En qué orden ver Star Wars: “El Orden Machete” (Guía libre de spoilers).

Nota: el llamado ‘orden machete’ no es idea mía, sino una idea bastante bien desarrollada de Rod Hilton, que tumbó su blog y su servidor poco después de su publicación al volverse viral: prueba definitiva de su éxito. Si queréis una explicación completa con spoilers, os invito a leer su página, o esta traducción al español de su texto. Mi única aportación aquí consiste en intentar explicar todo esto sin spoilers.




Parece ser que el próximo Episodio VII de Star Wars (El Despertar de la Fuerza), que dirige J.J. Abrams, está despertando en mi más interés del que honestamente esperaba. Aparte de que todo este tinglado de Disney con la nueva trilogía y los spin-off a lo Marvel, es transparentemente en su vocación -estrujar la gallina de los huevos de oro- el asunto es, ya sabéis, que no hay retorno posible cuando es uno mismo el que ha cambiado, y por lo tanto me pregunto si para cualquier adulto-joven es posible aún disfrutar del mismo modo de cualquier nueva entrega, por buena que fuese, de nuestra amada saga.

De momento, creo que se está dando una buena mezcla de talento, buen hacer y especialmente (lo más importante de todo) rescepto y cariño por la saga. Eso, y que ya sabemos que el listón con la última trilogía no quedó extraordinariamente alto. Dicho esto, he de recordar que siempre he roto una lanza a favor de las precuelas: ni son tan malas (el Episodio III es muy decente, y al Episodio I sencillamente le tengo un cariño acojonante), ni la trilogía original era impoluta (oh, ewoks…). Y tanto es así, que de seis películas, solo La Guerra de Las Galaxias y el Imperio Contraataca merecen para mi un verdadero diez (las otras, solo un nueve…).

big_thumb_e45e8788ef23d66cc6801cbb9bbf7a9a

El descubrimiento y sobrecogimiento: ‘Eso no es una luna…’

Pero basta de prolegómenos. Con la expectación que va poco a poco generando el Episodio VII, vuelve a aparecer la pregunta que todo fan-de-star-wars (es increible que no tengamos nombre de guerra) se ha tenido que hacer alguna vez: ¿En qué orden enseñárselas a alguien que aún no las ha visto? (pareja, compañeros de piso, hijos…).

 

Con la aparición de las precuelas, apareció un problema de difícil resolución. Y me planteo su resolución con una complejidad añadida dado que me he propuesto explicarlo sin spoilers, con la esperanza de que algún alma cándida aun sea ajena al spoiler más de dominio público de la historia del cine; pero lo intentaré.

Para aclararnos, y según fecha de estreno, las seis películas que de momento existen son estas:

  1. Episodio IV: La Guerra de las Galaxias – Una Nueva Esperanza* (1977)
  2. Episodio V: El Imperio Contraataca (1980)
  3. Episodio VI: El Retorno del Jedi (1983)
  4. Episodio I: La Amenaza Fantasma (1999)
  5. Episodio II: El Ataque de los Clones (2002)
  6. Episodio III: La Venganza de los Sith (2005)

*La primera película que apareció en 1977 se estrenó sencillamente como ‘La Guerra de las Galaxias’ (Star Wars en inglés), nombre que luego pasó a ser el nombre de toda la saga. Para diferenciarla de las otras, retroactivamente se la rebautizó como ‘Episodio IV: Una Nueva Esperanza’ (Episode IV: A New Hope). Como no hay mucho consenso sobre cómo referirse a ella, personalmente, suelo usar ‘La Guerra de las Galaxias’ para referirme al Episodio IV, y ‘Star Wars’ para toda la saga; a falta de una solución más elegante.

 




Allá vamos.

  • La Trilogía Clásica (Episodios IV, V y VI, estrenados entre 1977 y 1983) se nos cuenta el viaje iniciático de Luke Skywalker (protagonista indiscutible de esta trilogía), donde conoce a una serie de personajes que le tutelan y/o acompañan, mientras se enfrentan al malvado Imperio Galáctico. Además de unos efectos especiales acojonantes todavía y un modo revolucionario de hacer cine, es la épica historia del héroe, el mesías, un humilde plebeyo en cuyas manos cae el destino de su universo; un patrón que también vemos en El Señor de los Anillos o Matrix, por poner dos conocidos ejemplos. El enemigo principal en esta trilogía es Darth Vader.

 

big_thumb_d0c7ea535673fe7f1d3b0578ccb69833

Luke Skywalker, protagonista de la Trilogía Clásica.

-var-www-ord-data-www-gandex.ru-upl-oboi-gandex.ru-19837_60da71127e7059ff384223d62419f641

Darth Vader, calificado a menudo como el mejor villano de la historia del cine.

