Cosas que se pueden hacer con 100.000 millones de euros

Entre otras muchas cosas, creo que una de las cosas que nos ha pasado con la crisis es que hemos aprendido a usar números grandes. Igual que hemos aprendido un ‘algo’ de economía (incluso para los que en general dicha disciplina nos interesaba más bien poco) y ahora comprendemos mejor como funciona la bolsa, los mercados, el mundo empresarial, la maldita prima de riesgo, y en general, el mundo.

En cualquier caso, ya que según nuestro presidente la situación ‘está resuelta’, creo que viene al caso hacer unas cuantas comparaciones y ver cuantas cosas se pueden hacer con 100.000 millones de euros, lo que viene extraordinariamente bien para recordarnos e ilustrar el coste ‘real’ de ciertas cosas con algo más de perspectiva. La inspiración me viene por este artículo de Amazings, pero he querido hacer unos números rápidos y ofrecer algunas conclusiones más. Total, que con 100.000 millones de euros se podrían hacer cosas como las que siguen.

Nota: todos los números se ofrecen ajustados a la inflación.

 

Intentar comprender y responder a unas cuantas de las preguntas fundamentales del Universo, de la propia existencia de este, y por consecuencia, de nosotros mismos, evidentemente tiene un coste. Sobre el papel, este gran acelerador y colisionador de partículas pretende, entre otras tantas cosas, demostrar la existencia del llamado ‘bosón de Higgs’, una particula predicha en el Modelo Estándar, y que de encontrarse consolidaría dicho modelo, suponiendo uno de los grandes triunfos de la física teórica moderna. Puestos a buscarle aplicaciones mundanas a esto, potencialmente se trata de conocimientos que pueden traer una nueva revolución tecnológica, del mismo modo que en su momento lo supuso la comprensión de la electricidad, o las aplicaciones que han tenido la física cuántica o la relatividad (en computación, medicina, telecomunicaciones, GPS…). De todos modos, este ‘carísimo’ proyecto financiado internacionalmente sin un ‘propósito claro’ tiene aproximadamente apenas cuatro veces el presupuesto anual de Radio Televisión Española, después de los recortes de 2012.

Simulación por computador de como debería de aparecer un bosón de Higgs en la cámara de niebla del LHC

Porque 100.000 millones es, euro arriba, euro abajo, lo que costó el Programa Apolo. El que colocó a Neil Armstrong y a otros 11 hombres por primera vez en la Luna entre 1969 y 1972. Esto lo incluye todo: I+D, fabricación de los cohetes, edificios, etc., y costes de gestión y operaciones. Además, según el artículo que Daniel Marín ha escrito en Amazings, aproximadamente por el mismo coste podríamos enviar un hombre a Marte. Habeis leido bien. No me extiendo más porque el lo explica mucho mejor que yo, pero cabe mencionar, entre otras cosas divertidas, que con ese dinero también podríamos tener una Estacion Espacial (y media) o 10 telescopios Hubble; o que equivale a 7 veces el presupuesto anual de la NASA, o 25 veces el europeo, o 50 veces el ruso. El programa entero de mi amada lanzadera espacial, en sus 40 años de historia, con sus 10 de desarrollo y 30 años de vuelos (incluidos los dos fatales), suma unos 196.000 millones de dolares.

El Apolo 17 en la plataforma de despegue

 

El proyecto estadounidense de desarrollar la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial, que se considera comúnmente como el paradigma de carísimo ‘proyecto negro’, hubiera costado actualmente unos 15 mil millones de euros. El coste de este proyecto en su momento (unos 2.500 millones de dolares en 1945), que tuvo como producto cuatro cabezas nucleares (de las que dos se lanzaron contra Japón), apenas equivalía a lo que costaba sostener la guerra contra Alemania y Japón durante nueve días.

