“Interstellar” (Christopher Nolan, 2014). El Viaje

(No hay spoilers, pero si lo que quieres es saber si merece la pena ir a ver Interstellar al cine, déjate de leer críticas y ve corriendo, YA.)

 

El primer trailer de Interstellar, sin duda para mi el mejor, y el único que conviene ver.

No recuerdo si alguna vez he vanagloriado aquí lo que vengo a llamar las ‘películas viaje’. Seguro que alguna vez lo he hecho. ‘Avatar’ o la misma ‘Origen’ de Christopher Nolan (y no creais que metería muchas más en esa lista) las llamé en su día ‘películas viaje’, y sin duda fue una gran experiencia vivirlas en la gran pantalla. Podría expresar el concepto de ‘película viaje’ de varías maneras, seguro que es lo que la mayoría de los mortales llamamos ‘peliculón como la copa de un pino’. Sin duda, una ‘película viaje’ siempre lo es, añadiría que normalmente posee una duración superior a las dos horas; y que es una obra absorbente, un tren en el que te montas y no te vuelves a bajar hasta que acaba el trayecto, que consigue que perdones y apagues tu sentido crítico, que te mantiene pegado al asiento, que hipnotiza. Más que un viaje, es una experiencia. Y posiblemente aquí viene lo que me parece más pertinente: a menudo trasciende el medio. Las trajes de ‘película de culto’ o ‘clásico del genero’ entiendo que se le quedan pequeñas. Una película viaje es siempre ‘más’ que una película, ‘más’ que solo una buena película.

interstellar_movie_blackhole.jpg.CROP.original-original

Interstellar, ni os quepa un segundo la duda de que es una de ellas, pues aún va más lejos: probablemente conquista esa definición y se apodera egoistamente de ella. Interstellar es ya, recién estrenada, LA película viaje por excelencia.

(…)

Escribo todo esto aún un poco ‘mareado’, consciente de la necesidad de dos cosas, que son: tiempo para digerirla; y sin duda, volver a verla una vez más en una buena sala de cine como Dios manda (en mi caso, fue anoche en el Kinépolis de Granada).
Por ello lo que voy a hacer es intentar poner un poco en orden las ideas que anoche a mi mis compañeros y a mi nos fueron viniendo conforme salíamos del trance -valga decir que al acabar la película no podíamos hablar, estábamos paralizados-, con todo, ahí vamos.

Captura de pantalla 2014-07-30 a la(s) 23.02.46

A Nolan es un director-autor de los que se le tienen ganas. Después de regalarnos la magnífica trilogía de Batman, y esa cosa aislada, grande y refrescante llamada Origen, nos preguntábamos que podía ser lo próximo. El teaser trailer de hace un año (el que dejé caer arriba), a mi como a tantos, nos convenció de que no nos hacía falta ver más trailers (buena decisión siempre): estaba claro que esa peli no nos la perdíamos. Que es, por cierto, la que estaba hace unos años anunciada que iba a hacer Spielberg. Viene entonces la preocupación de que el hype pueda destrozar la experiencia, y finalmente, la aparición de las primeras críticas. “Es Nolan, no decepciona” y frases similares aparecen… Respiramos tranquilos.

Pero no, muchachada. Nolan no está a su altura.

 

Es el Nolan anterior, el de Batman, el de El Truco Final, Memento, Insomnia, Origen, es ese el que no está a la altura de este último Nolan. ¿Dónde estabas, Christopher, qué pollas habías estado haciendo todo este tiempo, entreteniendote en hacer esas peliculillas?