 

  • La Trilogía de las Precuelas (Episodios I, II y III, estrenados entre 1999 y 2005) nos remontan 30 años atrás en el tiempo, y nos cuentan la historia de Anakin Skywalker, el padre de Luke; y su mentor, Obi Wan Kenobi, en tiempos previos a la aparición del Imperio. Seguiremos el crecimiento de Anakin a lo largo de los años, los enemigos son varios, y los protagonistas también son varios. Es dependiente de la Trilogía Clásica (para muchos no tiene la misma fuerza), pero definitivamente las complementa y hace mucho mejores a las películas originales.
obi-wan-kenobi-and-Anakin-skywalker-obi-wan-kenobi-and-anakin-skywalker-19370464-1535-972

Junto a un tercer personaje que obviaré mencionar por no spoilear más la cosa, las precuelas se centran en la relación entre Obi Wan Kenobi (izquierda), maestro, mentor y amigo de Anakin Skywalker (derecha).

 

Y las alternativas son estas:

  • Verlas en orden de estreno (Trilogía Clásica y entonces Precuelas).O bien,
  • Verlas en orden cronológico, como se supone que George Lucas, el creador de todo esto, quiere que las veamos (Precuelas y a continuación Trilogía Clásica, es decir, Episodios del I al VI)

 

Ambas alternativas presentan problemas.

 

Verlas en orden de estreno conserva el poder y la experiencia de disfrutar la trilogía clásica por primera vez ‘virgenes’, que es como hemos vivido muchos años los fans de toda la vida. Tanto es así que muchos consideran verla, prescindiendo de las precuelas, una experiencia legítimamente completa: es importante señalarlo.
De elegir ver después las precuelas, y por entretenidas que sean (y lo son), verlas en este orden torna la trilogía de las precuelas en películas un tanto llanas, lineales y predecibles (ya sabremos todo lo que pasa en ellas, falta saber cómo). Además, debido a que Lucas no ha parado de juguetear con las Trilogía Clásica, en los últimos años ha insertado cambios que hacen referencia directa a las precuelas, y que viendo primero la Trilogía Original, carecen de sentido.

Verlas en orden cronológico, por el contrario, ‘estropea’ el impacto que produce la Trilogía Clásica, porque irónicamente se dan por sabida, o se revelan giros sin conseguir mismo impacto. Tampoco podemos hacernos los inocentes, y debemos tener en cuenta que a los niños les puede chocar pasar de los efectos digitales de la trilogía moderna a los efectos ópticos y marionetas de la trilogía clásica. Y no olvidemos, insisto, que las precuelas son el trasfondo de la Trilogía Clásica: Lucas sabía bien por qué tenía que estrenar el Episodio IV antes, pues si llega a hacer el Episodio I primero, no le dejan acabar la saga; mientras que el Episodio IV, como comprobareis, funciona muy bien por si sola.
A su favor,
según me han contado, no saber a priori si ciertos personajes van a vivir o morir puede tener su punto.

Aquí aparece una solución: intercalarlas, viendolas en este orden: IV, V, I, II, II, y VI.

Vemos primero las dos originales, La Guerra de las Galaxias (jodidamente divertida, por algo sigue siendo una de las películas más taquilleras de todos los tiempos incluso 37 años más tarde), y El Imperio Contraataca (más oscura y madura que la anterior, desarrolla más los personajes, y para muchos -entre los que me incluyo-, la mejor de la saga).

Pero antes de saltar al Episodio VI – El Retorno del Jedi, nos zampamos la trilogía de las precuelas, como una especie de gran flashback de 6 horas, antes de atar todos los cabos con ese “Gran Final”.

Pero aún podemos ir más lejos.

 

El Orden Machete.

Es sencillo: consiste en seguir el orden anterior pero saltarnos el Episodio I, y dejarlo como postre si realmente quedan ganas de más al final. De este modo queda

3516845

  1. Episodio IV: La Guerra de las Galaxias (1977)
  2. Episodio V: El Imperio Contraataca (1980)
  3. Episodio II: El Ataque de los Clones (2002)
  4. Episodio III: La Venganza de los Sith (2005)
  5. Episodio VI: El Retorno del Jedi (1983)
  • *Opcional: Episodio I: La Amenaza Fantasma (1999)

¿Por qué? Probablemente a aquel que las está descubriendo por primera vez, o le están encantando o las está odiando, y nos saltemos el Episodio I o no, probablemente le dará igual ocho que ochenta. Vuelvo a aclarar que el Episodio I: La Amenaza Fantasma es la entrega más floja, más infantil y con menos chicha de la saga, tal vez no es mala idea ahorrar algo de tiempo e ir directos al meollo. Además, el Episodio II explica en algún u otro momento todas las cosas necesarias ya presentadas en el Episodio I para entender la historia.