Test de Trinity, la primera detonación nuclear de la historia. Unos días más tarde se lanzaría la bomba de Hiroshima

 

  • Poseer una flota de 80 bombarderos ‘stealth’ B-2 Spirit

Pongo como caso los B-2 por ser precisamente el ejemplo perfecto de un proyecto con un sobrecoste absolutamente desatado. Proyectados en un panorama dominado por la Guerra Fría, el primer bombardero salió de fábrica solo un año antes del colapso de la Unión Soviética. Inicialmente se tenía pensado fabricar 125 aparatos, cifra que finalmente se redujo a 21. El coste de cada unidad es de unos mil millones de dolares, a lo que hay que sumar un coste total de desarrollo del programa de unos 20.000 millones. Actualmente, rara vez se arriesga a hacer volar uno de estos aviones, y solo han visto tres operaciones de combate en 20 años. Eso si, que no falte uno cada año sobrevolando el estadio de la SuperBowl. Un B-52, un diseño de avión que tiene más de 50 años, hace lo mismo (bombardear a los malos y tal, ya sabéis) y solo cuesta unos 14 millones de dólares cada unidad: unas 70 veces menos que el B-2.

Y que conste que me resulta bonito: a mi particularmente me fascina este avión.

 

  • Construir 66 rascacielos de 800 metros

Porque eso es lo que aparentemente ha costado el Burj Khalifa, en Dubai, actualmente el rascacielos más alto que existe, superando por ejemplo a las Torres Petronas (Kuala Lumpur) y la Torre Sears (Chicago). Probablemente es aquí interesante apuntar la aparente relación entre la construcción desaforada de rascacielos y una inminente crisis. No sé, lo mismo habría que habría que avisar a los chinos

El Burj Dubai en construcción: la única foto que he encontrado en horizontal del bicho

 

  • Construir 6 presas como la de las Tres Gargantas

Este megaproyecto de ingeniería chino, uno de los más impresionantes jamás realizados, ha tenido un coste estimado de 17.000 millones de euros. Esto no solo incluye la presa en si, sino el coste de realojar a más de 1,3 millones de personas. Eso si, esta bestia parda tiene instaladas turbinas para generar hasta 21 GW: con tres presas como ella daría para alimentar España. Pero las previsiones de crecimiento de demanda eléctrica de China en el momento en el que se planificó esta presa se han visto ampliamente superadas, proveyendo actualmente un porcentaje de la demanda nacional bastante por debajo del  que pretendía abastecer.

 

O dicho de otro modo: posiblemente solucionar de forma definitiva todos los problemas energéticos de la civilización humana. Olvidarnos del petroleo, el carbón, el gas, los biocombustibles y todo lo demás con una forma de energía segura, virtualmente inagotable (el combustible es hidrógeno, que forma el agua junto al oxígeno), que prácticamente no deja residuos, y que posee un rendimiento de ensueño. De hecho, el Sol y las estrellas funcionan de este modo: ¿qué puede haber más natural?. Fusión nuclear se llama (no confundir con fisión), y es una de mis obsesiones: desde el principio de este blog ya andaba hablando de ella aquí y aquí. El único problema es que se lleva investigando en ella más de 40 años, y al ritmo que se invierte, no se cree que sea comercialmente operativa antes de al menos otros treinta años. Pero cuidado: que todo es una cuestión de poner dinero encima de la mesa, de voluntad política y de amplitud de miras. Mientras más dinero se ponga, antes se tendrá lista. Si se le echan huevos, la tenemos lista en diez. O en menos.

Un test en el Tore Supra Tokamak, ubicado en Francia, un predecesor del ITER. El plasma de las imágenes se encuentra a millones de grados

 

  • Y a todo esto, conviene recordar que 100.000 millones de euros siguen siendo solo una séptima parte de lo que Estados Unidos se gasta en Defensa cada año.

