Conspiraciones, 2 (con comentarios sobre el 15M)

Quiero añadir un corolario al post anterior, porque lo releo y parece escrito a propósito con respecto a lo que está pasando ahora en España.

urn:newsml:dpa.com:20090101:110517-11-12189

Primero, que sepáis que aquí no solo nos llegan las noticias (que suena como ‘eh, los mensajeros nos traen nuevas de la marca’, pero es que desde que se descubrió Internet es de una redundancia acojonante esa frase), sino que aquí mismo tenemos previsto ir este sábado a hacer la correspondiente sentada a Aarhus. Que nos os llevéis por allí toda la gloria, que nos gustaría vivirlo ahí con vosotros.

Segundo, que aunque esto no vaya a ninguna parte, que aunque quede en agua de borrajas, sin propuestas concisas, sin soluciones concretas, sin resultados visibles, sirve para una cosa excelente: para que se vea que la juventud española sabe moverse. Que no solo sabemos montar unos grupos de feisbuk que pa qué. Que había ganas, necesidad de moverse. Que esa generación, que hace botellones para “protestar” (que tiempos) por los altos precios del alcohol mientras nuestros queridos vecinos gabachos la lian parda cada vez que pueden, es tambien capaz de decir: aquí están mis huevos. Que llevan tiempo hinchandonos los cojones, y tal vez por cierto gen español (yo que sé, me lo estoy inventando), antes nos daba vergüencilla ir a quejarnos si solo íbamos a ser cuatro gatos: no había más que ver las manifestaciones que había cuando lo de ‘No tendrás una casa en la puta vida’, que daban cosica. Esta vez sabemos que es la ocasión, y bueno, ya se ve lo que hay.

Y tercero, que es a donde voy, es que lo que decía en el post anterior a lo mejor ha quedao un poco flojo (y huerfano de comentarios, lo digo honestamente, será que caigo demasiado en lugares comunes, pero es que es lo que ahora también estoy haciendo -y deliberadamente-, asinque nada que reprochar), pero me vuelvo a reafirmar en lo que decía: es que no hay conspiradores. Que los ‘conspiradores’ que andan jodiendo la marrana no son gente que ande en la sombra. Los que andan jodiendo la marrana están ahí y los conocemos todos.

(…)

 

Y claro, es fácil decir que ellos son banqueros, políticos, empresarios avariciosos y tiburones financieros (ni todos, ni solo ellos, claro). Pero es que todo hay que decirlo, están ahí  y han estado con nuestra connivencia.

¿Quereis lugares comunes? Si, envidio muchas cosas de la sociedad danesa. Dejadme acabar, coño. Si la comparo con la española, me da algo. Evado pensar lo que probablemente me espera a la vuelta (solución: ¿no volver?). Vivir aquí casi un año me ha dado perspectiva (vivir, que coño, da perspectiva de las cosas). Es que precisamente, aquí se puede hablar de sociedad. En España estamos los que estamos, una jauría, yo que sé, pero me pregunto si existe una sociedad española. Y no solo por la vieja cantinela de “las dos Españas”: ahora las españas que hay son la que se manifiesta, que sin una orientación política evidente, tiene el mínimo de decencia y compromiso para decir ‘mira, es domingo por la tarde y no me cuesta nada acercarme a hacer bulto’. Universitarios muchos. Preparados. Conscientes de su (nuestra) situación y de nuestra mala y buena fortuna, ambas al mismo tiempo. Y somos un huevo. Y luego, está la otra que, ni ha acabado la ESO y tiene como ídolo a Belén Esteban (¡ella lo consiguió!). Los nini, los que miras y entiendes que los mayores se pregunten… ¿son estos los que van a pagar mi jubilación? Pero mirad, esos también los hay en Dinamarca (si, ¡aquí también hay canis!), y no pasa nada.

Donde da pavor comparar España con Dinamarca, por ejemplo, es que aquí ni se les pasa por la cabeza robar: aquí ni hay maquinas que pitan, ni te miran con cara sospechosa si dices de devolver algo. Y todavía más crudo, muchos de quienes estudian aquí se aprovechan salvajemente de ello. Que ni me extraña que ahora digan de cerrar fronteras, ea.