Por supuesto, exagero (¡como voy yo a despreciar The Dark Knight!), pero creo que así expreso bien mi punto, la sensación que iba teniendo a lo largo de ese viaje de tres horas -y muy bien esas tres horas- que hice anoche.

interstellar2

Y es que estamos ante una obra tan redonda, tan grande, en su ambición y alcance, que no ‘bebe’, ‘rinde homenaje’ o ‘guiña’ a las otras obras cumbre del genero (y digo claramente dos de las que primero os vendrán a la cabeza: “2001: Odisea en el espacio” por concepto y “Alien” por diseño), sino que las mira directamente a los ojos, de tú a tú. Por supuesto, Nolan reconoce que es ‘imposible ignorar que existen’, imposible ocultar su influencia, cosa que tendría tan poco sentido como intentar huir o distanciarse de ellas solo por hacerlo, y obviamente Interstellar es consecuencia de todo lo anterior, y lo sabe, si bien se presenta como una entidad con personalidad totalmente propia, y que no tiene sentido definir en términos de ‘recuerda’ o ‘es un cruce entre tal y a cual película’, con lo que algunas definiciones que he leído, tales como ‘la 2001 de nuestro siglo’, aunque entiendo lo que quieren expresar, me parece que hacen un flaco favor a la película.

(…)

Película grande, primero por la infinidad de palos que toca: su primer tramo más que una crítica, es un aviso muy gráfico de las posibles consecuencias del cambio climático y de cómo nos estamos comportando los humanos con la Tierra, un planeta que en esta película nos expulsa, que ya no nos quiere. Bien por Nolan ahí, que sin llegar a espectacular y sin necesidad de hacer uso de grandes terremotos o tsunamis, resulta mucho más realista, chocante y sobre todo creíble en este cuadro que pinta sobre nuestro posible futuro.

o-jessica-chastain-interstellar-facebook

Otro palo que toca en ese tramo, y también me parece sumamente importante, es el toque a aquellos que recortan las ayudas a investigación y desarrollo, que dudan de la utilidad de la ciencia, la adquisición del conocimiento, y en un espectro más amplio, al puro sentido crítico. Un futuro en el que se ha sacado a los ingenieros de sus trabajos y se les obliga a ser de nuevo granjeros. Me parece tremendamente atinada esa escena en la que se discute si la llegada a la Luna durante la guerra fría fue real, pues en el futuro que pinta Nolan los libros se han reescrito de forma que se asume que fue un montaje, pura propaganda. Espléndida advertencia contra aquellos que defienden homeopatías o creacionismos y pretenden colarlos en escuelas y universidades.

Y por último, y como gran pilar en el que se asienta la película, ese llamamiento a nuestra naturaleza aparentemente olvidada: esa naturaleza que hizo que no nos quedáramos en África, por la que nos extendimos por los cinco continentes, por la que locos se lanzaban en canoas al océano o se tiraban desde campanarios atados a ‘cosas’ de lona. Por la que siempre queremos saber qué hay en el siguiente valle. Porque somos pioneros, somos supervivientes, somos exploradores.

maxresdefault (1)

(…)

Grande esta película también en su tratamiento de la ciencia: todos los protagonistas, todos los heroes, son científicos o ingenieros, y no caen en los clichés de loco ni de cómico (toque que por cierto ya aportan muy acertadamente los robots).

Y aunque evidentemente hay licencias científicas (aunque no llega al nivel de Sunshine, habría que hablar de todas esas cosas que suceden cerca de un agujero negro, bien en forma de mareas y olas extremas, radiación, dilatación temporal…), todo es siempre en pos de desarrollar una historia y querer llegar a cierto punto, con lo que podemos hablar de que la seriedad científica que hay en esta película es de verdadero diez, codeandose de nuevo con Gravity y, habrá que mencionarla muchas veces, 2001: Odisea en el Espacio.

Nota: a aquellos que dicen no disfrutar la película por no entender la parte científica, les respondo ¿hace falta saber de romanos para disfrutar Gladiator? Para lo que hace falta saber, ya tendreis la típica escenita del tipo con la servilleta y el boli. Para todo lo demás, sencillamente aceptad, como aceptamos los que si ‘sabemos’ algo de ciencia, y como en cualquier película, dejaos llevar.

