La Tierra de noche desde la ISS

Estuve muy tentado a enlazar los pequeños clips cuando aparecieron sueltos en la web de la NASA, pero ahora que están compilados en una secuencia de cinco minutos…

Aunque lo incruste aquí, valga decir que deberíais verlo en HD en el enlace original

Comentaría cientos de cosas, pero al mismo tiempo me doy cuenta de que cualquier comentario queda tan superficial y vacio ante esto… En cualquier caso, como apunte técnico: las imagenes no han pasado por ningun procesado, ni aumento de contraste ni de color ni nada, están sacadas, en la medida de lo posible, tal cual de la cámara.

Atentos a:

  • Pozos de gas y petroleo en Canadá, alrededor del segundo 0:33-0:34 y de nuevo en 2:51, con el premio de la Luna reflejandose en sus lagos.
  • El Nilo (y todo Oriente Próximo), en la noche absoluta en 2:24, y a la luz de la Luna en 2:41
  • La luz zodiacal que comienza a verse, cerca del amanecer, más allá de los Grandes Lagos, hacia el 0:23
  • La ¡totalidad! de la frontera iluminada entre Pakistan e India en 3:47 y 4:38
  • El muy sutil y en este vídeo perfectamente visible resplandor fotoquímico de la atmósfera
  • Cómo algunos de los paises menos desarrollados (Indostán en 4:38; Irak y Jordania en 2:29; Costa Rica en 1:26) siguen aparentemente usando iluminación nocturna del siglo pasado (a.k.a Lámparas de vapor de mercurio, aturquesadas, frente a las naranjas que conocemos todos de vapor de sodio)
  • El reflejo de las auroras boreales/australes en la propia ISS (porque entiendo que no hace falta insistir en las auroras, ¿verdad?)
  • ….
No es que este se haya convertido en uno de mis vídeos favoritos de todos los tiempos, es que imágenes como estas son las que te guardas para toda la vida.

El ‘Valle Inquietante’ en el cine de los 80: ¡Muñecos de goma!

¡Entrada Friki al canto! ¿A qué viene esto? Me recuerdan via Twitter que se acaba de estrenar la nueva peli de Tintin, pues al parecer sigue sin convencer a mucha gente el tema de los actores digitales. Ya sabéis de qué hablamos: el Valle Inquietante.

(Para profanos, ‘el valle inquietante’ es una teoría, de mucha importancia tanto en robótica como en el mundo de los efectos especiales para el cine, que relaciona la empatía que despierta en nosotros una creación artificial, a medida que esta parece más o menos humana. El problema es que a medida que dichas creaciones se parecen más a los humanos, estas pasan inesperadamente a crear una fuerte sensación de rechazo, el mencionado valle, que solo se salva cuando la imitación es perfecta o casi perfecta (más información en el enlace))

Personalmente, lo que he visto en los trailers de Tintin me ha sorprendido para bien, pues era más de lo que me esperaba, que no era mucho. De esto ya he hablado parcialmente aquí (entonces hablé de efectos digitales en general, no de personajes de carne y hueso), concluyendo que, aunque puntualmente ya se haya conseguido, sigue quedando mucho camino por recorrer hasta que nos traguemos, 100% y sin fisuras, un personaje de carne y hueso creado digitalmente.

Pero no he venido a hablar de criaturas digitales. Quiero hablar de criaturas ‘reales’: de las de goma y latex que poblaron la fantasía, la ciencia ficción y el terror de los años 80. Y sobre todo, el mal rollo que daban.

Porque ahora, tal vez ver estos efectos nos arranca una sonrisa. Y no hay a quien le falte condenarlos al ostracismo, no ya por cutres, sino por lo meramente anticuados que se ven. Será la edad, pero durante mucho tiempo yo he sido enfervorizado defensor de los efectos digitales, solo para volver a comprender recientemente el valor y la autenticidad que proporcionan unas buenas marionetas físicas. Porque, tal vez es aventurado decirlo, pero su ‘cutrez’ es una característica no implícitamente negativa, sino una cualidad netamente positiva y que en cierta medida facilitaba provocar las sensaciones que en ese momento uno debería sentir como espectador. No olvidemos que por lo general, esos efectos estaban a la vanguardia y el público los compraba, y solo ahora nos parecen obvios…

(…)

Empezaré, por supuesto, por V (1984). No sé si hay alguien nacido y criado en los 80 que no solo que no conozca esta serie, sino que no conozca esta escena: se nos revela por primera vez la verdadera naturaleza de ‘los visitantes’, en un mítico momento en el que Diana se traga un rata sin pestañear. Aquí va vídeo (con la versión de 2009 de regalo):