(…)

Pienso: las sociedades avanzan. Lo que ha pasado en Túnez y Egipto, de verdad, me tiene maravillado (lo de Libia y Siria obviamente no tanto). Y desde siempre, desde mucho antes de que siquiera imaginase que algún día acabaría aquí, he tenido como claro referente de hacia donde se debería dirigir ese avance: el modelo de los países nórdicos. Por lo visto es el clima, pero no entremos en eso (y que no es para tanto). Con una protección social, un bienestar y una delincuencia bajísimos. Y con una increíble prosperidad económica, a pesar de los impuestos que pagan. Con sus defectos también, pero tampoco he venido a hablar de eso. El caso es que siempre te va a venir un Don Pablo a decirte que, sencillamente, España es así. La del Lazarillo. La de la picaresca.

¿Cambiará entonces España algún día? Dicen que somos la generación mejor preparada de la historia de este país y sin embargo somos la que menos oportunidades tiene. Oportunidades que si se nos ofrecen en otros países, que están a un vuelo de 30€ de distancia. Coño, ¡que se van los mejores! (se nos van, ¿nos vamos? -no sé si incluirme, pues, ¿me voy?, ¿¿soy de los mejores??-)

(…)

Mirad, lo que quiero pensar, es que si aun siendo los mejor preparados no tenemos oportunidades, es porque los que no tuvieron la misma preparación que nosotros son los que aun siguen arriba. ¡No iba a ser llegar y besar el santo! ¡No era solo crear una generación de gente preparada! Los que poseen empresas, los que deben ofrecer empleo, los que están en puestos de responsabilidad, y que carecen de nuestra formación, ¿de nuestra educación? ¡Todavía nos queda sustituirles a ellos!

La pregunta entonces que me hago es ¿seremos de verdad nosotros mejores que ellos? Cuando llegue nuestro turno, cuando seamos nosotros los responsables, ¿será distinta España, la haremos distinta? ¿sabremos hacer entonces las cosas bien, tener iniciativa, visión? ¿habremos conseguido cambiar el modelo productivo, salir del ladrillo y el turismo, y crear empresas que de verdad creen valor añadido? ¿Destacará España en algún futuro, tal vez lejano, por tener una sólida industria tecnológica, por ejemplo? (la de las energías renovables me parece un excelente camino, por cierto) ¿Sabremos construir no solo un país mejor, sino un país distinto? Olvidarnos de esos venenos, para nada tópicos sino terriblemente tangibles, que caracterizan el puñetero país: la envidia, el cortoplacismo, el topami y el palasaca. La cero conciencia social y ciudadana. Menuda identidad de mierda. El ver algo que no es tuyo, y… si te pillan cogiendolo decir ‘¡ah, es que, como no había nadie…!’

Y lo que me parece lo peor, no solo odiar al que lo consigue (puta envidia), sino reírnos del que lo intenta y no llega. El resultado: que nadie lo intenta.

(…)

Pero preguntarme si las cosas están cambiando, se me torna completamente redundante. Se me podría contraargumentar que preparación o inteligencia no tienen nada que ver con moralidad, responsabilidad, o con(s)ciencia. Ya puedes ser la persona más inteligente de la tierra, y ser un perfecto gilipollas. Estoy de acuerdo, y no.

