40 Años del estreno de “La Guerra de las Galaxias” (y puesta al día)

40 años de esta estampita, con gente saliendo del cine y volviendo a ponerse a la cola para ver de nuevo la película.

Hoy, 25 de mayo de 2017, hace 40 años que la “Star Wars” original se estrenó en los EE.UU. Para mi, necesariamente, esto es motivo de celebración.

Bien sabéis que siempre he sido un gran fan de Star Wars, pues para cuando se estrenaron las Ediciones Especiales, que también cumplen ahora 20 años, mi enfermedad* ya era declarada.

*y enfermedad es una palabra muy adecuada cuando hablamos de un niño de 13 años. Mirad qué cosicas me entretenía en dibujar entonces…

Por eso, podríais pensar que tenía algo muy especial para este 40 aniversario.

Pero no.

Varios factores confluyen en su contra. Y los voy a contar, claro.

Los dos primeros van cogidos de la mano. Un factor es que por definición este blog siempre ha estado empapado de Star Wars (o La Guerra de las Galaxias; pues me gusta reclamar este nombre), y poco más puedo decir que no haya dicho ya (para cualquier consulta, os remito a la sección especifica que tiene en este blog).

El otro factor es que hoy por hoy, al contrario que en otros tiempos, la popularidad de Star Wars está verdaderamente por las nubes. Y en esta época en la que, en primer lugar, está de moda ser ‘friki’ (lo cual es una contradicción en si mismo); y por otro lado, en un Hollywood que ha “trascendido” ya la etapa de reboots, remakes y trilogías planificadas, y directamente ha saltado al estrujar el concepto de “universos cinematográficos”, el de Star Wars se lleva totalmente la palma. De hecho, muchos nos hemos hecho ya a la idea de que es posible no vivamos para ver el ‘final’ de Star Wars; en este contexto ¿que voy a decir nuevo, que no digan mañana televisiones, radios, prensa e internet en general? ¿Qué análisis nuevo puedo ofrecer?

Bueno, siempre puedo ofreceros un sencillo tutorial sobre como hacer un R2 con un bote de desodorante

Bueno venga, miento: claro que tenía algo.

Tengo algunos borradores cuya intención original era liberarlos en esta fecha. Unos completaban una serie en la que hablo, una por una, de las pelis a las que nunca he dedicado una entrada específica (pues solo he hablado de tres de ellas: de “La Amenaza Fantasma” para cumplir su décimo aniversario; de “El Despertar de la Fuerza”, que francamente disfruté; e incluso en su día “La Venganza de los Sith”, pues este blog, que tiene unos añitos, ya existía cuando se estrenó allá en 2005). Puedo adelantar que en esa serie, que eventualmente publicaré (¿tal vez para el estreno del Episodio VIII?), me ensaño con El Retorno del Jedi, defiendo la trilogía de las Precuelas, y expreso la muy moderada simpatía que me ha producido Rogue One.

En otro borrador, exploro el poco conocido hecho de que La Guerra de las Galaxias nunca fue totalmente pensada desde el principio por Lucas como una ‘saga’ (solo después del éxito de Star Wars empezó a decir en todas las entrevistas que tenía historias para hasta nueve películas), y que la película original por la que ahora celebramos 40 años, fue escrita, dirigida, rodada, montada y estrenada funcionando bajo la premisa real de que Vader y el padre de Luke son efectivamente dos personas distintas. Obi Wan por tanto no ‘miente’ a Luke cuando le cuenta esa historia, Vader solo se ‘convierte’ en el padre de Luke en posteriores borradores de lo que luego acabaría siendo El Imperio Contraataca; y tenemos, tal vez por esa razón, una de las revelaciones más impactantes de la historia del cine. Es decir, uno de los golpes que definen a la saga, no estaba preparado; y en vosotros queda juzgar si bien esto es una preocupante chapuza improvisada por parte de Lucas, que resta encanto y solidez a la saga; o bien una feliz serendipia que solo cabe ser celebrada.