Es un plano que no dura más que un par de segundos, y sin embargo nos ha quedado a todos los que lo vimos de niños (y no tan niños), grabado en la retina. Solo al verlo recientemente he comprendido plenamente el por qué: no solo era traumático ver a una ¿persona? tragarse una rata; sino que ni siquiera se trata de una persona. Ay, ¡es un puto muñeco! Y como es evidente, ese muñeco está en el fondo del puñetero valle inquietante. La postura fija de la cabeza, el antinatural movimiento y la posición del brazo, la mirada perdida, la piel de goma… Ni siquiera la iluminación ni el encuadre coinciden. Esas cosas, que nos resultan evidentes ahora, cuando eres niño solo se perciben a nivel inconsciente, de una forma vaga y difusa, que solo se traducían en un par de ideas muy sencillas:

Raro, y Mal rollo. Sigue leyendo

Epifanías digitales (+ un VLog de prueba)

Ayer me pasó una tontería. Tal vez porque pasaron también otras esa misma tarde, sé que no la olvidaré. No es una gran experiencia, ni una gran fiesta, ni borrachera, ni siquiera una anécdota divertida. Por no haber, ni había más gente, estaba yo solo. E incluso, ya que la esperaba, me ha pasado mucho más tarde de lo que hubiera deseado. Igual que recuerdo la primera vez que tuve contacto con un ordenador (en la Expo de Sevilla del 92) o que me conecté a Internet, en una clase del instituto, ayer fui consciente, viviendolo en mis carnes, de donde está ahora nuestra civilización tecnológicamente hablando.

Venía por un camino de tierra, en chanclas, camino de la (modesta) casa que mi familia tiene el campo, con el objetivo de darme el primer chapuzón del verano. Hace dos días por fin volví, después casi once meses, de pasar una de las experiencias más guapas que viviré nunca (esa si que es una experiencia): un Erasmus en Dinamarca. Pero eso, otro día, la chorrada de la que he venido a hablar es que ayer también estrené el nuevo teléfono móvil que me estaba esperando.

portada

Se trata de un Sony Ericsson Xperia X8. Un Android (le tenía ganas), de gama media, que me ha salido por cero euros. Tal cual. Un Android básico, sin florituras, que es lo mismo a decir una de las cosas más impresionantes que han pasado por mis manos. Llevaba cuatro años y medio con el otro Sony Ericsson, un K750, que no sabéis la de ostias que se ha llevado. Funcionaba (y funciona) perfecto, pero tan cascado por fuera que ya daba cosica lucirlo. Y eso que era polluo en su momento: música, cámara de fotos, linterna…

(…)

Lo dicho, andaba ayer yo por el campo cuando recibí un aviso de nuevo mail en el móvil. El contenido era lo de menos: era un email a mi ‘verdadera’ cuenta de Gmail. En mi movil Android recién estrenado. Se hubiera quedado la anécdota ahí, pero otro incidente que no tiene nada que ver (la carretera que he de cruzar está sin tráfico alguno por unas riadas desde hace semanas), y toma, vídeo al canto. Eso, y el hecho de volver a casa, a mi Viña (es el nombre que le tenemos puesto a la del campo) a pegarme el primer chapuzón del verano, después de la experiencia danesa. Y si, que algunas veces sencillamente me grabo, a modo de diario, comentando diversas jugadas. Vídeos que nunca tienen la intención de salir a la luz, más que para el archivo privado.

Pues no, este video, lo pensé luego, me parece editable y publicable, y sirve para ilustrar y resumir lo que sencillamente quiero comentar en este post.

###Eso si, pido disculpas si mi dicción no acaba de ser inteligible, pues a mi acento jiennense desatado, se suma que aún estaba curándome de un desfdiado y todavia ze me caian doz bocoz. No en vano, hasta he puesto subtitulos, pues en algunas partes reconozco que hasta a mi me cuesta entenderme. Si sigo haciendo vídeos, cuidaré más ese aspecto, este se grabó sin intención original de ser publicado. ;)

Vlogueando, Prueba 1 from Rufo HG on Vimeo.

(…) Sigue leyendo

Qué pena que talento creativo y capacidad técnica no se den la mano más a menudo… (4 de 4): ¿Y yo, que espero?