Pero hay más razones.




Prescindiendo del Episodio I, hay una ‘rima’ (video, cuidado spoilers), un patrón y un estado de ánimo más constante que se hace de este modo más fácil y disfrutable apreciar. Vemos primero las dos clásicas, una montaña rusa que nos deja conteniendo el aire. Saltamos entonces al Episodio II (El Ataque de los Clones), a modo de gran flashback, que es junto al Episodio III (La Venganza de los Sith) otra gran montaña rusa que nos vuelve a dejar aguantando la respiración, para finalmente atarlo todo en el Episodio IV Episodio VI (El Retorno del Jedi). Las comparaciones entre el camino que sigue Luke Skywalker y el que siguió su padre son más evidentes, y además, ahorrándonos la infantilidad y falta de sutileza del Episodio I, conseguimos que ciertas cosas que se insinúan en aquel y ahora omitimos, causen bastante mayor efecto cuando se revelan en toda su magnitud en los siguientes episodios. Según cuentan los que lo han probado, no es nada raro que si empezáis intentando ver una película por día, al final os queráis pegar atracón para querer saber cómo acaba todo.

(…)

Dicho todo esto, no puedo sino hacer una última defensa del Episodio I. Aparte de que le guardo un inmenso cariño (la disfruté y la disfruto como el niño que era cuando se estrenó), no se trata objetivamente de un horror: aunque con sus baches, es entretenida como pocas, es interesante conocer por primera vez a tantos personajes tan queridos, y contiene dos de mis momentos favoritos, no solo de la saga, sino de (mi) historia del cine: la carrera de vainas, y una lucha de sables de luz a tres bandas que pocos discuten en catalogar como la mejor de toda la saga. Por eso digo, el Episodio I hace bien de postre, poco o nada nutritivo, pero sabroso, dulce, y saciante.

A quien les gusten las carreras y la velocidad, fliparán con los 15 minutos largos de la carrera de vainas, un claro homenaje a la mítica carrera de cuádrigas de ‘Ben Hur’

 

Que os cunda mucho, no dudéis en comentar abajo como os sale el experimento, ¡y nos vemos en el Episodio VII, “The Force Awakens”!

"Synecdoche, New York" (Charlie Kaufman, 2008)
Gravity

16 pensamientos en “En qué orden ver Star Wars: “El Orden Machete” (Guía libre de spoilers).

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Qué horror al escribir el número de los episodios, hay confusión terrible, dices empezar con la 4 y 5 ir a las 2 y 3 y finalizar con la 4. Debería decir la 6!!!!!!!! Coño!!! Y la uno de postre. En un tema
    Complejo confundes más a la gente.

    • Hola Gago, ¿Te refieres a que Anakin Skywalker es el padre de Luke? Si, es un dato necesario para poner en contexto la saga. Recuerda que según Obi Wan, fue traicionado y asesinado por Darth Vader, pero no adelantemos más…
      Saludos!

  3. Pingback: Presentación de mi Trabajo Fin de Máster (de Profesorado) | RIdP

  4. Pingback: Star Wars – El Despertar de la Fuerza. O la película que no vi. (1 de 2) | RIdP

    • Las Guerras Clon suceden entre los dos años que pasan entre el Episodio II (Ataque de los Clones) y el III (La Venganza de los Sith). Rebels sucede en los 20 años que hay entre el Episodio III y el IV (La Guerra de las Galaxias: Una Nueva Esperanza).

      No obstante has de tener en cuenta que las historias que cuentan no ostentan el mismo grado de ‘canon’ -o autoridad- que las películas dentro del Universo Star Wars (que tienen el grado absoluto), y aunque ciertos detalles, personajes o situaciones son interesantes, y el resto de historias no entran en flagrante contradicción con las películas, personalmente considero las series prescindibles. Ni que decir tiene que muchos videojuegos o series como Yoda Chronicles no gozan de grado de canon alguno, y tampoco hemos de olvidar que Disney ha abolido recientemente todo el Universo Expandido existente hasta el momento, pues tiene la intención de reescribirlo. Mi consejo: atente a las películas, que ahí ya hay bastante material.

  5. Le tengo gran admiración a las personas afortunadas que pudieron ver las películas de Star Wars desde el estreno de la primer película. Hay que decir que el último episodio distinto a lo hecho anteriormente pero JJ Abrams y el resto del equipo lo hicieron de forma fantástica le hicieron justicia a tantos años de espera. Pienso que aún falta que esta historia tome fuerza pero esta nueva etapa parece prometedora. Por cierto, la van a pasar en tv por HBO, estas películas son tan buenas que nunca nos cansamos de verlas una y otra vez.

  6. Pingback: 40 Años del estreno de “La Guerra de las Galaxias” (y puesta al día) | RIdP

Deja un comentario