Y siempre me quedaría hablar sobre como me empezó a gustar Star Wars (de eso si he hablado, picadito y en diversas entradas, pero creo que estaría bien aglutinarlo cuando dedique esa entrada específica al Episodio IV), o una puñetera y siempre manida reflexión sobre el paso del tiempo (¡ya hace 20 años que hacía 20 años!) y como nos hacemos jodidamente mayores. Pero tampoco voy a escribir hoy sobre eso.

Por mi parte, sigo amando Star Wars tanto como siempre, estoy disfrutando de las nuevas entregas, así como del nivel de popularidad general del qué ahora disfruta la saga. Es como tener al niño que llevo dentro permanentemente saciado. Pero claro, ya no soy ese niño (o al menos no solo ese niño) y Star Wars no es lo único en mi vida, aunque pueda y deba decir que en algún momento si lo fue, cuando me dedicaba a hacer dibujillos como los que siguen…


 

…dicho todo esto, aún me queda hablar de la tercera razón: ¿si tenía los borradores y la idea, por qué no las he acabado a tiempo y publicado (y como si esta entrada que me acabo de sacar de la manga, totalmente improvisada, no contara)? Claaaaro, me ha pillado el toro, copón… 

Sigue leyendo

Star Wars – El Despertar de la Fuerza. O la película que no vi


*Nota: ya ya, tendría que haber titulado esta entrada “la película KENOBI“, pero vamos a dejar tranquilo al personal y a *
buestros hojos*, no quiero morir a palos xD

millenium falcon jakku

Chewie, estamos en casa…

Pongamos por delante que amo, a falta de una palabra mejor, La Guerra de las Galaxias (me gusta así, reclamando su (incorrecto) nombre en español, por mucho que la traducción más fiel a ‘Star Wars’ fuese ‘Guerras Estelares’). Creo que alguna vez lo he dejado ya caer. Me lanzo ahora, como hace diez años, a valorar una nueva película de Star Wars. Diez años desde que salió la última entrega (la mejor) de esa denostada trilogía de precuelas, treinta y dos desde que salió la última (la peor) de esa casi redonda trilogía original. Años que también han pasado por nosotros: este tiempo pasado y los ojos con los que ahora recibimos esta nueva entrega ¿Le hacen bien?

(…)

Una crítica hecha en su día a Tiburón: La Venganza (la cuarta de la serie, aquella de la que se mofaban en Regreso al Futuro 2) decía:

“Nada mata más rápido a una secuela que la reverencia”.

La primera vez que fui testigo este mal, que ahora parece plagar todos los nuevos proyectos de Hollywood, fue en la bastarda Alien Vs. Predator 2. Solo este año, ya ha pasado dos veces: en las rellenísimas de mediocridad, esteroides y botox digital Terminator Genysis y Jurassic World. Tres películas que fui a ver al cine, seducido, encandilado por la oportunidad de revisitar viejos amigos, bonitos recuerdos, y acabar, si no decepcionado (a estas alturas uno va sabiendo lo que va a ver), si con la clara sensación de que estos experimentos que beben de la nostalgia y se alimentan (más que enriquecerse) del homenaje, no van a ninguna parte.

La pregunta inevitable es ¿Pasa lo mismo con la esperadísima Star Wars – Episodio VII: El Despertar de la Fuerza?

La rima de Star Wars

Los que ya la habéis visto, sabéis cuánto se parece este Episodio VII a la original de 1977, obviando que, no podía ser menos, cumple la tradición de contener un par de buenas batallas aéreas y al menos otra con espadas de luz. Hmmm, hasta ahora la cosa pinta mal: este Episodio VII atraviesa muchas veces esa difusa e incomprensible línea que distingue el homenaje, de la rima, o del plagio. Tenemos los mimbres para el bodrio, para el desastre. No en vano, una no desdeñable masa de fans está dejando patente que no les ha gustado esta entrega. Creo que falta una pregunta fundamental: ¿Me parece una buena película?

des0190_462d9660

Quieto parao, no nos aceleremos…

Sigue leyendo

He de compartirlo: nuevo trailer de El Despertar de la Fuerza

Estos son el tipo de cosas que se suelen quedar colgadas en Facebook, Twitter o Pinterest de turno. Pero a este evento le quiero dar cuerpo y entrada propia en el blog: el nuevo trailer del Episodio VII de Star Wars: El Despertar de la Fuerza.