(viene de aquí)

Si habéis llegado aquí, habréis visto lo que bailo, y creo que al menos merecéis que me moje. Estoy con el alma partida, claro. Por un lado, bendigo todas esas herramientas nuevas que facilitan a un artista/creador a centrarse en lo que le interesa y dejarse de pamplinas. Por otro, me lamento: no tanto de que a la gente no le guste trabajar en equipo para unir talentos, sino sencillamente de que tantas obras de arte potenciales brillen en unos aspectos y hagan aguas por otros…

A mi me encanta trabajar solo, que queréis que os diga. No digáis que no me he mojado.

ralph_mcquarrie_06

Y ya lo digo sin tapujos, yo tengo ganas de hacer algo así, como lo que os llevo enseñando, como queráis llamarlo, cortometraje, obra audiovisual, whatever. Me gusta mucho el cine (y más la ciencia ficción) y al mismo tiempo le tengo mucho respeto. Con esto último quiero decir que conozco a más de uno, y podría dar nombres (cosa que obviamente no haré)*, gente con ‘ideacas’ (notese la retranca) y mucha energía (envidio esa parte), pero ese ímpetu y determinación no va acompañado de formación, talento, técnica, y/o de respeto a lo que hacen. Pero claro, también es muy facil críticar desde el sofá, decir desde esa cómoda postura ‘eso lo puedo hacer yo’, cuando la verdad es que no lo estas haciendo, y ese al que criticas si… en fin, podría divagar así y auto-contradecirme largo tiempo.
*No creo que me lean, pero no sea que un día se les ocurra buscarse en google y se encuentren aquí nombrados, ¡no sería la primera vez que me pasa! xD

No he estudiado Comunicación Audiovisual, y es una cosa que me frena —que no es porque no pueda, con mi carrera puedo hacer pasarela y la podría completar aquí mismo en Málaga en dos años, pero ya podéis imaginar como suena eso después de ocho añazos empantanao en Diseño Industrial…
La otra cosa que me frena, por supuesto, es la simple pereza. Leo en el portfolio de Dickwave una frase que me tendría que aplicar “Deberían enseñarnos a no esperar a la inspiración para comenzar algo. La acción siempre genera inspiración. La inspiración, por sí sola, raras veces genera acción¡Tiene tela la frase! Mis amigos y yo siempre le estamos dando vueltas a ideas, pero poquísimas veces se han concretado. Algunos las conocéis, para el resto que me lea desde más recientemente, siento decir que apenas puedo enseñar algo. Un vídeo de 7 minutos que hice con los amigos he prometido que se van a quedar en privado, y los otros directamente me las han borrado (la idea de volver a subirlo todo solo me produce apatía). Y falta por decir, sea lo que sea lo que haga en el futuro sé que no va a ser la repanocha y menos desde el principio, que tendría que haber un aprendizaje, pero si sé que debe de ser algo en lo que realmente crea, y eso no va a ser cualquier cosa.

ghibli-castle-sky

Por eso me fascina tanto el trabajo de Alex Roman, porque es la constatación de que las herramientas para conseguir ese nivel ya existen, y que si quieres, puedes. Por eso me resulta inspirador, a muchos niveles. Cada vez que aparece nuevo software, nuevas herramientas que facilitan el trabajo de un artista digital, las recibo como agua de mayo: son herramientas que cada día nos dan más independencia, que un día darán a una sola persona, sin esperar la ayuda de nadie, el poder para crear su propio universo. Si es que no ha llegado ya ese día. Y si, volveremos al mismo problema: que muchos se creeran capaces de todo, y habrá de todo, mucha paja, poco grano, yo me lo guiso… Las ideas están ahí flotando, y ahora ya están también los medios. Habrá cosas, no lo dudéis, ya empezamos a verlas.

1849208478_bec808b1e7_b

Yo solo espero que cuando llegue el día, sea capaz de entender mis propias limitaciones. Intentaré conocer mis limitaciones y respetarlas, y si hace falta, espero tener la humildad/valor necesario de pedir la ayuda que necesite, que no quiero yo solo abarcar demasiado. No me quiero pasar de listo. Es cierto, me gustaría desarrollar mi historia, que por muchas razones probablemente será algo de ciencia-ficción, pero si ya desde el principio no soy bueno contando historias (no sé hacerlas interesantes, la verdad ;))… ni hablemos de escribir un guión, de lo cual ni tengo nociones: probablemente me saldría una georgelucada. Pero, claro, conociéndome como me conozco, probablemente la idea se me tendrá que ocurrir a mi solo… en fin.