 

El análisis científico pormenorizado se lo dejo a Daniel Marín y compañia, pero quiero rescatar especialmente el hecho de Kip Thorne (el que Marín llama ‘maestro Jedi’ de la ciencia relativista) no solo haya asesorado en la película sino que actúa como productor ejecutivo: se ha metido hasta las trancas, colaborando muy profundamente en la elaboración del guión así como de los efectos especiales, de cuya colaboración en este último caso, se nos regala la primera visión totalmente realista, además de absolutamente bella y espectacular, de un agujero negro en el cine. Tanto es así, que en el proceso de creación de esta visión se ha hecho verdadera ciencia, surgiendo con ella dos artículos científicos, uno de astrofísica, y otro sobre gráficos por computadora.

Captura de pantalla 2014-07-30 a la(s) 23.02.16

Tengo que reusar esta imagen. Es que mirad qué puto pasón, por el amor de Dios.

(…)

Grande también por ambiciosa: aparte de la generosa duración, en el montaje, en el uso del sonido y de las imágenes, en la música (¡¡Madre mía la música, Zimmer, estás que no se te conoce!!), en la forma de atar cabos (oh, ese final tan Nolan…), me fascina especialmente la escenificación, como se enlaza cada acto, a veces de forma implacable y dolorosa (la despedida e inmediato despegue son brutales), y otras veces en forma de absolutos saltos de fe: ¿Qué tipo de director, que tipo de genio*, se atreve a resolver la película de la forma que Nolan lo hace, y que salga bien? Me pregunto, ¿cuando se leía todo en el papel, cómo quedaba? ¿Os imagináis ese mismo guión rodado por, que se yo, Uwe Boll, Michael Bay, o Paul W.S. Anderson? ¿Iba Nolan a tiro hecho, sabía ya desde el principio la película que quería hacer? En fin, preguntas que ahí quedan.

*Insisto, esta película saca a Nolan del cajón de talentoso y lo coloca en el de genio. Así.

(…)

Ahora bien, difícilmente una película es ‘grande’ sin una historia humana sólida, y aquí de nuevo Nolan, para contar su historia, se reune de un excelente elenco de actores, empezando por los que repiten con él, Caine y Hathway, siguiendo con Jessica Chastain (y también la niña que interpreta el mismo papel de joven, ¡por Dios que papelón hace!), así como esa pequeña sorpresa de casting no mencionada en el cartel; y finalizando con esa extraña elección para el protagonista hecha en antes del Mcconaissance: faltan palabras para definir a este absolutamente monumental Matthew Mcconaughey. Sería muy erroneo decir que la película se apoya totalmente en él, pues por todas las razones expuestas, y las que me quedan, se tiene muy (muy) en pie por si sola, pero si a alguien le faltan razones para verla, o no le gusta la ciencia ficción, o cualquier otra excusa, que sepa que en la interpretación de este bicharraco ya hay por si sola una muy buena razón para verla.

interstellar-15

Todo, al final, para contar una poderosa historia sobre el amor, de padres a sus hijos, entre personas, entre humanos, entre dimensiones, espacios y tiempos, llegando a adquirir explícitamente tintes filosóficos y trascendentales por momentos. Sin embargo, las escenas de lágrima (que no de lágrima fácil) abundan, siendo sobresalientes todas ellas, y lo aviso, se os hará difícil articular palabra inmediatamente a la salida del cine. Es una película profundamente humana y esa es la verdadera columna vertebral de la película.

Y si a eso añadimos unas cuantas gotas de poesía (muy apropiado ese poema de Dylan Thomas), tenemos esta verdadera maravilla.

“I’ve always believed that if you want to really try and make a great film, not a good film, but a great film, you have to take a lot of risks. It was very clear to me that if you’re going to make a film called ‘Interstellar,’ it’s going to have to be something extremely ambitious. You push it in all the possible directions you can. Not for its own sake, but because you know that if you’re going to try to add something to the canon, besides fiction films and all the rest, and live up to the promise of that title and the scale of that title, you really have to go there.”