Me resulta curiosa la unanimidad en torno a la acogida de este trailer, pues sobre el primer teaser, aunque no se puede decir que no gustara, estuvo plagado de memes y debates, cosa que no ha pasado con este.

Pero la realidad es esta: este trailer me pone los pelos de punta. De verdad, no quiero que suene a frase hecha, no es algo que a estas alturas diga a la ligera.

Me devuelve a la misma sensación que cuando con 14 años vi aquel primer trailer de La Amenaza Fantasma. Muchos acabaron muy decepcionados con aquella, y en general, con las tres precuelas (no puedo decir que sea mi caso). Pero la ilusión, el potencial, el niño que llevamos dentro, están ahí.

Dicen que Abrams ha tenido mucho atino siempre en alcanzar y tocar la fibra y el corazón de los fans, y no puedo decir que no lo consiga. Star Trek Into Darkness me encantó, y puedo decir que me alegro de que el retorno de Star Wars al cine esté en sus manos, y la sensación es ciertamente que esta sabiendo usar y mezclar bien esos ingredientes, o mejor dicho, esos iconos.

Ahí estan, R2D2, esos destructores Imperiales y esos X-Wing (reinterpretados), esos efectos de sonido taaan familiares. Y oh si: ahí están Han Solo y Chewbacca. Todo cojonudo. Además un trailer tradicional, inmune a modas estridentes y que nos retrotrae a lo mejor de la aventura galáctica. Pero quiero centrar la atención en lo que realmente redondea el trailer: la música especialmente creada para el trailer de John Williams. En su día elucubré sobre quien podría sustituirle, pero hoy no puedo estar más contento de que él siga al frente de lo que es casi la mitad de la saga: su música. Haced la prueba, y escuchad solo el trailer, cerrad los ojos y sentidlo. Sensacional, increíble.

(…)

Lo curioso es que esto no es el único plato fuerte sobre Star Wars que ha habido estos días. Durante la Star Wars Celebration de este año, también se ha revelado el trailer de un nuevo videojuego, el primero que no desarrolla la desaparecida LucasArts, y de cuyo desarrollo se está encargando con infinito cariño ni más ni menos que DICE (los creadores de Mirror’s Edge y la saga Battlefield). Se llama “Star Wars: Battlefront”, y nos da la posibilidad de volver a las batallas de la saga clásica. Esa es una frase que ya he escuchado otras veces, y que con las capacidades técnicas de las videoconsolas conocidas hasta ahora, se ha logrado con más o menos fortuna.

Pero vivimos en la era del ultra alta definición. Dejo que las imágenes hablen.

Creo que si, creo que por primera vez, se puede decir que vamos a jugar las películas.

En fin, otro plato gordo que me pone los dientes larguísimos, y otra razón más para ir ahorrando para una Play 4.

(…)

 

*Por cierto, en la versión doblada del trailer de El Despertar de la Fuerza vuelve Camilo García doblando a Harrison Ford, espero que también lo hagan Salvador Vidal y Maria Luisa Solá doblando a Mark Hamill y Carrie Fisher.

En qué orden ver Star Wars: “El Orden Machete” (Guía libre de spoilers).

Nota: el llamado ‘orden machete’ no es idea mía, sino una idea bastante bien desarrollada de Rod Hilton, que tumbó su blog y su servidor poco después de su publicación al volverse viral: prueba definitiva de su éxito. Si queréis una explicación completa con spoilers, os invito a leer su página, o esta traducción al español de su texto. Mi única aportación aquí consiste en intentar explicar todo esto sin spoilers.