 

Y lo que me dejo. Podría seguir comparando con otros megaproyectos, como ciudades planificadas como Nueva Bombay, puentes como el de Øresund (4.500 millones), artilugios científicos como el ELT (1.000 millones), o guerras como la de Afganistan (370.000 millones). Y sobre todo, no he entrado a calcular cuanto costaría cubrir los agujeros de la Seguridad Social, de las pensiones, de la educación, o de la I+D españolas. Para otra vez. En fin, que me sigue encantando esta imagen:

-

En fin: 100.000 millones que nos vamos a comer los españoles, nosotros solitos, con papas. 2000 y pico euros por español. Pero dado que solo trabajan 12 millones, descontando funcionarios, realmente hablamos de 8300 euros por cada asalariado. Valga decir, también por contrastar, que estos 100.000 milloncejos son aproximadamente una catorceava parte del PIB español (1,4 billones). Si es que eso alivia a alguien.

Edit: hay otra imagen que me parece aún más ilustrativa que la última. Y compara las cifras con lo de Bankia, 23.500 millones, apenas una cuarta parte de lo del rescate. Fijate, Bankia, ¿cuanto hace de eso? ¿no se supo nada, no? ¬¬

-

 

 

A propósito de Cecilia Gimenez y el Ecce Homo de la iglesia de Borja.
Cosas de las que un niño se da cuenta

6 pensamientos en “Cosas que se pueden hacer con 100.000 millones de euros

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. El ITER, sin duda. De gastar esa burrada de dinero en algo concreto, hacerlo en algo que tenga como objetivo un beneficio neto para la Humanidad. Es que lo tiene todo: se trata de un proyecto multinacional (como la ISS), es progreso científico en estado puro (como el LHC), es una meta ilusionante (como el programa Apolo), y se trata de obtener una fuente de energía que en principio nos vaya alejando del odioso petróleo y sus derivaciones militares. El ITER, sin duda.

    • Lo que se dice un game-changer. Bien usado, algo que podría crear una economía realmente sostenible para toda la población humana (siempre lo pienso, haciendo cosas como la desalinización o el reciclado algo absurdamente barato). Y de paso, algo que sin duda nos sacaría de la crisis.

      Vamos, puestos a imaginar, imagina que España fuese la lider en energía de fusión y el resto de paises nos tuviesen que comprar tecnología. Pfff, trabajo herculeo solo imaginarlo xDD

  3. Aceptemos la realidad. En España hay muy buenos investigadores, pero falta músculo (dinero), así que poco se puede hacer en solitario (lo del autogiro creo que fue una anomalía espaciotemporal ;) ). Solo nos queda participar en los grandes proyectos internacionales como socios. Es más, a mi me alegraría que todos los proyectos de investigación, por pequeños que sean, fuesen internacionales (unirse en un proyecto común solo puede ser positivo).
    De todas formas lo de la fusión saldrá adelante si o si, y puede que el ITER no sea el primero en conseguirlo, porque ahí está el stellarator alemán (el Wendelstein 7x), o la fusión por confinamiento inercial que están ensayando varios países serios en eso de la investigación avanzada; vamos, que la carrera ha empezado y todos quieren su Nobel. ¿Alguien se atreve a pronosticar un ganador?

    • Es que fíjate: solemos citar el autogiro como lo más grande que hemos hecho. Juan de la Cierva es el ingeniero más famoso que tenemos. Porque pongámoslo al lado de Goddard, Tsiolkovsky, Von Braun… Pongamos el autogiro al lado de la radio, o del motor a reacción, o del radar… y eso hablando solo de ingeniería. Por que si queremos hablar de logros españoles en el campo de las matemáticas o en la física, ¿donde están nuestros Poincaré, Newton, Gauss, Heisenberg?
      Cuidado, que no digo que en España no haya justo ahora buenos investigadores, pero es que también el tiempo de los grandes nombres se acabó hace tiempo. No creo que sea un cerebro, una persona, el que con su pizarra resuelva la gravitación universal, ese tiempo ya pasó.
      En fin, con respecto al ITER, si lo pienso en cierto sentido hasta me tranquiliza saber que la cifra que cuesta es de ‘solo’ 10.000 millones de €, comparado con las otras cifras que he averiguado, me hace pensar que si llega el día en el que de verdad hace falta, se puede solucionar relativamente en un periquete.

  4. Pingback: Vale, ya está. Y ahora, ¿qué? (Parte 2: El Principio de Hanlon) | RIdP

Deja un comentario