No me refiero solo a preparación, sino a a educación, a cultura, a ciudadanía. A cosas que abren la mente: vuelvo a lo mismo, somos la generación que mejor acceso estamos teniendo a viajes tirados de precio. A conocer otras culturas, otras gentes, otras formas de pensar. Me gustaría que el puñetero de ReBr0 (que creo que me escuchas) no hubiera borrado su blog (porque escribías muy bien, so joio) pues tenía un post que relacionaba -muy positivamente- el nivel de la cultura en España con la piratería: es ahora cuando más acceso a cultura, a información y a preparación tenemos. Cuando más (y mejor) música escuchamos, más leemos, mejores películas y series vemos. Y en ingles, que nunca viene mal (es una asignatura que como país parece que vamos aprovando poco a poco, a pesar de lo que dije hace unos meses). Si coño, estamos (todavía) mejor preparados que nuestros padres. Y mira que ellos lucharon; también era mucho más el terreno que ganar, a nosotros nos quedan los recortes, los flecos, el trabajo lento. Pero es que de esto, me refiero al 15M, es imposible que salga algo malo, algo peor de cómo han estado y están las cosas. Que las cosas cambien a mejor es inevitable. Que una buena crisis hay que aprovecharla es una responsabilidad. Que lo que no te mata te hace mas fuerte, una gran verdad. Y que justo antes del amanecer es cuando más oscura es la noche, una frase para mi gusto un poco rancia y que además científicamente es una chorrada, pero que no deja de venirle de perlas en este caso. No se si lo que esta pasando servirá, por si mismo, de algo, pero si estas manifestaciones no se convierten en causa de algo, son sin duda consecuencia de algo, y desde luego síntoma de que algo cambia, como es natural e inevitable (sin que ‘natural e inevitable’ signifique ‘va a pasar de todas formas’: no, hay que moverse, tiene que suceder lo que está sucediendo). Síntoma no solo de que la cosa está muy mala, sino de que la renovación natural sigue aconteciendo, y quiero creer que esta vez muy profundamente. Síntoma de que inevitablemente, con más o menos traspiés, nos movemos adelante.

Bueno, pondría enlaces sobre todo lo del 15M pero: a) esta recopilación me parece la más bestia y mejor que he visto, b) no tiene sentido matarse cuando es algo tan vivo y que genera tantas noticias, y c), que cojones, sois vosotros los que estáis allí, así no voy a contaros nada que no sepáis.

Ahora, esta grabación la tengo que enlazar si o si (Archivo MP3)

(…)

Nota: ya veis lo que ha durado la supuesta pausa del blog, menos que muchas otras pausas sin justificacion ni anuncio alguno. Pero en fin, ya sabeis, son el tipo de cosas que necesitas decirte en cierto momento (no lo volveré a probar, no volveré a componer/pintar/escribir, no volveré a llamarla, la proxima vez estudio… xD), especialmente cuando tienes tres entregas entre el lunes y el martes y ves que te quedan unas 48 horas después de semanas de tocarse la polla procrastinación salvaje. En fin. La noche del domingo al lunes no dormí, por ejemplo; pero ni yo, ni mis colegas, ni todos los que teníamos esas entregas. Si, dejaremos las cosas para el final, pero a trabajar bajo presión nadie nos gana. Es increíble el rendimiento que se alcanza, el trabajo de semanas se hace en horas. Pero como falle algo… Ahora, nada falló, y estoy satisfecho con el trabajo que hice y que entregamos suave y puntualmente. Y santas pascuas. Ahora hemos alcanzando un buen impulso y el proyecto final parece ir bien encauzado, pero para esa entrega faltan tres semanas, y mañana una barbacoa con cervecitas al simpático sol de Dinamarca no hay quien me la quite.

Por cierto, sé este post es otro caos de ideas no demasaido bien enlazadas, pero me lo permito: es que si no no lo escribo. Y por supuesto, tengo sueño, pero sin que suene a excusa, eh.

En Dinamarca, 15M también
Conspiraciones

6 pensamientos en “Conspiraciones, 2 (con comentarios sobre el 15M)

  1. Me encanta como escribes rufo, creo que tienes mucha razón. Leyendo este post me ha venido a la cabeza esa idea de que en chino mandarín, utilizan la misma palabra, o mejor dicho idea, para denominar una crisis y una oportunidad, porque en realidad debería ser así, en vez de lamentarnos y quejarnos, deberíamos ver las oportunidades en las crisis que sufrimos.
    Enhorabuena, a seguir bien tio grande.

  2. Pingback: Vale, ya está. Y ahora, ¿qué? (Parte 4 y última: ¿Qué hay de mi, de nosotros?) | RIdP

Deja un comentario