergar vida

Animación de Encelado (iluminada al tiempo por el Sol y Saturno) obtenida por la Cassini en estas últimas semanas.

Sus geyser/criovolcanos en el polo sur

Fascinante relieve el de Encelado, lleno de grietas y surcos

Dos imágenes de Pan, un minúsculo satélite ‘pastor’ de anillos, su suave superficie es el producto de acumular el fino material de estos.

Japeto, la luna bicolor.

La naturaleza de su color dual, su extraña órbita, y su protuberante risco central (en la imagen), le convierten…

…en uno de los objetos más bizarros del Sistema Solar…

…si bien Hiperión (AKA Bob Esponja) no tiene mucho que envidiarle…

…ni Mimas, AKA “La Estrella de la Muerte”

Mimas, doblemente iluminado por el Sol y Saturno

Vista triple de Mimas, Titan y Rhea

Fascinantes vistas Titan, Encelado y los anillos de Saturno a contraluz.

De izquierda a derecha, Jano, Pandora, Encelado, Mimas, y Rhea.

Prometeo y Pandora, dos lunas pastoras y con una curiosa órbita compartida.

Imagen extrema del diminuto Encelado (a contraluz en el centro de la imagen), alimentando con sus criovolcanes el difuso Anillo E de Saturno.

‘Picos’ vistos durante el último equinoccio: irregularidades en el borde de los anillos proyectando alargadas sombras sobre estos cuando se encuentran casi de canto al Sol.

“Bandas”, tal vez provocadas por partículas cargadas interactuando con el campo magnético de Saturno.

Una de las imágenes más detalladas de los anillos, obtenidas por la Cassini en las ultimas pasadas cercanas en la fase final de su misión.

“Olas” provocadas por la luna pastor Pan en los anillos de Saturno.

Titán y Epimeteo, alineados en esta vista con los Anillos.

Vista general de Saturno con Titán y los Anillos casi perfectamente de perfil (si estuvieran perfectamente alineados ni se verían: apenas tienen unos metros de ancho).

La “Gran Tormenta Blanca”

Varias vistas del Hexágono en el polo Nnorte de Saturno (cada una de sus aristas es tan grande como la Tierra) y su Gran Vórtice Central, justo sobre el mismo polo.

Vista de las nubes y atmósfera superior.

Vista general. Nótese que los anillos están a contraluz (iluminados desde abajo), proyectando su sombra sobre el hemisferio norte de Saturno.

Otra de mis imágenes preferidas de las tomadas por la Cassini: el día del Equinoccio, que ocurre una vez cada 14 años, con el ecuador de Saturno y los anillos alienados con el Sol. Notese que estos apenas proyectan sombra sobre Saturno, y tan solo son iluminados por la luz reflejada por este.

El verdadero Señor de los Anillos, en todo su esplendor

Espero que no tardemos mucho en visitar este sistema de nuevo, quien sabe si para orbitar Encelado o Titan, y algún día poder poner pie sobre ellas.

La Tierra (ese pequeño punto azul) vista por la Cassini desde Saturno

 

Gracias, Cassini, y hasta siempre.

40 Años del estreno de "La Guerra de las Galaxias" (y puesta al día)

Deja un comentario