Cuanto daño ha hecho ‘Inception’, madre mía… (2 de 2)


Aclaración: veo que muchos llegais aquí buscando información sobre la hipotética segunda parte de Inception, película que como ya comenté aquí, me encantó, pero no es de eso de lo que aquí hablo. Para más claridad, leed la primera parte de este postSiento la confusión, y disculpad las molestiasRespecto a la película, creo que la historia de Inception está cerrada, y no me imagino a Christopher Nolan muy interesado en hacer una segunda parte, o al menos en breve. Lo que no quita que me encantase ver una segunda parte, si está en buenas manos.

(Viene de aquí)

De las pocas veces que he conseguido tener sueños lúcidos (esto es, cuando consigues rescatar tu capacidad crítica y darte cuenta que estas en un sueño, pero sin despertarte), lo que más me ha impresionado de ellos es el hiperrealismo que tiene todo, el infinito detalle cuando me fijo en algo, que se ve mucho mejor que en la ‘realidad’. La pregunta vuelve a ser la misma ¿quién crea ese detalle? ¿de verdad ‘existe’ ese detalle en el sueño, o solo se me está haciendo creer que ese detalle existe, sin que realmente haya ninguna parte encargándose de ‘crearlo’?

¿Y cómo llego a hacerme esas preguntas? Muy sencillo: ¿podría existir la máquina de grabar sueños que mencionaba antes?

Si esas imágenes se están sintetizando de verdad, podrían interceptarse, y qué sé yo, de alguna forma trasladarse a un archivo que pudiésemos reproducir luego. Pero si lo único que se crea es el convencimiento de que lo estamos viendo, no hay nada que hacer. Solo percibimos una interpretación sobre la nada, sobre el ruido, igual que si nos quedamos viendo la ‘nieve’ en la tele cuando está desintonizada y después de unos segundos, tenemos la ilusión de ver cosas moverse (diría que hicierais el experimento, pero con la TDT ya no se puede… :S)

A ver, en toda esta entelequia reconozco su punto de absurdo, pues evidentemente los sueños ‘existen’, ya que no solo los recordamos, sino que quien sepa dibujar puede representar luego lo que ha visto. Supongo, que en última instancia, la pregunta en verdad es ¿a que altura de la cadena se cuela el engaño? ¿se proyectan de verdad las imagenes en nuestro subconsciente, o solo lo hace la interpretación digerida y prefabricada? Supongo que sencillamente va todo cogido la mano: con la película que se proyecta, viene incluida la pastilla de ‘te vas a creer todo lo que estás viendo’.

Tal vez en esa zona estaría la máquina de ‘Días Extraños’, que no solo graba las imágenes (en este caso las reales) que ve una persona, sino las sensaciones que vive. Esa máquina si que molaría un huevo.

**Creo que no sobra recordar, brevemente, dos de mis teorías preferidas sobre el ‘por qué’ de los sueños, y ya he hablado alguna vez aquí sobre ellas. Una de las teorías dice que los sueños son un ‘pase de diapositivas’, igual que un bibliotecario se dedica a revisar libros, revistas, fotos, archivos… para ponerlos en el estante y carpeta que corresponde. Presumiblemente el cerebro lo hace con las diapositivas del día o de la semana y no es más que una forma de reordenar, analizar y depurar datos, un trabajo de mantenimiento absolutamente necesario para que no se desate el caos. Otra teoria dice que los sueños son un ‘patio de recreo’ para experimentar emociones nuevas de una forma absolutamente segura desde el punto de vista físico: miedo, ira, amor… experiencias que luego conocemos en el mundo real, pero, insisto, muchas veces nos hemos enfrentado a ellas por primera vez en sueños, y lo más importante, a reaccionar frente a ellas. Como ambas teorías no son excluyentes, y de hecho corroboro en mi experiencia personal la validez de ambas explicaciones, me quedo con las dos.


