Mientras peor, mejor (1 de 5). Repaso a 2016 y puesta al día.

Hola. Aquí sigo, vivo y coleando.

Os pongo brevemente al día: trabajando bastante, y desde septiembre, fijo y a jornada completa en este proyecto en el que estoy a tantos niveles tan implicado. Poco que contar sobre el trabajo: lo que puedo contar no es interesante, y lo que es interesante, no lo puedo contar… Y a nivel personal, lo más relevante es que me mudé hace unos meses a vivir, solo por primera vez, a un apartamento en el precioso barrio del Realejo, en Granada. Y no mucho más, no mucho más sobre mi que me apetezca contar, realmente poco más puedo pedir, todo va razonablemente bien ;)

Atardeceres en el Realejo

Por ubicación, os lo digo, no me puedo quejar. Esta vista la tengo a pocos minutos de mi piso (eso si, subiendo una deliciosa cuesta xD)

Y si, tengo esto del blog abandonado: solo una entrada (y bastante depresiva, y con razón) en los últimos cinco meses. Dicho silencio viene a coincidir precisamente desde que se alzó la cantidad de trabajo, y también los primeros y moviditos meses de empezar a vivir solo, mudanzas* incluidas.

*Tres de hecho, en menos de quince días…

Pero permitidme que os diga: ese mismo hecho de no escribir, ese por qué, esa no-noticia, es por algo, y me he dado cuenta de que en si misma da para una buena entrada, un buen post. Es una entrada oscura, pero merece ser, debe ser escrita. Vamos a ello.

¿Por qué no escribo?

Hay varias razones. Si, por un lado, y ya lo decía nada más empezar, el trabajo me tiene, o al menos me ha tenido estos meses, hasta arriba. No os olvidéis de que el grueso de este blog se redactó y fue producto de la mente de un mal estudiante que tardó diez añazos en acabar la carrera. Llevo apenas tres años en el mercado laboral, y solo puedo decir que siento una tremenda simpatía por aquellos que lleváis adelante un blog incluso teniendo familia e hijos. Volviendo a mi, decía, ha sido diciembre bien bonico, de aprendizaje, sin duda cargado, y estresante -y del que alguna vez me apetecerá hablar-; tanto, que al acabar de navidades y todo, me tiré un par de días en la cama.
Todo bien, hay trabajo en nuestra pequeña empresa, cosa que por supuesto es una buena noticia, pero como todo lo laboral y como he dicho al principio, hablaré más cuando sea oportuno. Que por cierto, para el trabajo he tenido que redactar un par de entradas y reflexiones sobre el Diseño Industrial, y aunque para dónde iban a ir publicadas no podían tener el estilo casual y desenfadado que les podría dar aquí, no dudéis que os las publicaré ;)

Y que si, venga, que lo de escribir, también se me está pasando (una pena seguir viendo como cierran más y más blogs), poco a poco, la crisis existencial de los blogs… blablablá… ¡Qué pereza! que coño: que ahora al no tener tanto tiempo, ponerte a pensar y reflexionar no es ya una de tus prioridades en tu tiempo libre.

Y para colmo (¡para colmo!), ya ni veo tantas series (aunque vaya tela, hoygan, vaya tela con Westworld…) ni mucho menos películas. Esto en si mismo reconozco que es un tema para hablar, con lo que yo he sido
(Aunque últimamente juego, y mucho, a la PS4, y también hablaré de ello)

No es solo que es un privilegio y un placer ver a dos monstruos de la interpretación como Anthony Hopkins y Ed Harris en la pequeña pantalla; es que, aunque solo existiera el primer episodio, personalmente ya lo consideraría una obra cumbre del género. Y dado que mi película favorita es ‘Blade Runner’, de la cual ‘Westworld’ bebe a cántaros; si, ahora ya sabéis cual es mi nueva serie de TV favorita. Ojo a lo que he dicho…

Y lo diré también, me estoy volviendo algo más celoso con mi intimidad. Cada vez me doy más cuenta de lo fácil que es ponerse a bichear perfiles, y en un par de vistazos, rajar de arriba abajo la vida de una persona. Sigo teniendo la linea trazada entre que puedo/quiero contar casi en el mismo sitio que siempre (y en general, lo sabéis, soy muy transparente y me guardo pocas cosas), pero cada vez que vuelvo a leer un post antiguo (y lo hago), siempre hay una palabra, tal vez una linea, que prefiero editarla o quitarla. A veces por celos, y a veces también, por pura vergüencilla de ver cómo me expresaba. Es nada, una milésima parte de lo que hay escrito, pero dado que tampoco voy a repasar sistemáticamente todo lo que hay, a veces pienso si por esa minúscula pero crítica milésima lo más sencillo no sería borrarlo todo y mandarlo a la mierda.
Y así estamos. Mucho de lo que escribo son notas personales, y no sé hasta que punto son realmente necesario que sean públicas…

Resumiendo: que mi vida no está siendo extraordinariamente interesante.
2016, aún estando lejos de haber sido un mal año -de hecho, ha sido muy constructivo-, ha traído en lo personal pocas cosas reseñables. Trabajo, amigos, familia, vida algo más sana (con bici y gimnasio y toda la pesca), algún viaje, vida en Granada; y si, algún, o algunos, proyectos frustrados.

En fin, todo esto era la puñetera introducción, la puesta al día.
Ahora el meollo de verdad: la sombra. De verdad, por qué no escribo. En la segunda parte.

(…)

‘Cuanto peor, mejor’

  1. Puesta al día
  2. La Sombra
  3. Internet, What have you done?
  4. La ciencia-ficción NO es ficción
  5. El dolor de la lucidez. Preguntas finales y conclusión

 

Mientras peor, mejor (2 de 5). La Sombra.
Y la Gran Democracia volvió a funcionar

5 pensamientos en “Mientras peor, mejor (1 de 5). Repaso a 2016 y puesta al día.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Mientras peor, mejor (2 de 5). La Sombra. | RIdP

  3. Pingback: Mientras peor, mejor (3 de 5): Internet, what have you done? | RIdP

  4. Pingback: Mientras peor, mejor (4 de 5). La Ciencia-Ficción NO es ficción | RIdP

  5. Pingback: Mientras peor, mejor (5 de 5): El dolor de la lucidez, Pregunta Final, y conclusiones. | RIdP

Deja un comentario