Autumn Break; o como pegarte un pasón de viaje que no olvidarás nunca (Parte 1)

Ea, ha llegado el momento de contar el viaje que me pegué hace ya más de un mes. Comento brevemente: hace seis semanas yo y otras doce personas nos pegamos un viaje de 10 días por Oslo, Berlín y Londres. Un pasón, eh, y creo que merece que hable un poco de ello. De hablar de como me está yendo de Erasmus, decir que de puta madre, pero lo digo ahora, no me apetece forzar la digestión de algo mientras aún lo estoy viviendo, así que creo que no haré una retrospectiva posiblemente hasta el mismo día que vuelva a España de forma definitiva.

Ahora he acabado una horrible semana de apenas dormir en la que he entregado 3 proyectos, y aunque aun tengo el ‘gordo’ del semestre dentro de dos semanas, no me voy a privar de volver un momentito por aquí y dedicar a esto un poco de tiempo, ¿no?

Del viaje: ¿Que contar? ¿Por donde empezar? Empiezo comentando que hice aproximadamente 2.000 fotografías (y me he contenido por falta de memoria) de las que se salvan 200, una vez ensamblados panoramas y demás movidas y despues de echar un rato en Photoshop (entre otras cosas por eso he demorado dedicarle una entrada a este viaje, que digo viaje, ¡tour!: quería ilustrarlo en condiciones). Esas solo las mías: entre las de todos suman 10 gigas, si, 10 gigas de fotos, con algún video, pero en su mayoría fotos (que lo piensas y dices, vale, pero ¡¡10-Gigas-de-fotos!!).

Y lo voy a estructurar en tres* entradas que ni van en orden cronológico, ea (*al final han sido seis entradas…). Hice anotaciones, y entre eso y las fotos está todo bien documentado, así que empiezo con un resumen. Y me vais a disculpar si uso de vez en cuando alguna palabra en inglés, si vierais el cacao que tengo a estas alturas en mi cabeza entre los dos idiomas, con cosas como que te sabes la palabra en ingles y no la recuerdas en español, y no solo al revés…

Prefacious*.

*(primera en la frente.Y pa colmo ni existe en inglés)

Empezando el Viaje

Foto para empezar el viaje, en la misma estación de tren de Horsens.
Fila superior, empezando por la izquierda: Dani, Alberto, Cristina, Izaskun, Anna, Estefanía y Jose Luis.
Fila inferior, Agu, Edu, yo mismo y Jose Ramón. En Londres se nos unirían Rocio y Noel.

El viaje, como tal, empieza a ser planeado apenas a las 3 semanas de estar en Dinamarca, y unas seis antes del propio viaje. A mediados de Octubre era el llamado ‘Autumn Break’, una semanita entera de vacaciones by the face, 10 días de fiestaca, rascarte los cojones o viajar (o las tres cosas). Espontaneamente se empezaron a plantearse muchos viajes distintos, todos en grupos de 10 – 20 personas, así que o bien te lo montabas tu, o bien sencillamente te acoplabas al que más atractivo te parecía (lease también ‘más afinidad sentias por el grupo de personas que iba’). Tened en cuenta que estamos más de 100 españoles, entre unos 700 erasmus, por lo que no faltaban alternativas.
Por ejemplo, otro que ha pegado fuerte es el de, llamemoslo así, Capitales del Este (tres cualesquiera de las siguientes solian componer algun viaje: Varsovia, Cracovia, Budapest, Viena, Praga, Berlín, Bratislava…). Una idea tremendamente apetecible, accesible, y también hay que decirlo, barata. Se podría argumentar que mi (nuestra) elección era un tanto rutinaria: a Berlin y a Londres “hay que ir” alguna vez en la vida,  pero a las antes mencionadas probablemente solo tenga ocasión de ir mientras esté aquí en Dinamarca. Pero oye, eso tiene facil réplica, y se llama Spring Break. ¡Y punto en boca! :D