Breve comentario sobre la captura de Gadafi
Cuanto daño ha hecho 'Inception', madre mía... (1 de 2)

12 pensamientos en “Cuanto daño ha hecho ‘Inception’, madre mía… (2 de 2)

  1. Pingback: Cuanto daño ha hecho ‘Inception’, madre mía… (1 de 2) | Ración Individual de Personalidad

  2. ¿Quién crea ese detalle?… La mente, el subconsciente, con los sentidos atenuados, que no desconectados (ya sabes, por si los depredadores). Un sueño no deja de ser una ensoñación profunda, en cierta forma parecida a la que experimentamos cuando esperamos aburridos a que llegue el autobús, es decir, dejamos vagar la mente. Mientras soñamos, la mente inventa. Los sueños son miedos, deseos, pesadillas o secuencias memorables, pero sobre todo son experiencias vividas. Por suerte o por desgracia los cerebros no son procesadores clónicos, son redes de una complejidad inimaginable, por lo que grabar y reproducir (y más aun trasladar a otro cerebro) lo que uno ha soñado/experimentado se me hace difícil de aceptar como posible, aunque la inventiva humana no deja de sorprender con logros que a priori parecen imposibles. Hombre, en un ejercicio de imaginación podríamos concebir la idea de un dispositivo capaz de inducir ciertas condiciones propicias que le predispongan a uno a tener un determinado tipo de sueño, lo cual ya me parece más realista; supongo que sería algo en lo que intervendrían imágenes, sonidos, estados anímicos, sustancias más o menos legales, o quién sabe qué (se admiten ideas).
    Sobre los sueños lúcidos diría que están en un terreno fronterizo entre el sueño y la vigilia, lo cual no los hace menos fantásticos. Es como si el uno no quisiera dejar las riendas y el otro ya las estuviera cogiendo; experiencias poco habituales y realmente memorables.

    • Pedazo de comentario que agradezco! Si, está claro que esas imágenes de alguna manera existen, no es eso lo que pongo en duda, más bien me apetecía explorar hasta que punto nuestro sentido crítico se ve engañado. Veo que tampoco has pasado por alto el hecho de que lo sentidos no están desconectados: no solo los depredadores son capaces de sonsacarnos de la parálisis del sueño, sino que un despertador o unas campanas a veces entran dentro del sueño. Por lo demás entiendo que dentro de la complejidad de cada cerebro, sería complicado establecer un modelo estándar, cada uno es hijo de su padre y de su madre…
      Saludos.

  3. Yo creo que es posible que se lleguen a grabarse los sueños pero solo las emociones… creo que las imágenes que creamos solo pueden ser vistas por nosotros porque solo son lo que las emociones que el sueño nos induce nos hacen ver. Si hubiera una maquina que nos indujera emociones tan profundas como en los sueños…
    De todas formas creo que tus dos teorías ya han sido dadas por validas por psicólogos, ademas tienen sentido.

  4. Hace un tiempo vi en las noticias un software capaz de visualizar figuras en las que estás pensando (no sé qué parte tenía de realidad y cuánta de trampa). A ver si encuentro algún enlace y te lo dejo por aquí.

  5. Hace tiempo vi a unos tipos que enseñaban formas a un sujeto.
    Enseñaban 10 formas y el sujeto tenía que pensar en una de ellas. Entonces un casco con electrodos conectado a un ordenador leía que 10 formas había leido.

    Cambia 10 por un millón y la cosa ya puede tomarse en serio.

    Hicieron algo similar con palabras, lo que me lleva a pensar en que sólo falta poder escribir en el cerebro para tener telepatía asistida.

    Creo que el individuo que investigaba eso se llamaba Jack Gallant.

    Buscando grabar sueños en internet salen cosas bastante interesantes… Y por 30€ tienes en Amazon un aparato que lee tus ondas cerebrales.

    Da igual que tengas la sensación de que ves el cuarto. De algún modo, si ves tu cuarto, tu cerebro tiene que procesar tu mesa y tu ventana.

  6. Lo curioso de los sueños es que tú te ves desde fuera, es decir, te ves a tí mismo actuar en medio del sueño, tu cuerpo, tu cara, etc… No estás dentro de tí y ves desde tus ojos, sino que lo percibes todo desde otra perspectiva, como si fueras el director de una película, visualizando cada ángulo y cada actuación… Yo, personalmente, es el único modo que tengo de distinguir la vigilia del sueño, porque Descartes me dejó bastante desconcertado. En mi primera lectura del Discurso del método, me lo tomé a broma, pero luego supe que mientras dura el sueño era imposible saber si lo que estaba sucediendo era real o imaginado. Ahora, con esta técnica, creo que he superado la duda, de forma que no necesito ningún genio maligno posterior, jejeje!.

    Eso sí, no siempre llegas a ser consciente de que estás soñando son llegar a despertarte, pero a veces ocurre, al menos a mí me ha sucedido muchas veces. Es en ese momento cuando el sueño se convierte en el llamado sueño lúcido!

Deja un comentario