Christopher Nolan.

 

En una historia, en cualquier buena historia, el protagonista pasa por una experiencia que le hace evolucionar, aprender, de forma que al final no nos encontramos con el mismo personaje que conocimos al principio. Por el contrario, en un viaje, que tú vives y experimentas, eres tú mismo el que cambias, el que aprendes, el que creces.

interstellar-latest-movie-wallpaper-4082

Nolan, gracias por este viaje.

Interstellar, y 2. Letting it go.
La belleza de un cohete explotando

13 pensamientos en ““Interstellar” (Christopher Nolan, 2014). El Viaje

  1. (Here be spoilers)

    No puedo evitar sonreir según leo tu crítica, “Rufo en estado puro”, con ese entusiasmo tan tuyo. Me alegro mucho de que te haya gustado tanto, yo también la he disfrutado, pero en el balance global me sobra bastante, (perdón), ñoñería. ¿Espectacular? Sin duda ¿Visualmente una delicia? Desde luego ¿La banda sonora te transporta fuera del sistema solar? Sip, todo eso es cierto, merece la pena solo por esos planos espaciales, la escena del acoplamiento con la nave girando la disfruté como un enano, y el interior del agujero, con esa forma de representar las dimensiones, también me gustó.

    Pero (y sí que hay peros, dejando licencias científicas al margen), me molesta un poco que ciertas explicaciones se tengan que hacer con un Deus ex machina que no sería necesario si nos curramos un poco más el guión. ¿El amor, quinta fuerza fundamental del universo? Amos, no me jodas. Lo de los “ellos” misteriosos puede que tenga un pase, pero, ¿con lo ancho que es el universo, la puerta dimensional va a dar justo a la estantería de tu hijita? Lo siento pero no, no cuela (y puede que se me haya escapado alguna explicación porque yo a Matthew Mcconaughey sin subtitular le entiendo más bien poco (¡vocaliza, tío!), pero difícilmente me iba a satisfacer. Toda la historia de la relación padre-hija es previsiblemente lacrimógena y facilona, no me gustó mucho.

    En resumen, me recuerda mucho a Sunshine: la he disfrutado mucho estéticamente, incluso con entusiasmo, pero me fastidia que el guión tenga flecos que acaban chafando el sabor de boca final

    • Jejej, vamos a decir que me vas conociendo… ;)
      A ver, te reconozco, que, al menos en una ocasión, concrétamente durante la charla que Hathaway da sobre la interdimensionalidad del amor (llamémoslo así), me chirrió un poco, aunque creo que no tanto por lo que dice en si (que oye, ¿no era un poco de lo que iba también Solaris, la trascendencia del amor?), sino y lo metido con calzador que me pareció ese diálogo. Solo que luego, conforme avanzaba la película, se entiende mejor que es precisamente por ahí por donde van los tiros, y no es más que algo acorde a la costumbre de los hermanos Nolan de facilitar el seguimiento de ciertos conceptos, tal vez mascando un pelín de más las cosas, (cosa que en Origen no me pareció nada mal)
      Pero vaya, al final lo que pasa con este tipo de películas, si, siempre ves los fallos, uno no es tonto, pero si la película es suficientemente fascinante, suficientemente ‘pasote’ no es que se le perdone, es que *da absolutamente igual*, en plan, vale, aceptamos barco.

      No se si en Dark Knight Rises (asumiré que te gusta for the sake of an argument) te diste cuenta de una cosa en la que solo caí cuando más tarde la leí: Wayne, recien escapado de una carcel a miles de km de distancia, sin cueva donde prepararse, y con menos de 24 horas para salvar su gran ciudad de la absoluta destrucción por una bomba nuclear, aún encuentra tiempo para regar el puente de Brooklin con gasolina y prender la figura de un murcielago solo para avisar de su vuelta. Si hombre. Solo que durante la película, si te ha enganchado, estás tan absorto que ni te das cuenta. Eso para mi es magia. Literalmente. Nolan vuelve a repetirlo aquí varias veces, y olé.