En cualquier caso, si tengo historia y tengo la posibilidad, y eso implica hacerlo yo solo, entero, en mi ordenador, que así sea. Porque lo que es poder, se puede.

Dicho queda.

(…)

Artículo al completo:

  1. The Third & The Seventh
  2. El Cómic
  3. Machinima
  4. ¿Y yo, qué quiero?

Qué pena que talento creativo y capacidad técnica no se den la mano más a menudo… (3 de 4): Machinima

(viene de aquí)

Pero bueno, que me desvío mucho. Hablo en el título del talento creativo y de la capacidad técnica. Entiendo que con uno se ‘nace’, el otro se adquiere a base de trabajo y estudio, y ambos son necesarios en cualquier proyecto tanto para crear unos buenos cimientos, como para conseguir un buen aspecto final, porque son disciplinas distintas, y ambas requieren de ambos aspectos. De todos modos, si tu talento en cierta materia cojea un poco, al menos con el esfuerzo y tiempo suficiente creo que se puede paliar, pero donde no hay mata no hay patata, eh. Por ejemplo, Roman no tenía ni idea de composición musical, pero le echó dos cojones, consiguió el software necesario y aprendió a usarlo desde cero con el único propósito de musicar su corto — pero estoy seguro de que todo hubiera sido auténtica caca si no tuviera ni una pizca de idea preclara de lo que quería.

3317

“Blaze of Glory” by Daniel Seebacher
Completamente generado por ordenador (e-on Vue 7). Incluido el cielo.

Y esto me acerca al (pen)último punto para acabar mi divagación: las herramientas. Dejo atrás el cómic, la escritura, incluso la música, hablo ya explicitamente de cine. Ya cuando aparecieron los primeros aparatos de vídeo caseros, hará treinta y pico años, cineastas como Francis Ford Coppola miraban con fascinación esa nueva tecnología que podría facilitar a cualquier cineasta amateur llevar adelante sus obras visuales (no olvidéis que el celuloide es carísimo, que uno no se pone a grabar en película así como así). Y todavía faltaban lustros para que llegaran los ordenadores con suficiente potencia para editar vídeo, las cámaras HD, y por encima de todos los sobre todos, Internet (entended: Youtube) para su distribución. Ya sabéis, la democratización de la tecnología, la web 2.0, y to eso. Y ahora en los últimos años es cuando se empiezan a ver de verdad cosas de gente que con presupuesto cero o casi cero consigue cosas fascinantes. Con mucho ingenio, con las herramientas que hay a mano, con ideas minimalistas, hay verdaderas obras de arte.

“Primer” (2004), de Shane Carruth.
7000 $ de presupuesto. Escrita, producida, dirigida, fotografiada, protagonizada y editada por el propio Shane.

Y fijaos, desde hace años cualquiera con una buena idea, o como poco, que creyera en ella, ¡que no es lo mismo!— y el tiempo necesario, puede filmar su historia. Y aunque eso es algo que ya necesita herramientas más serias (ya digo, no  es era como escribir un libro o dibujar un cómic), las cosas se han facilitado lo suficiente para equipararlo, o al menos acercarlo a los anteriores. Prácticamente todos tenemos ordenador, y a las malas, una cámara de vídeo HD se puede alquilar, ¡y yo me lo guiso…!

Si te crees capaz, no ‘necesitas’ a nadie, ni para el sonido, la fotografía, manejar la cámara, el montaje… que salga bien o no, es cosa tuya, pero al menos la posibilidad está ahí. Pero de todas maneras, ¡todavía hacen falta los actores! Definitivamente no puedes hacerlo solo. Presupuesto cero, si, muy bonito, pero necesitas a gente con tiempo y que crea en tu idea al menos tanto como tú. Ahí empezamos a liarla. Que tenga tu misma disposición, tu mismo entusiasmo… Tú crees en tu proyecto, pero estás a la merced de otros. ¡Qué pena que uno no pueda desdoblarse y multiplicar su capacidad para trabajar, como hace el Dr. Manhattan! xDD

Aun así… sea cual sea tu idea, no andes con muchas florituras.

Sea lo que sea lo que quieras narrar, piensa en actores de carne y hueso y escenarios reales. Y momento, el actual. Y para de contar. Como mucho, algún efectillo visual, si tienes un colega que controla o tú mismo te atreves, pero sin pasarse. Como quieras ambientación histórica o batallas épicas, mejor que te acuestes un rato. Eso, todavía, no. ¿Todavía?

Sigue leyendo