Parece ser que el próximo Episodio VII de Star Wars (El Despertar de la Fuerza), que dirige J.J. Abrams, está despertando en mi más interés del que honestamente esperaba. Aparte de que todo este tinglado de Disney con la nueva trilogía y los spin-off a lo Marvel, es transparentemente en su vocación -estrujar la gallina de los huevos de oro- el asunto es, ya sabéis, que no hay retorno posible cuando es uno mismo el que ha cambiado, y por lo tanto me pregunto si para cualquier adulto-joven es posible aún disfrutar del mismo modo de cualquier nueva entrega, por buena que fuese, de nuestra amada saga.

De momento, creo que se está dando una buena mezcla de talento, buen hacer y especialmente (lo más importante de todo) rescepto y cariño por la saga. Eso, y que ya sabemos que el listón con la última trilogía no quedó extraordinariamente alto. Dicho esto, he de recordar que siempre he roto una lanza a favor de las precuelas: ni son tan malas (el Episodio III es muy decente, y al Episodio I sencillamente le tengo un cariño acojonante), ni la trilogía original era impoluta (oh, ewoks…). Y tanto es así, que de seis películas, solo La Guerra de Las Galaxias y el Imperio Contraataca merecen para mi un verdadero diez (las otras, solo un nueve…).

big_thumb_e45e8788ef23d66cc6801cbb9bbf7a9a

El descubrimiento y sobrecogimiento: ‘Eso no es una luna…’

Pero basta de prolegómenos. Con la expectación que va poco a poco generando el Episodio VII, vuelve a aparecer la pregunta que todo fan-de-star-wars (es increible que no tengamos nombre de guerra) se ha tenido que hacer alguna vez: ¿En qué orden enseñárselas a alguien que aún no las ha visto? (pareja, compañeros de piso, hijos…).

 

Con la aparición de las precuelas, apareció un problema de difícil resolución. Y me planteo su resolución con una complejidad añadida dado que me he propuesto explicarlo sin spoilers, con la esperanza de que algún alma cándida aun sea ajena al spoiler más de dominio público de la historia del cine; pero lo intentaré.

Para aclararnos, y según fecha de estreno, las seis películas que de momento existen son estas:

  1. Episodio IV: La Guerra de las Galaxias – Una Nueva Esperanza* (1977)
  2. Episodio V: El Imperio Contraataca (1980)
  3. Episodio VI: El Retorno del Jedi (1983)
  4. Episodio I: La Amenaza Fantasma (1999)
  5. Episodio II: El Ataque de los Clones (2002)
  6. Episodio III: La Venganza de los Sith (2005)

*La primera película que apareció en 1977 se estrenó sencillamente como ‘La Guerra de las Galaxias’ (Star Wars en inglés), nombre que luego pasó a ser el nombre de toda la saga. Para diferenciarla de las otras, retroactivamente se la rebautizó como ‘Episodio IV: Una Nueva Esperanza’ (Episode IV: A New Hope). Como no hay mucho consenso sobre cómo referirse a ella, personalmente, suelo usar ‘La Guerra de las Galaxias’ para referirme al Episodio IV, y ‘Star Wars’ para toda la saga; a falta de una solución más elegante.

 




Allá vamos.

  • La Trilogía Clásica (Episodios IV, V y VI, estrenados entre 1977 y 1983) se nos cuenta el viaje iniciático de Luke Skywalker (protagonista indiscutible de esta trilogía), donde conoce a una serie de personajes que le tutelan y/o acompañan, mientras se enfrentan al malvado Imperio Galáctico. Además de unos efectos especiales acojonantes todavía y un modo revolucionario de hacer cine, es la épica historia del héroe, el mesías, un humilde plebeyo en cuyas manos cae el destino de su universo; un patrón que también vemos en El Señor de los Anillos o Matrix, por poner dos conocidos ejemplos. El enemigo principal en esta trilogía es Darth Vader.

 

big_thumb_d0c7ea535673fe7f1d3b0578ccb69833

Luke Skywalker, protagonista de la Trilogía Clásica.