Lo dicho, apenas estoy escuchando ‘Londres-Berlin’ todo-en-uno y me tiro de cabeza a la piscina. Vi la gente que iba, dije ‘estos mismos’, (coño, y es que me caen de puta madre todos). Me recuerdo pensando si lo pensaba o si era algo que no había que pensar, y la sensación de estar flotando unos centímetros encima de la silla mientras compraba los vuelos online. Lo de pasar Oslo, todo hay que decirlo, era circunstancial: ir allí nos hacía más barata la combinacion de vuelos que intentar ir directos a alguna de las otras dos capitales. Y el ryanerismo pega fuerte, porque abrochaos los cinturones, los cinco vuelos (Aarhus-Oslo-Berlin-Londres-Oslo-y de nuevo Aarhus) salieron a (wait for it) 160 leuros*. El plan, por lo tanto, quedaba como sigue: salir el 15 de Octubre desde Aarhus, echar un día en Oslo y dormir en su aeropuerto, echar entonces tres días en Berlín, luego otros cuatro en Londres, otro día a la vuelta en Oslo y estar en casita para el 24 de Octubre.

*A mi me salieron más caros por tonto por esperar unas horas, a otros le salieron por 120.

Y ya está, las semanas fueron pasando, con borracheras cada finde, con trabajitos cada semana, con fiestas otra vez con cada finde… lo típico de la maravillosa vida Erasmus (de la que no se me va de la mente una frase de este clásico, que señalaré su momento), aproximándose un viaje que se proclamaba histórico sin apenas preparación previa. Porque claro, ¿llamarías a eso un viaje, cuando en realidad estás ya dentro de otro? (yo no se vosotros, pero la impresión que me da esto de estar en Dinamarca es que estoy en un viaje de 9 meses). Eran apenas tres días antes del viaje y yo (y los otros) estabamos tan normales, pensando en nuestras movidas y nuestros trabajos de la universidad, y solo dejamos de estarlo cuando empezamos a hablarlo, ‘oye, que nos vamos ya mihmico, ein’. De hecho tan solo la tarde de antes me puse a imprimir algunas guías de viaje de Wikitravel (me daba cosa no habermelo preparado nada, aunque luego veremos que tampoco hizo mucha falta), y no fue hasta la misma noche anterior que no me puse a hacer la maleta, a eso de las 1 de la madrugada, justo después de dejar a medias Mr. Nobody… (ah, ¿que de verdad os habíais creído que lo de irnos de viaje se nos ocurrió en ese momento? ¬¬ Ah, disculpad el malentendido…)

Hala, y ahora ración de foticos, nos vemos en la siguiente entrada: Oslo.

Aarhus Airport

Estación de Trenes de Oslo

Opera de Oslo

Norway Parliament

Ampelmann

Brandeburg Gate

Opera de Berlin

Picadillo

British Museum, ala Egipcia

Foto junto a la VERDADERA capsula del Apolo 10

The Tube

Ministry of Sound

Pub Crawl, Londres

Episodios publicados

1. Prólogo (o Prefacious)

2. Los Trolles Noruegos (Oslo)

3. De muros, búnkeres y ‘Ampelmänn’ (Berlin, I)

4. ‘Mind The Gap’ (Londres, I)

5. Dorling Kindersley (Londres, II)

6. K-17, Día 0 (Berlín, II)

Extra: Galería completa de fotos (+vista ampliada)

Autumn Break 2010, episodio 2: Los trolles noruegos
Mr. Nobody

7 pensamientos en “Autumn Break; o como pegarte un pasón de viaje que no olvidarás nunca (Parte 1)

  1. Jejeje, la ausencia de noticias en casos como este son presagio de que te lo estás pasando muy bien, y veo que no me equivoco. Disfruta, compadre. Las fotos son estupendas (para no variar), me quedo esperando los sigueintes capítulos.

  2. Pingback: Autumn Break 2010, episodio 2: Los trolles noruegos | Ración Individual de Personalidad

  3. Pingback: Dorling Kindersley (Londres, Autumn Break V) | Ración Individual de Personalidad

  4. Pingback: Autumn Break: Berlín, día 0 (VI y Fin) | Ración Individual de Personalidad

  5. Pingback: Dinamarca como Erasmus. Parte 3 y fin: La experiencia personal | RIdP

  6. Pingback: Ración Individual de Personalidad: Diez Años | RIdP

Deja un comentario