      Y si, bueno, Mathew tiene el acento que tiene, si no recuerdo mal explica que ‘ellos’ (los humanos del futuro, se llega a especular explícitamente) escogieron a los Cooper especialmente, es decir, es algo deliberado que esa especie de portal dimensional sea el dormitorio de Murph. Supongo que también tendríamos que acotar lo que es el Deus Ex Machina, yo lo entiendo como un artilugio presentada a última hora a modo de giro de guión, y de manual de mal guionista, que no se ha preocupado de dejar entrever ese mecanismo en un momento anterior de la historia (por falta de reescrituras supongo, nunca he escrito un guión pero me imagino que es un proceso iterativo). Ya que el amor sale a relucir constantemente a lo largo del metraje, no se si llamarlo Deus ex Machina. Pero oye, que sencillamente no lo hayas comprado es otra cuestión, claro, ahí es donde ya cada uno tiene su parecer.

      Frente a la frialdad de 2001, imagino que aquí si, Interstellar es una buena respuesta, llena de humanidad. Tal vez Nolan si se andaba ahí midiendo con Kubrick.

  2. Pues yo no la disfruté como esperaba, quizás debido a ciertos factores: el amigo Matthew sin subtítulos no es fácil pillarlo; el sistema de sonido de la sala era penoso; la separación entre asientos era insuficiente y más para una peli de casi 3h.

    Me gustaría verla de nuevo en casa con tranquilidad y dar un mejor juicio más adelante :)

    Bravo por Nolan por meterse en tal berenjenal, hay que tener narices para tocar tantos temas y que te quede una buena peli.

    • Eres el tercer ‘emigrado’ que ha visto la peli en VO sin subtítulos y me ha dicho lo mismo. Me pongo en vuestra piel, y yo cuando he visto pelis en VO ‘a pelo’ también me he quedado con la sensación de haberme perdido puntos clave de la trama, y que por lo tanto no la he disfrutado lo suficiente. Suma el acento de Mcconaughey, paladas de jerga científica, y tenemos la jugada perfecta.
      Pero hay más.

      Fíjate en lo que ha dicho Nolan ante las quejas de mucha audiencia: la mezcla, en la que la música no deja oir bien el diálogo, está hecha así a propósito.
      http://www.dailymail.co.uk/news/article-2839465/Audiences-claim-Interstellar-soundtrack-loud-t-hear-dialogue-director-insists-intended.html

      Me gustaría que me corroboraseis este punto (es decir, que la mezcla de sonido tiene parte buena de la culpa), es curioso que Nolan se enfrentó a quejas parecidas respecto a la voz de Bane, y dio también la misma respuesta.

      En fin, me alegro de que te haya gustado ‘a pesar’ de todo.

      Por cierto, ¿sabes que estoy recibiendo las clases del máster en tu antigua facultad de Informática en la UGR? Estoy con bastantes antiguos alumnos de allí (aunque la mayoría somos ingenieros, arquitectos/aparejadores, etc), aunque no tengo noción aún de que coincidieras con alguno de ellos ;)

  3. Pingback: La biblioteca de Murph - Guiños ocultos de Interstellar - Camisetas Alone

  4. Pingback: Interstellar, y 2. Letting it go. | RIdP

  5. Pingback: True Detective | RIdP

  6. Pingback: Fandosidades, simbologías, y otras migueiladas: Nolan, Scott y Kubrick (1 de 2) | RIdP

  7. Pingback: Star Wars – El Despertar de la Fuerza. O la película que no vi. (1 de 2) | RIdP

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.