-var-www-ord-data-www-gandex.ru-upl-oboi-gandex.ru-19837_60da71127e7059ff384223d62419f641

Darth Vader, calificado a menudo como el mejor villano de la historia del cine.

 

  • La Trilogía de las Precuelas (Episodios I, II y III, estrenados entre 1999 y 2005) nos remontan 30 años atrás en el tiempo, y nos cuentan la historia de Anakin Skywalker, el padre de Luke; y su mentor, Obi Wan Kenobi, en tiempos previos a la aparición del Imperio. Seguiremos el crecimiento de Anakin a lo largo de los años, los enemigos son varios, y los protagonistas también son varios. Es dependiente de la Trilogía Clásica (para muchos no tiene la misma fuerza), pero definitivamente las complementa y hace mucho mejores a las películas originales.
obi-wan-kenobi-and-Anakin-skywalker-obi-wan-kenobi-and-anakin-skywalker-19370464-1535-972

Junto a un tercer personaje que obviaré mencionar por no spoilear más la cosa, las precuelas se centran en la relación entre Obi Wan Kenobi (izquierda), maestro, mentor y amigo de Anakin Skywalker (derecha).

 

Y las alternativas son estas:

  • Verlas en orden de estreno (Trilogía Clásica y entonces Precuelas).O bien,
  • Verlas en orden cronológico, como se supone que George Lucas, el creador de todo esto, quiere que las veamos (Precuelas y a continuación Trilogía Clásica, es decir, Episodios del I al VI)

 

Ambas alternativas presentan problemas.

 

Verlas en orden de estreno conserva el poder y la experiencia de disfrutar la trilogía clásica por primera vez ‘virgenes’, que es como hemos vivido muchos años los fans de toda la vida. Tanto es así que muchos consideran verla, prescindiendo de las precuelas, una experiencia legítimamente completa: es importante señalarlo.
De elegir ver después las precuelas, y por entretenidas que sean (y lo son), verlas en este orden torna la trilogía de las precuelas en películas un tanto llanas, lineales y predecibles (ya sabremos todo lo que pasa en ellas, falta saber cómo). Además, debido a que Lucas no ha parado de juguetear con las Trilogía Clásica, en los últimos años ha insertado cambios que hacen referencia directa a las precuelas, y que viendo primero la Trilogía Original, carecen de sentido.

Verlas en orden cronológico, por el contrario, ‘estropea’ el impacto que produce la Trilogía Clásica, porque irónicamente se dan por sabida, o se revelan giros sin conseguir mismo impacto. Tampoco podemos hacernos los inocentes, y debemos tener en cuenta que a los niños les puede chocar pasar de los efectos digitales de la trilogía moderna a los efectos ópticos y marionetas de la trilogía clásica. Y no olvidemos, insisto, que las precuelas son el trasfondo de la Trilogía Clásica: Lucas sabía bien por qué tenía que estrenar el Episodio IV antes, pues si llega a hacer el Episodio I primero, no le dejan acabar la saga; mientras que el Episodio IV, como comprobareis, funciona muy bien por si sola.
A su favor,
según me han contado, no saber a priori si ciertos personajes van a vivir o morir puede tener su punto.

Aquí aparece una solución: intercalarlas, viendolas en este orden: IV, V, I, II, II, y VI.
Sigue leyendo

Star Wars VII: ¿Y la música, qué?

Abrams dirige. Arndt escribe. Y Ford vuelve. ¡Que me aspen si la cosa pinta mal! Muchos podrán poner en duda muchas cosas, pero lo único absolutamente seguro es que en 2015 tendré 32 años en vez de 15, con todo lo que ello implica.

starwars1

 

La elección de Abrams es una declaración de intenciones: Star Wars VII no será Casino Royale ni Batman Begins, seguirá siendo el mismo producto de evasión y palomitas que ha sido siempre. De hecho, será Star Trek. Me refiero a la última, claro está, entrega a la precisamente Abrams privó del ‘cerebro’ que siempre ha caracterizado a esa serie, y la transformó… en Star Wars, valga la ironía, de la que Abrams siempre se ha declarado fan, para la ira de tantos trekkies y trekkers.

Si, mi elección hubiera sido Fincher (cosa que hubiera cerrado un bonito circulo, pues el bueno de David empezó su carrera como especialista en la ILM en ‘El Retorno del Jedi’), si, ojala hubiera una ‘nolanización’ de Star Wars, pero va a ser que no. Tal vez el arco original esté agotado, tal vez Star Wars se convierta en un producto aún más superficial de lo que ya era, pero estando Star Wars en las manos en las que está (huele a que quieren hacer como en Los Vengadores, eligiendo a las personas adecuadas y alejándose de experimentos raros tipo ‘contratar a un novato’), tengo que decir que algo tranquilo estoy. Al menos estaremos librados de la errática dirección de Lucas.

(…)

 

La música

url

Pero voy al tema de la música, porque este es una cuestión que por si sola me tendría en ascuas hasta el final. ‘Star Wars’ me gusta , si, pero probablemente me gusta a estas alturas más su música, que la película en si (*en este artículo me referiré la mayoría de las veces específicamente a la primera: ‘Episodio IV – Una Nueva Esperanza‘). No son pocas las veces que me he preguntado quien debe su éxito a quien, si la música a la película o viceversa, puesto que la música se mantiene en pie extraordinariamente bien sola (y es casi como ver la película), mientras que la película, sin la música, pierde una baza gigantesca.

Y ya fuese el director del próximo Episodio VII el mismísimo Orson Welles que Ed Wood, Kubrick que Uwe Boll, pues la pregunta es bien sencilla ¿Quién, si no otro que John Williams, podría jamas encargarse de la música de Star Wars?

lone

Sigue leyendo

Disney adquiere Lucasfilm y anuncia Episodio VII para 2015. ¿Para reír o para llorar?

Si, como leéis, una verdadera bomba para los ‘fanses’ de Star Wars (entre los que me incluyo), pues creo que a todos se nos ponen los pelos como escarpias

Y no se si reír o llorar. Apenas hace unas horas que se sabe y tal cual escribo esto es aún trending topic en Twitter. Así que aquí va un post calentito, pero voy a intentar compartir algunas reflexiones con vosotros sobre el asunto.

Uno de los posters originales de 1977, sin duda mi preferido. Pero ¿hace falta que ponga un pie a todas las imágenes…?

Como ya lo digo, me reconozco un pelín alterado, y no sé si es una buena o una mala noticia. De entrada, no huele nada bien, eso lo reconozco. Star Wars es un producto redondo, un arco cerrado que narraba la vida completa de un protagonista indiscutible: Anakin Skywalker.

“Obi Wan nunca te dijo la verdad…”
Y yo os pregunto: ¿James Earl Jones o Constantino Romero?

¿Quedaba algo que contar? Definitivamente no. ¿Cabe que estemos extrañados porque se anuncien nuevas entregas? Pues a poco que lo pensemos, tampoco.

(…)

Por un lado, si Star Wars ha sido algo desde el principio es una máquina de hacer dinero. Es más, es probablemente el paradigma, es la máquina de hacer dinero. Fans y haters de Star Wars estamos todos de acuerdo en este punto: a Lucas le gusta más el dinero que a un tonto un lápiz, la diferencia está en que los primeros en general comulgamos, y muy a gusto (porque somos muy tontos tal vez, quién sabe), con la idea que tiene el tito Lucas sobre ofrecer un producto, y que este nos guste. Pero bueno, entrar ya a opinar sobre eso lo mismo es empezar a divagar sobre los vicios y perversiones del sistema capitalista, y como no me quiero desenfocar demasiado (personalmente, soy más de pensar que nadie te pone una pistola en la cabeza para que compres algo), voy a analizar, con vuestro permiso, unos cuantos puntos de esta discordia.

Sigue leyendo